sábado, 11 de agosto de 2012

Un tropezón no es caída

LAS 12 / ESCENAS

VIERNES, 10 DE AGOSTO DE 2012

Tiempo atrás ellas habían tropezado indaga en los personajes de mujeres de cuentos infantiles para contestar a la pregunta –que responde también con ficción– sobre cuál es el sentido oculto que quiere emerger de los arquetipos semblantes de Blanca, Alicia o Bella.

Por Sonia Jaroslavsky

Escrita y dirigida por Susana Tale, Tiempo atrás ellas habían tropezado se mete en el universo de la literatura infantil para tomar los perfiles arquetípicos de Blanca, Alicia y Bella. Los imaginarios femeninos que se desprenden de lo que no ha sido dicho entre Blanca y su verdugo, la tristeza de Bella o la creciente soledad de Alicia. En el espectáculo se ve un segmento presente de las vidas de ellas donde nada se resuelve. Ellas seguirán sus caminos después, donde antes tropezaron y, fatalmente, volverán a hacerlo.

Las damas de cuentos infantiles están interpretadas por Cecilia Coleff, Coni Mosetti y Eugenia Mercante, actrices que se desenvuelven livianamente en la puesta conformada en su escenografía a cargo de Margarita Dillon por un pequeño banco, un colchón y una pantalla donde o bien se presentan fluidos de tinta durante toda la obra que acompañan con movimiento en una puesta que se presenta más bien estática, o bien el mismo recurso se utiliza en la proyección de la presencia de una sombra del cazador que habla otro idioma –curiosamente el alemán– y que resulta cercano en su silueta a un hombre en postura de posición y abuso de poder. Estas artes visuales sutiles y plásticas están realizadas por Andrés Dillon.

Para Susana Tale (reconocida también como actriz por su papel en recordadas obras como Cuerpos A banderados de Beatriz Catani; Antes/Después, con dirección de Rubén Szuchmazcher, o Novela, de Matías Umpierrez), más por destino que por decisión, las protagonistas de sus obras son mujeres: “No elijo escribir desde el género, pero el mundo femenino se me impone”. En Tiempo atrás... el trabajo de la directora estuvo en “hacer foco en la imaginación”, “los arquetipos por un lado nos agobian pero también tienen un valor mítico que no podemos negar. Traté de humanizar los personajes, traerlos al presente y adivinar cómo serían a los treinta o cuarenta años”.

El texto es muy poético y no hay una “acción dramática” en términos convencionales. El espacio donde se mueven estos personajes, si bien es un espacio real, no remite a un lugar concreto. “Más bien, es un ‘no lugar’ donde ellas se encuentran y empiezan a relacionarse. La presencia de un personaje masculino, que aparece en la obra, pero que no tiene un lugar ‘corpóreo’ preciso, no podía convivir en ese universo ni emplear un lenguaje común. Decidimos entonces usar una filmación.”

“Los cuentos –advierte Tale– saltan por encima de momentos muy sugerentes. Cómo era ese cazador que en el bosque no mató a Blancanieves, qué le pidió él a cambio. Cómo siguió la vida de Bella con su Bestia, cómo es esa pareja. Alicia, tan autorreferencial, en qué tipo de mujer se ha convertido. Son pinceladas que se van hilvanando y sugieren cómo entiende cada una el amor, la sexualidad, la maternidad, el sentido de las cosas. Ellas tienen lo suyo a cuestas, se cayeron, se levantaron, se vuelven a equivocar y nos dejan ver eso.”

Tiempo atrás ellas habían tropezado. Domingos, 19 hs. Espacio NoAvestruz. Humboldt 1857. Reservas: 4777-6956. $ 50. c/desc. $ 40.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-7434-2012-08-10.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario