domingo, 1 de julio de 2012

Mariana Pereira, su legado

Año III número 29
La Plata, julio de 2012

Por Mercedes Tonelli de ¿Qué hay en Danza?

Sorprendió y no sorprendió la triste noticia del 29 de junio. Mariana Pereira venía luchando hacía varios años contra una enfermedad que la ponía a prueba periódicamente, y si bien los últimos días ya no la estaba pasando del todo bien, nadie quería ni pensar en la realidad que sobrevino.

Mariana se fue joven y aún tenía mucho para dar. Fue bailarina, coreógrafa, profesora y dueña de su propio estudio de danzas, Sigma, en el que además se habían especializado en el dictado de clases e instructorados de pilates, estiramiento y esferodinamia.

Era una persona alegre, creativa, con buena onda y amante de su trabajo. Tenía una gran confianza en sí misma y encaraba los proyectos con optimismo; además, una de las notas más salientes de su personalidad era su capacidad para incentivar a quienes estaban a su alrededor, transmitiéndoles su optimismo.

Con ese espíritu encaró distintas áreas dentro de la danza y se animó a probar rumbos variopintos, hasta volcarse hacia la danza-teatro en la última etapa como coreógrafa, de la mano de la compañía "Espiardanza". Con un fuerte acento en el desarrollo del espacio y la expresividad de las interpretaciones, compuso "Inmersos en la locura" (2001), "Así en Verona como en el cielo" (2002), "Tres tristres mujeres" (2004), "Narciso" (2006), "Tributo" (2010) y "La boda" (2011). En 2006 también creó "El día en que un ángel pisó Buenos Aires" para Iñaki Urlezaga, y en 2011 también estrenó una obra de tango, "La mesa", junto a Karo Pizzo. Sus alumnos y colaboradores conformaban un núcleo muy unido que se mantenía cerca de ella y la acompañaban comprometidos en las tareas, ayudándola y ayudándose mutuamente.

Había iniciado sus estudios en el área de las danzas españolas y clásicas de pequeña, para continuar con la expresión corporal en la Escuela Nacional de Danzas. Durante muchos años en las décadas del ochenta y noventa fue profesora de danza jazz y contemporánea en la Asociación Sarmiento de La Plata, donde se destacaban sus creaciones como ransgresoras, modernas, de avanzada respecto del entorno. En paralelo continuó perfeccionándose en Buenos Aires con distintos profesores, actualizándose en cuanto a las tendencias y estilos como la gimnasia artística, la gimnasia jazz, la Graham, la danza experimental, e incluso llegó a escribir un libro, "Stretching, método de sensoflexibilidad" y a conducir junto a Marisa D´Alessandro un programa de televisión, "Barras y espejos" que se mantuvo al aire durante algunos meses.

Recientemente, acababa de presentarse en el primer ciclo de danza organizado por la Asociación de Coreógrafos e Intérpretes de Danza de La Plata, ACIADIP, con su último trabajo "La boda", en el Centro Cultural El Escudo. La extrañaremos, pero la luz de su ejemplo seguirá iluminando a quienes supo guiar.

ESPIARDANZA CONTINÚA

El grupo formado alrededor de Mariana continúa unido y aseguró que las actividades que se estaban desarrollando en ENTRELAZANDO (39 nº 682 e/8 y 9, La Plata) seguirán funcionando. En julio los horarios serán todos los mismos que venían siendo, con estiramiento en las mañanas (martes, jueves y sábados 10 a 11hs), en los mediodías (lunes, miércoles y viernes 13.30hs) y en las tardes (martes y jueves 20 hs y miércoles 19.30hs), al igual que los de danza.

La compañía Espiardanza, con muchos de sus miembros formados en diversas técnicas por su creadora y directora, a su vez expresó que mantendrá muchos de los espacios que ella supo construir, enseñando y trasmitiendo el "método Mariana Pereira", y que en agosto anunciarán las nuevas actividades. Contacto: espiardanza@gmail.com

Más información en www.quehayendanza.com.ar

No hay comentarios.:

Publicar un comentario