lunes, 14 de mayo de 2012

Dolores Fonzi, rubia debilidad

La actriz que enamoró a Gael García Bernal, vuelve con todo a la tevé, al teatro y al cine. Acá, nos cuenta los detalles de sus nuevos proyectos.

Publicado el 14/05/12 por Por Paola Pluzzer


Dolores está lejos de ser aquella actriz que asomó hace casi 15 años con Verano del 98. En ese entonces, muchos la tildaban de ser una de las más rebeldes del ambiente, y sus romances y salidas nocturnas con amigas eran las fotografías más buscadas por los paparazzi. Sin embargo, desde hace tres años, ella se dedicó casi exclusivamente a ser mamá de Lázaro (3) y de Libertad (1), los dos hijos que tuvo junto con su pareja, el actor mexicano Gael García Bernal, con quien está radicada temporalmente en nuestro país, luego de haber vivido en Madrid. Ahora, ?con el hogar y la familia mejor organizados?, vuelve a escena en todos los medios. En tevé, se lució con una participación especial en Graduados, la tira más exitosa de Telefé, y este mes estrena En terapia, la versión argentina de la serie estadounidense In Treatment, por la Televisión Pública. Además, protagoniza la obra Isósceles, en el teatro Chacarerean, y el film El campo, en el que comparte cartel con Leonardo Sbaraglia.

De pocas palabras, sugiere más de lo que cuenta, sobre todo cuando las preguntas giran en torno a Gael, a quien conoció hace once años, cuando rodaban la película Vidas Privadas. Ella prefiere hablar de su nuevo look platinado, antes que dar detalles sobre su historia de amor con él. Sin embargo, entre medialunas, té, café, comentarios sobre moda y recuerdos de su época de soltera, nos termina confesando qué la enamoró de su chico y si a los 20, se imaginaba formar la familia que tiene ahora. Enterate de todo, en esta charla con la actriz más misteriosa ¡y multimedia! del momento.

COSMO: Tevé, teatro y cine? Volviste a escena con todo.

DOLORES: Sí, y la verdad es que estoy feliz con estos proyectos, porque implican desafíos distintos en mi carrera. En Graduados, si bien hice una pequeña participación, me metí en la piel de una modelo. En Isósceles hago de una docente resentida con su presente, porque cree que no es lo que hubiera podido ser. En la tira En terapia, soy una mujer que va al psicólogo con su marido para superar problemas de pareja, algo que me encanta porque siempre me psicoanalicé, mientras que El Campo es una historia más intimista que muestra los obstáculos que atraviesa un matrimonio durante un viaje con su hija.

C: En Isósceles y en Graduados se hacen saltos entre el pasado y el presente. ¿Qué extrañás de tus veintipico?

D: Quizá, poder levantarme al mediodía los fines de semana y leer los diarios tranquila durante el desayuno, algo que no puedo hacer desde que tengo hijos. Mis prioridades cambiaron totalmente con la maternidad. A los 20, mi vida se focalizaba en mi profesión, entonces solo me preocupaba en hacer mi trabajo para después irme de copas o a alguna fiesta con amigas. En esa etapa, lo único que quería era divertirme. Ahora, en cambio, después de actuar solo me interesa llegar a casa para estar con mi familia. Igual, no reniego e mi presente, me encanta haber formado mi hogar... Y eso que jamás fui la típica Susanita. De hecho, la llegada de Lázaro se dio naturalmente. Yo había terminado de filmar una película y viajé a Islandia, donde estaba Gael, y recién ahí hablamos de tener hijos. Al poco tiempo quedé embarazada. Ser mamá es una nueva aventura que estoy disfrutando a pleno.

C: ¿Te cuesta ser madre, actriz y esposa full time?

D: Confieso que si bien vivo con sueño, me arreglo bastante bien. Me levanto a las siete de la mañana para llevar a Lázaro al jardín, paseo a Libertad, voy al supermercado, preparo el almuerzo, hago yoga y a la noche actúo en el teatro. Me gusta el ritual de ir a cenar con mi pareja y con amigos después de las funciones, así que no dejo de lado esos planes. Creo que si te organizás bien, podés disfrutar de buenos programas de a dos.

C: Estás platinada y todo el tiempo sorprendés con un look distinto, ¿te animás a cualquier cambio para un personaje?

D: Sí, me atrevo a lo que sea. De hecho, jamás me pidieron algo específico para un rol, mis transformaciones siempre nacieron de mí, porque me fascina mutar. Por eso, a lo largo de mi carrera me hice de todo en la cabeza. Solo una vez sufrí por mi look: me había ido de vacaciones y quería teñirme, entonces entré a cualquier peluquería y me quemaron el pelo. ¡Tuve que raparme! Igual, no soy una de esas minas que se afligen por esos problemas.

C: ¿Fuiste histérica con los hombres?

D: No. Cada vez que se acercaron con buena onda les devolví de la misma manera, no los hice remar. Además, tampoco quiero pecar de canchera, pero no soy de las que se quedan llorando si alguien no les da bolilla, no soy dependiente e nada. Entonces, si un tipo me ignoraba, no vivía persiguiéndolo hasta conquistarlo. Si no me querés, no te quiero. Jamás me volví loca por amor.

C: Tu chico es muy cotizado en la platea femenina. ¿Sos celosa?

D: No, le tengo absoluta confianza. Nunca caí en eso de revisar e-mails o celulares. Quizá, de adolescente hice cosas medio locas, pero de todo se aprende. Tampoco me agarraría de los pelos con una mina si lo histeriquea, porque no estoy a favor de la violencia. Por otro lado, soy una mujer que no se encasilla en la relación. Es decir, puedo ser loca, dulce, divina, posesiva, independiente, demostrativa, indiferente, y me parece que eso está bueno para alimentar la pareja.

C: Al estar con un actor internacional, ¿tenés el típico sueño de los actores de triunfar en Hollywood?

D: No. Hollywood no existe, es una ilusión óptica. Gael no es un actor de Hollywood: es una estrella internacional porque trabajó en varios países del mundo, pero jamás hizo una película de 60 millones de dólares, como las que se hacen allá. Por eso, creo que esos famosos que sueñan con Hollywood son ignorantes. En realidad, lo que quieren es ganar mucho dinero? Y no está mal, ¿a quién no le gustaría eso? Pero hoy mi vida está en Buenos Aires, así que espero disfrutar de este año lleno de proyectos laborales y, obviamente, también quiero divertirme mucho.

PRODUCCIÓN: INÉS CHAVANNE Y LUCÍA DI NUCCI. MAKEUP: SEBASTIÁN CORREA CON PRODUCTOS LANCÓME. PELO: EMANUEL MIÑO. VESTUARIO: VERO ALFIE, LA MERCERÍA Y PRUNE. RETOQUE DIGITAL: FERNANDO CASSINI.

Fuente: http://www.cosmo.com.ar/movida-cosmo/notas/443303/dolores-fonzi/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario