lunes, 2 de julio de 2012

"Gurka" por La Culturosa

TEATRO EN EL TALLER DE TEATRO DE LA UNLP

LAS TABLAS DE LA MEMORIA

Norberto Barruti se luce una vez más como uno de los directores más comprometidos y prolíficos de la ciudad platense. En esta ocasión, Gurka retoma el episodio de la Guerra de Malvinas y la última dictadura militar en un dramático y comprometido unipersonal

Por Clarisa Fernández

Los gurkas, brigadas especiales del ejército británico, fueron parte de los equipos que mandó el gobierno inglés para combatir en la Guerra de Malvinas de 1982. Algunas versiones indican que se trata de grupos mercenarios, cuya organización responde más a la lógica de una corporación que a la de un batallón de guerra. Sea como fuere, estos afamados personajes fueron los que inspiraron al poeta, escritor y periodista Vicente Zito Lema para la creación de un guión que ya dio la vuelta al mundo, llevando y trayendo una historia dramática, que roza lo documental. Este texto teatral (Gurka) configura otro abordaje que parte de una reconstrucción memorialística sobre la Guerra de Malvinas, ese episodio traumático que funciona de “comodín” en muchos discursos opuestos y contradictorios.

Norberto Barruti estrenó el pasado sábado en el Taller de Teatro de la Universidad una nueva versión de esta obra que participó de innumerables eventos, como el Festival de Teatro y Memoria en La Plata, el Cuarto Festival Centroamericano de Teatro en Salvador, el Elsinor de La Habana, o el IX Festival del Sur de los Tres Continentes en Canarias y Cádiz. A su vez fue presentado en universidades, colegios, encuentros académicos, centros culturales y de fomento, bibliotecas populares, centros de ex-combatientes, parroquias, cooperativas, unidades penitenciarias y sindicatos.

El relato es complejo, psicológico, dramático y asfixiante. Un ex combatiente de Malvinas internado en un hospicio, narra desde su precaria habitación una historia donde se mezclan datos de una vida marginal, sufrida, abusada y violentada desde la infancia, que encuentra el extremo de los sufrimientos en la tormentosa experiencia de la guerra. Este hombre, apartado de cualquier signo de calidez, bondad o solidaridad, despide por sus ojos, las venas del cuello, sus manos temblorosas y la voz alienada un mundo de ficciones producido por sus delirios. Un desequilibrio que recorre la hora completa de función y despierta preguntas sobre los hechos pasados, las experiencias vividas y los modos de contarlas a través del arte.

La violencia, el horror, el poder y la desesperación de la guerra y la dictadura se conjugaban en el impecable trabajo actoral de Ricardo Gil Soria con realidades concretas de la vida en el hospicio. Allí, los terrores pasados se funden con los presentes dando la sensación de un agobio eterno, del que es imposible escaparse. La armónica que lleva colgada el personaje en su cuello, le permite de cuando en cuando huir de los demonios y las voces que lo acosan hacia el mundo de la música; en esa dimensión de jesucristos rubios y ángeles rosados, los pensamientos lo arrollan en míticas historias donde el horror siempre es el protagonista.

En un momento histórico en donde la memoria tiene un palco preferencial, las heridas traumáticas del pasado bélico y dictatorial son armas de lucha. Operan a través del arte trayendo sensaciones y pensamientos que pueden despertar nuevas reflexiones o paralizar el cuestionamiento. No toda obra de arte sobre el pasado busca el resurgimiento de la pregunta por lo que pasó, algunas sólo quieren extirpar el dolor, a partir de más dolor o del pánico. A veces los caminos del arte prefieren codificar y encriptar los sentidos para que la literalidad no shockee con su peso. En este caso, Barruti, fiel a su estilo, se arriesgó a dirigir un unipersonal cargado de emotividad y gran densidad temática y dramática que presentó en carne viva, con su mal olor y descomposición, el sufrimiento de un hombre que representa a su vez una historia, o varias historias unidas.

Intensa y comprometida, Gurka es una obra testimonial y documental donde la ficción atenúa el inevitable sabor amargo de una realidad violenta. Para ir a ver, todos los sábados de julio a las 21 hs, en el Taller de Teatro de la UNLP.

Gurka

Dirección: Norberto Barruti- Actuación: Ricardo Gil Soria- Guión: Vicente Zito Lema. Salas de la Asociación Amigos del Taller de Teatro UNLP. Calle 10 Nº 1076 e/ 54 y 55 – Reservas: 423 2283

Fuente: https://sites.google.com/site/laculturosa/ver-ms-165

No hay comentarios.:

Publicar un comentario