sábado, 9 de junio de 2012

El pícaro

Espectáculos / Sergio Gonal se hace cargo y dice: Vengo con el cuento. Con su nuevo espectáculo desembarca este sábado a las 21 en el escenario del teatro La Nonna. Una propuesta humorística para toda la familia.

08.06.2012 | 16.00

Por Carolina Sirio.

Sergio Gonal 2012
Sergio Gonal trae a La Plata su nuevo espectáculo unipersonal Vengo con el cuento, que presentará este sábado a las 21 en el teatro La Nonna (47 esquina 3). El humorista charló con Diagonales.com y brindó detalles de su nueva propuesta “apta para todo público”.

–¿De qué se trata Vengo con el cuento?

–Primero es una afirmación y el hacerme cargo de que vengo con el cuento. Porque hay tantos que vienen con el cuento y no se hacen cargo, que yo me hago cargo… (risas).

–¿Con qué se va a encontrar el público en este espectáculo?

–Básicamente es un espectáculo en el que se tocan muchísimos temas cotidianos, lo que muestro arriba del escenario es “el gran libro de todos los cuentos”. Entonces vengo con un pedazo libro, que lo que estoy pensando es si necesitara una biblioteca para ese tipo de libros, y cada página de ese libro sería como una página de mi vida donde voy contando diferentes cuestiones, que tienen que ver con la infancia, la adolescencia, el crecimiento, la pareja, el divorcio, las salidas… y todo tomad desde un punto de vista absolutamente humorístico.

–¿Cómo se le ocurrieron estos temas para este nuevo espectáculo?

–Siempre me gustan temas que sean afines a todo el mundo. Como yo laburo para la familia, muchos chicos vienen al teatro, el público es muy diverso, siempre intento buscar temas que a todos nos quepan. Y Vengo con el cuento tiene que ver con el reconocer cuántas veces nosotros hemos ido con el cuento, a veces sin querer, a veces por defendernos, y cuántas veces nos han venido con el cuento, en diferentes situaciones. Entonces, las situaciones que yo nombro a todos nos tocan. Cuando hablo de la infancia, los chicos hoy se sienten identificados porque en realidad lo que me pasó a mí en el colegio hace 20 años es lo mismo que les pasa a ellos, por ahí la diferencia es que yo andaba con walkman y ellos andan con MP3 pero la vivencia y la situación cotidiana es la misma. Y me parece que está bueno cuando encontrás algo que la gente incluso puede hasta participar desde la palabra, la afirmación o la negación, eso es algo que a mí me hace sentir más cómodo.

–Sus espectáculos se van renovando, son diferentes cada año, pero siempre logran esto de que la gente se identifique…

–Tal cual. Y lo que voy haciendo es renovar el espectáculo y, por otra parte, también me renuevo a mí mismo, porque si no me aburriría. Soy bastante inquieto y me gusta renovar los cuentos, y a veces me pasa que la gente me dice “no contaste el que habla de…” y tengo que hacer un esfuerzo para recordar cuál era ese chiste por tanto cambio que hago. Y lo que más me gusta en este caso es volver con un unipersonal, que hace cinco años no hacía…

–¿El unipersonal le permite interactuar más con la gente?

–El diálogo es más franco, es más directo, más en una sala como La Nonna que nos asegura la calidez que tienen este tipo de salas, que son muy acogedoras. Interactúo pero siempre desde el respeto, si la gente quiere, si quiere opinar sobre algo que estoy diciendo. Y hay una parte en la que hablamos del cuento infantil donde la gente participa activamente.

–¿Y cómo se siente en esta vuelta al unipersonal, donde la responsabilidad en el escenario pasa todo el tiempo por usted?

–Bien, la verdad que muy bien. Así es como trabajaba al principio, pero después fui incorporando elencos. Son dos ejercicios distintos. En el elenco uno descansa un poco más, pero también me pasaba que la gente me decía a veces que se quedaron con ganas de verme más. Tenía ganas de volver al unipersonal, hacía año y medio que estábamos dando vueltas con Vengo con el cuento y se iba postergando, pero este año lo quise hacer de una vez por todas. Tenía ganas de vuelta de estar de estar solito 90 minutos con la gente, a mí me gusta.

–¿Cómo definiría su estilo de humor?

–El estilo es picaresco familiar, digamos. Yo crecí admirando a humoristas que a mí me hacían reír mucho pero que no sabía dónde dejar a mis hijos para ir a verlos. Eran humoristas que me divertían mucho, y me siguen divirtiendo, pero el contenido era grueso en malas palabras. Una vez que pude empezar a hacer teatro siempre quise encontrar una cosa intermedia entre lo blanco - blanco, donde no se dice nada, y el chiste verde. Lo que encontré en el medio es este camino que estoy transitando que me ha dado muchas satisfacciones, que es la picardía. Si bien yo me dirijo al público adulto, el chico lo puede ver que no va a entender nada y si lo entiende es porque lo aprendió en otro lado. Me gusta trabajar así, donde hay más un guiño con el público adulto y el nene se divierte por el movimiento y la risa contagiosa, pero el contenido no es ofensivo ni para el público mayor ni para el público menor.

Fuente: http://diagonales.infonews.com/nota-182493-seccion-114&Redirect=false-El-picaro.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario