jueves, 24 de mayo de 2012

Alegre muestra del Madrid que fue...

jueves | 24.05.2012 | Publicado en Edición Impresa: Espectáculos

ZARZUELA: "DOÑA FRANCISQUITA"

Por MARIO F. VIVINO

Después de dos décadas, la presentación en el Argentino fue un gran acierto y tuvo buen recibimiento del público

Música: Amadeo Vives. Libreto Federico R. Sarachaga. Estreno: Madrid, 17 octubre de 1923. Elenco: Marisú Pavón / Eleonora Sancho (Francisquita); Ricardo Bernal / Andrés Veramendi (Fernado); Mónica Sardi (Aurora); Santiago Burgui / Santiago Ballerini (Cardona); Luis Gaeta / Leonardo Estevez (Don Matías); Marta Culleres / Matilde Isnardi (Francisca).- Orquesta y Coro estable Teatro Argentino.- Dirección de Orquesta: Guillermo Brizzio / Darío Dominguez Xodo. Director de escena: Jaime Martorell. Escenografía: Daniel Feijoo. Vestuario: Pedro Moreno. 18, 19, 20, 22, 23, 24 y 27 de mayo.

Entre los denominados durante cierto tiempo "géneros líricos menores" en relación a la ópera -como la opereta en Francia, el singspiel alemán o la comedia musical inglesa- la zarzuela fue en España la manifestación de un teatro cantado que mostraba las características populares más que la referencia a temas universales o fantásticos. Amadeo Vives fue, en la primera mitad del siglo XX uno de los autores más consubstanciados y prolíferos y Doña Francisquita, puede considerarse su obra más lograda. Sin salir del estilo juguetón, bullanguero y pueblerino, las composiciones musicales, muy especialmente los coros y concertantes entre solistas, son piezas de gran calidad que pueden alternar sin desmedro con obras muy elaboradas.

Con profundo respeto por las características de la obra y apego al género, la presentación en el Teatro Argentino fue un gran acierto y provocó la reconocida respuesta del público que celebró los 15 cuadros que la integran y desde las primeras intervenciones de los solistas -la "Canción del ruiseñor" que entona la protagonista-, el conjunto "Cuando un hombre se quiere casar" de solistas y coro, hasta el bello y romántico final con "Canción de la juventud", evocadora de un Madrid que hoy aparece lejano, repleto de sutilizas canoras.

La orquesta, con la adecuada conducción de Guillermo Brizzio alternando con Darío Domínguez Xodo y el homogéneo y destacado coro platense, constantemente en escena, mostrando su gran ductilidad en voces y movimientos, fueron el sostén principal de las veladas. Marisú Pavón y Eleonora Sancho en el rol protagonista se mostraron solventes y seductoras. Como Fernando, el tornadizo enamorado, se destacó Andrés Veramandi y Santiago Burgi fue un Cardona muy completo. Sencillamente estupendo Luis Gaeta en el gracioso personaje de Don Matías pero igualmente Leonardo Estevez, supo representarlo muy bien. Párrafo especial para la única Aurora, Mónica Sardi, que con su "Soy madrileña" galvanizó al público y provocó en cada intervención grandes aplausos. El resto del numeroso elenco se mantuvo en alto nivel.

De la Dirección escénica cabe recalcar que acertó en las presentaciones -todo se desarrolla en la calle- y los figurantes acompañaron con sus danzas y cabriolas el aire festivo de la pieza. Sencillamente majestuoso el vestuario, que colorea con gracia, frescura y originalidad todo el ambiente.

Después de dos décadas, volvió Doña Francisquita a La Plata y por cierto que lo hizo con gran donaire.

Fuente: http://www.eldia.com.ar/edis/20120524/alegre-muestra-del-madrid-fue-espectaculos45.htm

No hay comentarios.:

Publicar un comentario