sábado, 9 de junio de 2012

"Está bueno que la cultura sea de libre acceso"

Espectáculos / El ex Arbol Edu Schmidt regresa a La Plata para despedir El silencio es salud, su primer disco en solitario, y adelantar canciones de su próximo disco. El sábado, a las 22.30, en el Estudio Bar (8 e/ 42 y 43).

07.06.2012 | 16.01


Por Flavio Mogetta

“Me parece ridículo meter preso a alguien por bajar música gratis”, comenta el ex cantante de Árbol Edu Schmidt y responsable en solitario del disco El silencio es salud (2009) en charla con Diagonales.com, y sus palabras no pasan desapercibidas en un contexto en el que buena parte del mundo debate y se pregunta qué hacer con tanta música que anda dando vueltas. Él fue el responsable intelectual de unas cuantas melodías, que vía Árbol, aún giran por nuestra cabeza. Todo un hacedor de canciones, que no duda en un momento en comentar que “casualmente hace poco que estoy escuchando a algunas bandas platenses que me gustan mucho, como Pérez, Sr. Tomate, Crema del cielo”. El hombre detrás de tanta canción se presenta esta noche, a las 22.30, en Estudio Bar (8 entre 41 y 42).

Por estos días, Edu se encuentra trabajando en nuevas canciones y tocando mucho en vivo, eso no impide que disfrute cada uno de sus shows. “Tengo muchas ganas de volver a tocar en La Plata, es el primer show de este año. Estamos despidiendo El silencio es salud y ya presentando la mitad del disco nuevo en vivo, más algunos covers y temas de Árbol. Como hace bastante que no volvemos a la ciudad, la lista de canciones es bien diferente a las anteriores. Todo este tiempo estuvimos tocando por todos lados y cambiando los shows todo el tiempo.

Pese al juego de palabras de su primer CD, el silencio lejos está de ser saludable. Pensando en su segundo disco, el músico encontró su par compositivo en la figura de Balde, ex bajista de Kapanga, “la composición con él estuvo buenísima. Yo sentía la necesidad de volver a componer a dúo y salió todo muy naturalmente. Arrancamos componiendo un disco infantil, medio bizarro y terminamos haciendo todas las canciones de mi próximo disco juntos. El laburo fue muy relajado y divertido... él es más melodista y yo más letrista. Eso, sumado a la locura de cada uno, hizo que el resultado sea groso. A mí me encantan las nuevas canciones, y al público también por lo que se ve en los shows.

–¿En qué estado se encuentra el nuevo trabajo discográfico?

–Ya están todas las canciones compuestas y la mitad ensayada. Durante junio vamos a terminar de ensayar y preproducir todo el disco, y lo entramos a grabar en julio en estudio Abasto, con Álvaro Villagra como ingeniero. Estamos ultimando detalles contractuales para que salga por una compañía discográfica importante.

Tratándose de un músico, y que generalmente detrás de un músico hay un melómano empedernido, amerita preguntarle qué discos andan sonando en su disc player por estos días: “Casualmente hace poco que estoy escuchando a algunas bandas platenses que me gustan mucho como Pérez, Sr. Tomate, Crema del cielo. También de afuera, The Fratellis, por ejemplo y estos días volvi a Boom Boon Kid”, ¿Y hay tiempo/espacio y lugar para la lectura?, “libros de todo un poco. En este momento a Pynchon, me gustaron mucho los de Baricco, especialmente "City"... Houellebecq, esos por estos días”.

–¿Cómo te llevás con las redes sociales?

–Trato de usarlas a mi favor, para promocionar y conseguir shows, etc. Pero no mucho más, me marea bastante...

–¿Qué opinión tenés sobre la transferencia de música por Internet?
–Me parece muy bueno que la cultura sea de libre acceso, pero siempre y cuando hayan planes desde el estado para que los compositores, directores, en fin, todos los artistas que generan esa música, películas, libros, etc., puedan vivir de su laburo. El tema de propiedad intelectual está muy mal manejado hoy día. No puede ser que se genere tanta guita y que a los que inventan esos contenidos no les llegue un centavo... Me parece ridículo meter preso a alguien por bajar música gratis, mas bien, tendrían que cobrarles impuestos a los que fabrican los soportes de mp3 por ejemplo, y que ese dinero se reparta entre los autores que generan el contenido, que justamente la gente carga en esos aparatos de mp3. De esa manera todos ganan y la cultura no deja de difundirse igualitariamente...

“Y le digo mi canción al viento, y le digo que la haga volar, y se meta en el oído atento, la semilla que lo haga cantar”. En una noche polar, y con un temperatura que promete cierta hostilidad, nada mejor que refugiarse al abrigo de bellas canciones.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario