sábado, 22 de septiembre de 2012

Analía Couceyro, entre el teatro y la televisión


Sábado 22 de septiembre de 2012 | Publicado en edición impresa

Actriz y directora

Estrenó Copia fiel, la obra basada en una novela de Kazuo Ishiguro, y trabaja en la miniserie de Albertina Carri

Por Laura Ventura  | Para LA NACION

Actriz desde los 14 años, Analía Couceyro ahora dirige. Foto: LA NACION / Emiliano Lasalvia

Una de las mejores novelas inglesas de todos los tiempos, según la revista Time, es Nunca me abandones , de Kazuo Ishiguro. El año pasado se estrenó la adaptación de este texto para el cine con las estrellas jóvenes Carey Mulligan, Andrew Garfield y Keira Knightley. Analía Couceyro es una admiradora de la obra de este autor y encontró en Nunca me abandones todos los elementos que buscaba para darle forma a una pieza teatral que llamó Copia fiel , donde dirige a 17 actrices en escena.

La ciencia ronda el trabajo de Analía este año. También filma para TV, dirigida por Albertina Carri, la miniserie 23 pares, ambientada en un laboratorio de genética. Allí será la pareja de Erica Rivas, y estará acompañada por Fabián Vena, María Onetto y Sofía Gala Castiglione, entre otros.

Copia fiel es un trabajo que a Analía la llena de satisfacciones. Un internado educa -da a luz y cría- a jóvenes que son preparados para convertirse en futuros donantes de órganos. Tan alto es el grado de adoctrinamiento que no se rebelan frente al sistema y viven desamparados y sin padres, ya que fueron concebidos genéticamente, in vitro. "Quería trabajar el universo adolescente, plagado de crueldad, discriminación y castigo, y con la escuela como ámbito. Esta obra está inspirada en la novela de Ishiguro, pero de modo muy libre, sólo queda un aroma a él", dice una de las actrices más destacadas del circuito independiente y oficial.

"Me gusta mucho trabajar con muchos actores en espacios reducidos. En la escena final se ven a todas las actrices y lo interesante es que el espectador puede contemplar la totalidad, pero también la individualidad", explica la actriz y directora de esta pieza que surgió como un proyecto de graduación en el IUNA, donde enseña desde que tenía 21 años.

Precoz, hoy, a los 38 años, madre de dos varones (uno de 4 años y otro de 4 meses) recuerda su propia adolescencia, aquel mundo de inseguridades en el que buscaba definir su propia identidad. A los 14 ya se subía a los escenarios y hacía teatro en idioma alemán, en el Goethe Institut. Luego estudió con Mosquito Sancinetto y hasta pudo participar, a los 17 años, del movimiento teatral del mítico Parakultural, con Las Bergamota sin Ombligo, el dúo que formaba con una compañera del colegio.

A los 18 años, Analía desembarcó en el taller de Ricardo Bartís, mientras hacía match de improvisación en el Rojas y actuaba en boliches ("estuve en Caniche muchas veces, a las 4 de la mañana. Me daba mucha felicidad porque tenía que captar la atención de esa gente que no estaba ahí para verte y que sólo quería tomar algo y bailar un poco"). No pasó mucho tiempo hasta que debutó profesionalmente en el Cervantes, dirigida por Bartís, en El corte .

A partir de ese momento Analía no paró de trabajar. Conoció el escenario del San Martín, de la mano de Rubén Szuchmacher, en Ifigenia, de Aulide y volvió a ser dirigida por Bartís ( Donde más duele ), por Pompeyo Audivert ( Medea ), por Alejandro Tantanian ( La libertad , Dedos, el musical y Las islas ) y por John King, en Galileo Galilei . En cine también se lució en los protagónicos de Los rubios , de Albertina Carri, y El pasado , dirigida por Héctor Babenco, donde interpretaba a una mujer desquiciada que contagiaba a Gael García Bernal.

Docente, actriz y directora, Analía combina las tres disciplinas con entusiasmo: "Nunca tuve dudas de que el teatro era lo que quería hacer en mi vida. Tenía inseguridades, si sería buena o no, pero nunca pensé en dedicarme a otra cosa", dice esta artista, tan joven y tan experimentada a la vez. ß Laura Ventura

Una de las mejores novelas inglesas de todos los tiempos, según la revista Time, es Nunca me abandones , de Kazuo Ishiguro. El año pasado se estrenó la adaptación de este texto para el cine con las estrellas jóvenes Carey Mulligan, Andrew Garfield y Keira Knightley. Analía Couceyro es una admiradora de la obra de este autor y encontró en Nunca me abandones todos los elementos que buscaba para darle forma a una pieza teatral que llamó Copia fiel , donde dirige a 17 actrices en escena.

La ciencia ronda el trabajo de Analía este año. También filma para TV, dirigida por Albertina Carri, la miniserie 23 pares , ambientada en un laboratorio de genética. Allí será la pareja de Erica Rivas, y estará acompañada por Fabián Vena, María Onetto y Sofía Gala Castiglione, entre otros. Copia fiel es un trabajo que a Analía la llena de satisfacciones. Un internado educa -da a luz y cría- a jóvenes que son preparados para convertirse en futuros donantes de órganos. Tan alto es el grado de adoctrinamiento que no se rebelan frente al sistema y viven desamparados y sin padres, ya que fueron concebidos genéticamente, in vitro. "Quería trabajar el universo adolescente, plagado de crueldad, discriminación y castigo, y con la escuela como ámbito. Esta obra está inspirada en la novela de Ishiguro, pero de modo muy libre, sólo queda un aroma a él", dice una de las actrices más destacadas del circuito independiente y oficial.

"Me gusta mucho trabajar con muchos actores en espacios reducidos. En la escena final se ven a todas las actrices y lo interesante es que el espectador puede contemplar la totalidad, pero también la individualidad", explica la actriz y directora de esta pieza que surgió como un proyecto de graduación en el IUNA, donde enseña desde que tenía 21 años.

Precoz, hoy, a los 38 años, madre de dos varones (uno de 4 años y otro de 4 meses) recuerda su propia adolescencia, aquel mundo de inseguridades en el que buscaba definir su propia identidad. A los 14 ya se subía a los escenarios y hacía teatro en idioma alemán, en el Goethe. Luego estudió con Mosquito Sancinetto y hasta pudo participar, a los 17 años, del movimiento teatral del mítico Parakultural, con Las Bergamota sin Ombligo, el dúo que formaba con una compañera del colegio. A los 18, Analía desembarcó en el taller de Ricardo Bartís, mientras hacía match de improvisación en el Rojas y actuaba en boliches ("estuve en Caniche muchas veces, a las 4 de la mañana. Me daba mucha felicidad porque tenía que captar la atención de esa gente que no estaba ahí para verte y que sólo quería tomar algo y bailar un poco"). No pasó mucho tiempo hasta que debutó profesionalmente en el Cervantes, dirigida por Bartís, en El corte . Conoció el escenario del San Martín, de la mano de Rubén Szuchmacher, en Ifigenia, de Aulide y volvió a ser dirigida por Bartís ( Donde más duele ), por Pompeyo Audivert ( Medea ), por Alejandro Tantanian ( La libertad , Dedos, el musical y Las islas ) y por John King, en Galileo Galilei . En cine también se lució en los protagónicos de Los rubios , de Albertina Carri, y El pasado , dirigida por Héctor Babenco, donde interpretaba a una mujer desquiciada que contagiaba a Gael García Bernal. Docente, actriz y directora, Analía combina las tres disciplinas con entusiasmo: "Nunca tuve dudas de que el teatro era lo que quería hacer en mi vida. Tenía inseguridades, si sería buena o no, pero nunca pensé en dedicarme a otra cosa", dice esta artista, tan joven y tan experimentada a la vez.

PARA AGENDAR

Copia fiel, dirigida por A. Couceyro
En Apacheta, Pasco 623. Domingos, a las 17.30

No hay comentarios.:

Publicar un comentario