miércoles, 27 de junio de 2012

"La noche copante de Paco Rimenver" por La Culturosa

LA PLATA TIENE SU SHOWMAN

Uno de los personajes desprendidos de “Los rimenver”, el cuarteto- familia loca que llenó bares platenses durante años con sus ocurrencias, vuelve al ruedo para animar noches locales con chispa y desfachatez.

Por La Culturosa


Tierno, pueblerino, torpe pero ácido y sincero hasta el insulto. Histriónico, con energía para levantar hasta la reunión más desinflada y encima de todo, canta, y bien. Ese es Paco, que el viernes último se subió al escenario de El rincón de los amigos (51 entre 4 y 5) para distender una noche de fin de semana reconvertido en un verdadero showman local.

Paco Rimenver es uno de los personajes que se desprende del espectáculo platense de humor por excelencia, “Los Rimenver”, una familia disfuncional que con sus años de trayectoria se convirtió en cita obligada para todos los nativos.

Desde el primer minuto, Paco sabe cómo ganarse al público: no es difícil suponer que antes de empezar su espectáculo, el actor dé un paneo a su público, saque “la ficha” de quienes fueron a verlo y, a partir de ahí, se adecue a su status, les haga los chistes acordes y sepa cómo metérselos en el bolsillo, literalmente. De verdad, lo logra.

Es cierto que su humor es muy al estilo Francella: popular o “vulgar”, podrían decir algunos, aunque justamente por eso desde La Culturosa lo reivindicamos; porque nos hizo reír de cosas nimias, anécdotas de juventud, de los malones/ asaltos a los que íbamos cuando teníamos 10 años, de la primera novia y la ansiedad de un pueblerino por consolidar su relación con “esa” chica que, ahora sabe, “es un escracho”.

El espectáculo se basa en un puñado de monólogos insertos dentro de la interacción con el público y amenizado entremedio con temas memorables cantados por el propio Paco, como “Hay una lágrima sobre el teléfono”, tangos, cumbias. En segundo plano, un pianista sigue los climas de los chistes de Paco con acordes de piano que trazan una partitura invisible del clima de algarabía in crescendo.

El espectáculo tiene mucho de pautado y gran parte de improvisación, siempre alerta a lo que surja del público. El humor de Paco se basa en una fórmula que se repite y parece infalible: dice lo más terrible que nadie se anima a decir, los pensamientos más macabros que puede tener una persona en ciertas situaciones que son comunes a casi todas las personas –del tipo: me estoy re embolando con mi novia pero me hago el divertido; estoy acá pero iría a cagar al baño-. Nada sofisticado, o todo el sincericidio que alguien podría cometer en asuntos cotidianos dicho sin filtros, con chispa y matizado por muletillas como “epselente”, “un epsito”, palabras mal dichas y un Paco que lo dice con la soltura de quien se rasca su culo mientras monologa. Pura personalidad, vestuario excéntrico-leopardo, lentejuelas, atuendo perfecto- incluido. Algo así como el Seinfeld versión platense. Clap, clap, clap…

Fuente: https://sites.google.com/site/laculturosa/ver-ms-161

No hay comentarios.:

Publicar un comentario