viernes, 20 de julio de 2012

Las cuerdas flojas de Ofidio Dellasoppa llegan a La Plata

ESPECTÁCULOS / El espectáculo que evoca a los artistas de tango de cantinas y boliches vuelve este sábado a las 22, a la Sala 420 (42 N°571 e/ 6 y 7).

20.07.2012 | 12.38

Por Lucía Zapata

El trío de las cuerdas flojas

“La mejor muestra de lo que hacemos la podemos dar arriba del escenario”, comenta el músico Silvio Cattáneo, que argumenta “falta de claridad” a la hora de explicar lo que hace. Y lo que él hace junto a sus compañeros Felipe Traine y Claudio Ceccoli es un completo espectáculo que reúne música, teatro y humor, que se titula Ofidio Dellasoppa y las cuerdas flojas, inspirado en la tradición del tango con guitarras.

Hay un poquito de “ironía, de sátira, de insistencia”, también “cierta cosa naif” combinado con un lenguaje cuidado que evita lo “chabacano”, tal cual indica el creador, que insiste en no acordarse cuando nació la pieza: “no es que se me haya ocurrido, yo empecé a tocar tango hace algunos años, hacia finales de los ‘90 hicimos un espectáculo con amigos en el que estaba Soledad Villamil, y todos los que salimos de ahí seguimos con esa onda. Yo componía algunos tangos por esa época y en un momento dije, como tantos otros, ‘esto se merece armar un trío de guitarra al estilo de los cantores nacionales, un pequeño homenaje’ y así fue”.

Primero llegó Ofidio Dellasoppa (Cattáneo), que es el cantante, y más tarde sus acompañantes Anímides del Bacce (Claudio Ceccolli, en guitarra de ocho cuerdas) y Elíseo Campos (Felipe Traine, en guitarrón). Así fue armándose este conjunto, con una fórmula que incluye composiciones con el formato del “tango canción tradicional, pero no tan tradicionales por las temáticas que se abordan, que son disparatadas”.

–¿Cómo logró darle esa “vuelta de tuerca” a los temas que hizo y al show?
–Hace rato que hago música y teatro, y trato de llevar esas dos cosas al escenario con humor. Esos son los tres elementos que manejo. No sé si decir que hay una inspiración. Yo soy músico y actor, y al actor todo le sirve: las vivencias personales, lo que lee, lo que aprende, todo lo llevás al escenario y yo logré llevar al escenario, a través de este espectáculo, todo lo poquito que sé hacer. Tocar la guitarra, actuar, cantar, decir monólogos que escribo. Casi todas las disciplinas las puedo volcar acá en distintas dosis. Fue saliendo. Hace muchos años, le dije a un amigo “tengo un par de tangos compuestos, por qué no hacemos un espectáculo de un tipo que escribe música y otro que compone música y lo llamamos Tangosaurio”. Lo llevamos al teatro Bululú y de ahí viene Ofidio. Y estos tres tipos son, nada menos o nada más, tipos que se quedaron un poco en la historia, se quedaron viviendo en los años ‘40 con sus trajes y la gomina, y se resisten al progreso y al avance y el progreso les pasa por arriba, y permanentemente están chocando con la actualidad.

Quienes se acerquen a ver Ofidio Dellasoppa y las cuerdas flojas verán un concierto que se enriquece por los agregados: “construimos a estos personajes y su historia. La música se fortalece con cada cosa que decís y contás, con cada pequeña historia. Aquí sucede lo que yo llamo un contexto tangosaurio: los tipos viven añorando los ’40 y creen que el mundo no cambió. Eso se llama anacronismo y en el humor el anacronismo es un recurso que uso bastante”, reconoce Silvio Cattáneo.

Nunca está demás enunciar los argumentos para presenciar el show, que en este caso reúne numerosos condimentos: “la gente dirá si les gusta o no –dice el creador- pero desde que vamos a Sala 420 el público se va siempre contento. Yo les digo que vengan porque van a escuchar algunos tangos que no son tradicionales, algunos originales, temas instrumentales bien ejecutados porque somos todos músicos formados, algunas historias. Y, por si eso fuera poco, es un clima hermoso el de la sala y las empanadas son formidables, está todo dado para que la pasen bien”.

Fuente: http://diagonales.infonews.com/nota-177220-seccion-114&Redirect=false-Las-cuerdas-flojas-de-Ofidio-Dellasoppa-llegan-a-La-Plata.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario