martes, 26 de junio de 2012

Claudio Tolcachir: “Ser actor es mi primer amor”

REPLAY

Está festejando los diez años de su espacio teatral propio, Timbre 4. Además de actor, es director, dramaturgo y docente. Y dice: “La docencia es mi salvación”.

26.06.2012 | Por Mario Frías. Especial Para Clarín

Alejandra Boero fue mi primera maestra , y dentro de esa escuela estuvo mi gran profesora: Rita Armani. Era de esa gente que cree en uno más que uno mismo. Me enseñó a amar el teatro, a enseñar, marcó mi vida. Juan Carlos Gené y Verónica Oddó fueron muy importantes también. Más acá, Daniel Veronese abrió un mundo a los de nuestra generación.

Lo mejor de cumplir diez años con Timbre 4 es mirar a mis compañeros y ver que seguimos juntos: nos sigue dando mucha excitación lo que hacemos. En este camino, fuimos encontrando gente que sentía cosas parecidas y nos fuimos adoptando.

Yo quería estar todo el día con mis amigos, pasándola bien y haciendo cosas que nos gustaran . Así empezó Timbre 4. De a poco, le fuimos dando a ese estado lúdico su parte organizativa. Cuando entro a Timbre, diez años después, siento que todo lo que sucede ahí, desde el barrio a la sala pasando por la boletería, es algo vivo. Y el público también lo siente así. Es el lugar donde arriesgarse a escribir, a producir, a actuar. Sería raro hacer algo que no nos implicara riesgo. No tendría sentido.

Me apasiona de la dramaturgia poder imaginar un mundo , crear seres vivos, inventar vidas. Lo doloroso es el vacío. El abismo en el que hay que sumergirse.

Dirigir una obra es el trabajo más científico . Volverse loco tratando de descubrir algo. ¿Cómo hacer? ¿Dónde estará el error? Descubrir la combinación justa de actuación, espacio y ritmo. Es prueba y error permanente hasta que sucede el milagro y algo toma vida.

Ser actor es mi primer amor . Es la única manera de dejar afuera otros pensamientos. Es un estado único de comunicación. Pero no tengo tanto aguante para las funciones, me reconozco vago.

La docencia es mi salvación . Al ejercerla es cuando me siento más libre. Me da la mejor de las energías: creativa y de deseo de crecer. Es el rol en el que más aprendí de teatro.

Haber conocido a personas como Norma Aleandro o Mercedes Morán fue muy importante, tanto en lo teatral como en lo personal. Tuve suerte de trabajar con muchos actores geniales. Y con personas hermosas que fueron muy generosas conmigo.

Lo importante en la enseñanza es quién aprende, no quién enseña . Hay que quitarle valor a la idea del maestro. Me gusta más la idea de entrenador. Lo único que recomendaría es no dejarse maltratar.

El cine me maravilla, la televisión, no . Ultimamente vi la película griega Dogtooth , de Giorgos Lanthimos, la que recomiendo profundamente.

Me gustaría desarrollar alguna nueva vocación: la música, el cine . Y tener hijos. Me fascinaría que Timbre fuera un lugar abierto las 24 horas, adonde uno pudiera ir a emborracharse, y a mirar pinturas y videos. Que mientras algunos estuvieran ensayando sus obras, otros las representaran. Ojalá lleguemos así a los veinte años de Timbre 4.

El teatro argentino está buenísimo . Y la corriente de público que tenemos es un valor agregado del que no somos conscientes. Conocí ciudades que no tenían gente para ver obras experimentales.

Supongo que nos han invitado a tantos festivales en el mundo porque les gustaron las obras . No encuentro otra explicación. Trabajo con actores extraordinarios que ponen su sangre en cada función, en cada nueva ciudad, eso realmente impacta: la intensidad de esos actores jugándose en el escenario, atravesando la técnica y yendo más allá.

Es un momento con propuestas inteligentes, diferentes, creativas . Es valioso que mi generación pueda respetar y disfrutar las elecciones de cada artista, es una evolución con respecto a otros tiempos. Podemos disfrutar o no de lo que hacen los otros compañeros, pero no construimos nuestra identidad desde el desprecio a lo que hacen los otros.

Sé que soy afortunado . Me tocó una familia genial, y me encontré con amigos que resultaron los mejores compañeros de aventuras. Espero evolucionar y ser un viejo sano y lleno de amor. Y estoy enamorado. Cómo no voy a estar feliz.

Fuente: http://www.clarin.com/espectaculos/Claudio-Tolcachir_0_726527363.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario