domingo, 16 de septiembre de 2012

Lejos de lo convencional

Domingo 16 de septiembre de 2012 | Publicado en edición impresa

Teatro

Por Federico Irazábal | Para LA NACION

La obra de Blas Arrese Igor, en escena.

Casa niña jabalí. Autor y director: Blas Arrese Igor / Elenco: Esteban Manzano, Norma Camiña, Mariana Moreno, Germán Reimondo y Candela Bec / Luces: Juan Zurueta / Escenografía y vestuario: Hernán Arrese Igor, Julia Vazquez y Blas Arrese Igor / Sala: El Extranjero, Valentín Gómez 3378 / Funciones: Domingos, a las 18.30 / Duración: 70 minutos.
Nuestra opinión: muy buena

Cada una de las tres palabras que conforman el nombre de este espectáculo entra en fuerte diálogo tanto con el argumento como con la forma en la que esta obra teatral se desarrolla. Hay casas, hogares, familias, circo, niñas, hijas y mascotas a lo largo de todo el espectáculo, pero no es allí donde está su fuerte. Esas mismas tres palabras relacionadas, pero lanzadas sin un enunciado lógico que las organice, es una perfecta metáfora de lo que ocurre sobre la escena. Un conjunto de números independientes, como los del circo, que irán sucediéndose uno a otro sin más nexo ni más conector que ése, el estar uno detrás del otro. Casa niña jabalí exige así un espectador que esté dispuesto a jugar con un material críptico, disperso, polisémico.

Arrese Igor parece inscribirse en una línea estética desarrollada principalmente en nuestro país por uno de los directores con los que él más ha trabajado: Emilio García Wehbi. Si bien la estética de este último es más oscura, en Arrese Igor aparecen muchos de los elementos y materiales con los que este director trabaja, influido a su vez por ciertas estéticas europeas contemporáneas, y no necesariamente teatrales.

La dramaturgia no está organizada por una línea argumental fuerte sino por una estructura externa numerada, que será presentada en la escena tanto por un actor que la "lee" (no la actúa) como por un video que la proyecta. A su vez uno se encontrará con una escena que será fuertemente narrada y descripta, pero nunca representada. En tal sentido podríamos definirla como un teatro "no representacional" en el sentido de que allí no se encontrará ni en la dramaturgia, ni en la organización de la escena ni en el código actoral una estética convencional.

Si bien no hay forma de señalar aquí una coordenada argumental clara, sí podemos decir que lo que se encuentra sobre la escena es un diálogo transdisciplinar (el teatro, el video y la música ocupan un lugar protagónico similar) que exigirá de mucha libertad por parte del espectador para jugar con la multiplicidad de estímulos que recibirá desde la escena y dejarse envolver por una estética altamente seductora y perfectamente lograda. Los actores/performers comprendieron a la perfección lo que su director les pidió y juegan con profunda libertad los distintos momentos, así como el sonido, la iluminación y el vestuario colaboran y mucho a lograr el efecto buscado.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1508810-lejos-de-lo-convencional

No hay comentarios.:

Publicar un comentario