jueves, 26 de abril de 2012

La directora Eva Halac estrena “Las descentradas” de la platense Salvadora Medina Onrubia

TEATRO

Salirse del molde

“Las descentradas”. La directora Eva Halac habla de la obra que, con Eleonora Wexler, estrena hoy en el teatro Regio.

26.04.2012 | Por Juan José Santillán

Roberto Vallejos y Eleonora Wexler En el espectáculo que transcurre en la Buenos Aires de los años ‘20.

La directora Eva Halac vuelve hoy al teatro Regio del Complejo Teatral de Buenos Aires con el estreno de Las descentradas , una comedia dramática escrito por Salvadora Medina Onrubia, con el protagónico de Eleonora Wexler. El espectáculo propone revivir el clima de Buenos Aires durante la década del ‘20 a través de Elvira Ancizar, una mujer que cuestiona todas las convenciones morales y políticas de su entorno aristocrático.

“Es un texto que tiene mucha actualidad por varias razones -explica Halac-. Por un lado, habla de una forma muy original sobre el amor y la función de las mujeres en una sociedad. En ese sentido, explora con humor las fantasías donde se monta el ideal de la mujer a través de la belleza y lo que se espera de sus comportamientos.

Las descentradas , en realidad, somos todas las que intentamos salir de ese molde.” A la directora le llegó el texto a través de la actriz María del Carmen Sánchez, quien actualmente integra el elenco. “A medida que leía la obra me hice muy amiga de la autora”, explica Halac. La historia de la platense Salvadora Medina Onrubia (1894-1972) está ligada a una parte importante del periodismo y de la política argentina. De ideología anarquista, su vida estuvo cruzada de interesantes contradicciones: su militancia libertaria -ligada a los intentos de fuga de Simón Radowitzky- contrastaba con su exuberante estilo de vida muy cercana a la oligarquía porteña. Onrubia además fue redactora de las revistas Fray Mocho, P.B.T. y estuvo casada con Natalio Botana. Uno de sus nietos fue Copi.

Cuenta Eva Halac que la lucidez de la autora está fuertemente plasmada en Las descentradas . Esa agilidad de pensamiento fue justamente lo que trabajó con Eleonora Wexler. “Su personaje tiene una gran capacidad de observación y una lengua filosa. Eso le juega a favor, pero también en contra porque la transforma en un ser muy vulnerable. Su aguda observación la lleva a percibir una realidad donde debe tomar decisiones. Eso, sumado a la época en la que vive, la convierte en un personaje atravesado por la melancolía y por el humor. Con Wexler trabajamos en los ensayos mucho estos aspectos, junto a la risa insolente que ofende tanto al marido como al entorno. Por otra parte, nos enfocamos mucho en la insolencia de una dama en el escenario” El cine fue una fuente estética muy importante para la puesta en escena. “Buscamos muchas referencias en la época de oro del cine argentino, tanto en lo gestual como en las imágenes sonoras que elaboramos con el músico Sergio Vainikoff. Todo estuvo en función de afianzar el espacio de tertulia en el gran salón donde se desarrolla toda la obra.

Las descentradas es un melodrama y por eso aposté a la emoción durante los tres actos del espectáculo,” concluye Halac.

Fuente: http://www.clarin.com/espectaculos/teatro/Salirse-molde_0_689331071.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario