domingo, 18 de octubre de 2009

Teatro independiente en Córdoba: arriba el telón

Teatro| Arte|

Diaadia.com.ar Show Teatro independiente: arriba el telón

En el último lustro, sobrevino una proliferación de salas de teatro independiente y, paralelamente, creció la oferta de producciones locales, enriqueciéndose notablemente la cartelera de teatro cordobesa.

18/10/2009 00:00

Por Agustina Giusiano

En el último lustro, sobrevino una proliferación de salas de teatro independiente y, paralelamente, creció la oferta de producciones locales.

Se trata de verdaderos centros de promoción de la cultura, que ofrecen un abanico de posibilidades a quienes pretenden desarrollar habilidades vinculadas a las artes escénicas. Asimismo, actúan como un semillero de actores y actrices que encuentran en los grupos de teatro el espacio propicio para formarse y vincularse con sus pares; y ponen a disposición del público en general y de los aficionados al teatro en particular, una cartelera nutrida de obras. Por estas razones las salas de teatro independiente se están convirtiendo en verdaderos epicentros de divulgación del arte.

María Castaña, con final feliz. Recientemente se produjo la reapertura del espacio María Castaña, un ícono indiscutido del teatro vernáculo. Los responsables de la sala, Sonia Daniel y Leo Rey, todavía no pueden creer que la historia haya tenido un final feliz, menos aún después de la odisea que vivieron hasta desembarcar en esta nueva casa de Tucumán 260.

A mediados de 2007, al enterarse de que no les renovarían el contrato de alquiler de su tradicional casa en la calle Lima 373 (que los albergó desde su nacimiento como sala en 1995), sobrevino el “Plan Salvemos a María Castaña”. “Los primeros que empezaron a movilizarse espontáneamente fueron los vecinos, ya que sentían a María Castaña como propio”, cuenta Leo sobre cómo se fue gestando el movimiento para defender la sala. Después vendrían el Abrazo Solidario y hasta el Castañazo, manifestaciones éstas que pusieron en evidencia de qué manera la sala se había convertido en parte del acervo cultural de los cordobeses. “Más allá de que nosotros perdíamos un espacio físico, la comunidad perdía un espacio de expresión”, relata Sonia en tal sentido.

Finalmente, hacia fines de 2007, el proyecto María Castaña fue declarado de interés cultural, utilidad pública y sujeto de expropiación, por voto unánime del Concejo Deliberante. Así, el gobierno de la provincia les ofreció en comodato por 10 años (renovable por 10 más) la casa de la calle Tucumán, que estaba en desuso y que históricamente había funcionado como un hospital. “Cuando conocimos la casa por primera vez se nos hizo difícil visualizar una sala de teatro”, comenta Leo. A ello se sumó el miedo a perder la identidad: “Temíamos quedar atrapados en otro espacio que no era aquél con el que nos sentíamos identificados”, acota Sonia. No obstante, gracias al apoyo y asesoramiento de profesionales varios, se fueron sumando voluntades y hoy la sala tiene la impronta de María Castaña. “Ya nos sentimos en casa de nuevo”, se alegra Sonia.

Con la ayuda de todos. La casa necesitaba cambios estructurales para poder funcionar como sala de teatro. Para concretar las reformas, María Castaña recibió un subsidio del Instituto Nacional del Teatro (150 mil pesos), de la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Provincia y del Fondo Nacional de las Artes. Asimismo hubo empresas que donaron materiales e insumos necesarios para la construcción: cemento, arena, pintura, contenedores, entre otras cosas.

Gracias a todo el apoyo recibido, la nueva sede de María Castaña es una joyita para el teatro de Córdoba: 800 m2 de superficie (tres veces más grande que la sala anterior) con toda la infraestructura y servicios necesarios para el desarrollo y puesta en práctica de todas las actividades del teatro.

El arquitecto Alfredo Delgado fue el encargado de “darle forma” al lugar. El centro cultural cuenta con una sala de teatro no convencional (no tiene caja a la italiana, lo que permite cualquier puesta), con butacas retráctiles y capacidad para 200 personas; un SUM –Salón de Usos Múltiples– que puede albergar hasta 80 personas; cabina de luces y sonido; terraza para reuniones sociales; habitación para actores en tránsito; biblioteca en red y centro de documentación; habitación preparada para guardar escenografía y vestuario; oficinas administrativas y una amplia sala de reunión.

“Entre los servicios se destacan: bar; camarines con duchas y cocina e ingreso con rampas y baños adaptados para personas con capacidades diferentes”, enumera Alfredo.

Refugio para los artistas y disfrute para el público. María Castaña se erige fundamentalmente como un Centro de producción, promoción y difusión de la producción artística y cultural local. La actividad teatral ocupa un papel preponderante como objeto de estudio y práctica cotidiana, aunque no es excluyente de otras disciplinas.

Cuenta con una Escuela de Formación en teatro, cuyos talleres tienen una reconocida trayectoria, ya que han sido un verdadero semillero de actores y actrices. La novedad de esta nueva sala es que se sumará una escuela de artes y oficios teatrales. “Se están yendo compañeros escenógrafos, vestuaristas, técnicos; por ello queremos recuperar estos oficios y resguardar los saberes”, advierte Leo.

Asimismo, el nuevo espacio cuenta con una galería para muestras plásticas y fotográficas, sumando una alternativa para que los artistas acerquen sus propuestas al público.

Po otra parte, María Castaña viene desarrollando de la mano de sus responsables una tarea de vinculación con escuelas, que consiste en facilitar a alumnos de nivel primario el contacto con la realidad teatral. “De esta manera, los chicos experimentan el teatro como un hecho vivo y se forman como futuros espectadores, acercándose a una práctica nueva y enriquecedora”, comenta Sonia.

En definitiva, María Castaña se sitúa, hoy por hoy, como un lugar de trabajo para los artistas y un espacio de interacción y disfrute para el público cordobés.

La movida del teatro independiente, en auge. Sin dudas, el teatro independiente en Córdoba ha ido experimentando un crecimiento progresivo, en particular en los últimos 10 años. “En estos años se ha creado un movimiento teatral fuerte y se ha consolidado una cartelera cada vez más nutrida”", ratifica Sonia. “La conformación de tal movimiento ha sido posible gracias a la confluencia de varios factores: el apoyo del Instituto del Teatro; la valentía de los gestores; la apertura y diversidad de salas de teatro; y la proliferación de nuevos grupos de teatro, son algunos de ellos”, agrega.

También se ha generado un “buen contacto y relación de mutua cooperación entre los teatros independientes”, comenta Leo. Una prueba de ello es el nacimiento de la Red de Salas, una instancia donde convergen un ramillete de espacios culturales y que tiene como finalidad bregar por el crecimiento y reivindicación de éstos como reservorios fundamentales de nuestra cultura e identidad.

Fuente:http://www.diaadia.com.ar/content/teatro-independiente-arriba-el-telon-0

No hay comentarios.:

Publicar un comentario