sábado, 9 de junio de 2012

Improvisar con lo nuestro

Espectáculos / Esta noche desde las 21.30 en La Carpintería Cultural (16 y 64), una nueva fecha del Ciclo Folcloreishon.

07.06.2012 | 18.57

Por Lucía Zapata

Los integrantes estables del ciclo de improvisación
Un encuentro de improvisación pensando en lo nuestro, en la música de acá. Con esa consigna fue que se gestó, allá por el 2007, el Ciclo Folcloreishon. Sus integrantes vieron la posibilidad de armar un espacio donde puedan surgir cosas nuevas a partir de las composiciones argentinas y le dieron para adelante.

Antes de lo que será la tercera fecha del 2012, el guitarrista Federico Beilinson recordó cómo decidieron iniciar el proyecto con sus compañeros Joaquín Zaidman (percusión) y Pablo Gindre (bajo). “Con los chicos venimos tocando con otro grupo que se llama Sattva, desde el 2000, y en enero del 2007 fuimos a un curso de música popular en Brasil. Lo que más nos llamó la atención es que allá todo lo que tocan es música brasileña, tanto temas tradicionales como más contemporáneos”. Y como ellos transitaban un camino de búsqueda “estábamos tocando jazz y desde hace algunos años veníamos investigando en esto del folclore”, ese curso les hizo “un click”.

¿Qué llegó después? “Pensamos que en Argentina el único espacio que hay para armar improvisación es sólo tocando jazz, entonces dijimos armemos un espacio de improvisación pero de folclore, donde el eje sea la música folclórica pero dándole un espacio de improvisación. El tema de la improvisación es algo contractivo, que hace que surjan cosas nuevas todo el tiempo. Para enfrentar la improvisación seriamente uno tiene que tener bien estudiadas las cosas, no es hacer cualquier cosa. Estudiar el lenguaje, ver los recursos, profundizarlos como para ver ahí que es lo que nos sale”. Y el ciclo fue tomando forma hasta instalarse en el circuito platense, recibiendo halagos del público y de los colegas.

–¿Cómo dirías que fue evolucionando el espacio en este tiempo?

–Fue una gran alegría para nosotros que el ciclo haya sido bienvenido por el público en general y también por el ambiente de la música, prendió bien en todas partes. Nos decían cosas como “siempre quisimos hacer eso”. Otra de las cosas que hicimos al principio y fue tomando vida propia fue que cuando dijimos vamos a arrancar nos dimos cuenta que lo que ocurre con el folclore es que decís vamos a tocar una zamba, por ejemplo “Zamba de mi esperanza” y todos conocemos distintas versiones, y esas versiones tienen diferencias obvio. Y a la hora de ponernos a improvisar es importante estar hablando de lo mismo, entonces lo que hicimos fue armar un libro. Ahí recopilamos el cancionero folclórico, lo transcribimos a partituras, que no estaba hecho y armamos el libro con 200 temas, eso se toma como guía para poder tocar y seguir improvisando. Y eso también fue bienvenido por la comunidad musical. Y cuando empezamos en el 2007, ya en el 2008 tuvimos la idea de que haya un invitado distinto, lo que ayuda a la improvisación, siempre sale algo diferente. Después empezamos a hacer una fecha en simultáneo con Buenos Aires, para nosotros fue un placer tanto la respuesta de la gente como de los músicos, que son referentes y no sólo nos apoyaron, sino que participaron.

En referencia al material bibliográfico que crearon, el músico comentó que la idea siempre fue editarlo, pero existen algunas trabas legales que retrasan la salida del material: “hace años que estamos tratando de editar el libro ya hablamos con Sadaic pero para poder publicar partituras uno necesita la autorización de todos los artistas. Desde Sadaic se encargarían de los impuestos para cada uno de ellos, pero nosotros necesitamos la autorización de cada dueño de las partituras, tenemos de 100 temas, pero tenemos como 200 en total, así que de última publicaremos las que tenemos”.

Acompañados. El trío de referencia siempre busca compartir el escenario con algún colega que esté listo para sumarse a la propuesta. En estos años, ya han pasado por el ciclo Raúl Carnota, Liliana Herrero, Juan Falú, Quique Sinesi, Lorena Astudillo, Verónica Condomí, entre tantos otros. Los que se suman, tal cual lo indicó Beilinson, lo hacen teniendo en cuenta que “el leit motiv va a ser estar abiertos y dispuestos a improvisar”. En esta ocasión, el turno será para un conocido: Federico Arreseygor “él es un pianista que toca tanto folclore, como jazz, como un montón de música. Ya hemos tocado varias veces con él y es un placer volver a hacerlo”.

–Al improvisar no hay ensayo ¿cómo es el armado de la fecha, qué hay acordado?

-No tenemos casi nada acordado. Sí la fecha, el lugar y que vamos a improvisar sobre el folclore. Llegamos, no hacemos ensayo, y cuando estamos ahí convenimos un repertorio y la tonalidad si hay cantante. Presentamos el tema y lo empezamos a desarrollar a través de la improvisación, siempre respetando el tema original, el enfoque que le damos es como de un desarrollo, desarrollamos la sonoridad, hay que buscar espacios. Hay noches que son más logradas que otras, pero es lo que pasa siempre con la improvisación.

Se acerca un nuevo encuentro y los que saben de qué se trata no se lo querrán perder. Para los que aún no presenciaron ninguna Folcloreishon, a no dejar pasar la oportunidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario