jueves, 19 de enero de 2012

Sopa caliente: la era del MP3 en peligro

Espectáculos / 19.01.2012 | S.O.P.A. (Stop Online Piracy Act) es la ley que quiere promover EE.UU. para combatir la “piratería”, avasallando algunos derechos e ignorando la idea de cultura libre.


Por Ramiro García Morete

Irrefutablemente, estos días no dan para SOPA. No: nadie se refiere a las férvidas temperaturas estivales ni al nutritivo plato denostado por la entrañable Mafalda. Cuando decimos “estos días”, nos referimos al comienzo del 2012: siglo XXI. Cuando hablamos de SOPA, se trata de S.O.P.A.(Stop Online Piracy Act) un proyecto de ley norteamericano, que fue presentado en octubre del 2011 en la Cámara de Representantes y cuyo objetivo sería combatir la descarga ilegal de contenidos con derechos de autor subidos a la red. La norma será debatida el 24 de enero y es un ejemplo más -y extremo- del pensamiento superficialmente anacrónico pero esencialmente mezquino de algunos sectores que si no comprenden el cambio de paradigma que vive el mundo en cuanto al flujo de la comunicación y el intercambio cultural, no poseen ninguna estrategia sensata para mantener una parte del negocio que se les escapa. O como le comentó en una oportunidad a diagonales.com Beatriz Busaniche, egresada de Comunicación Social en la UNR e integrante de Fundación Vía Libre (entidad sin fines de lucro orientado al software libre y las nuevas tecnologías) alrededor de la Cultura Libre: “En buena medida, el copyright se ha usado como instrumento de censura, restricción de la libertad de expresión, más que para proteger los intereses de algún autor. Es hora de reacomodar las cosas y adaptar la legislación a las prácticas sociales de nuestra era.”

¿En qué afectaría a un usuario de Internet esta medida? Mmm…casi nada: Todas las series favoritas, música y libros serán sacadas de la red junto con un bloqueo de la web que las aloja. Una pavada, ¿no?

Dado que parte de esta era es la vida globalizada, una potencial ley en un país dominante e influyente como EE.UU. podría impactar en todo el mundo. Una buena parte de los sitios web en Internet se alojan allí y cuentan con dominios en la gran hamburguesería del norte, lo cual los sujeta de esta ley. Por eso S.O.P.A. es un plato que cae mal en muchos países del mundo donde desde hace tiempo se discute el alcance de la propiedad en Internet, universo que todavía contienen algunos vacíos legales.

Este proyecto de ley despertó una guerra entre los distintos actores de Internet y de la industria cultural como la Motion Picture Association of America (MPAA) y la Recording Industry American Association (RIAA) quienes se mostraron a favor. A su vez, tanques de la web como Google, Twitter, Facebook, Yahoo!, Wikipedia, Foursquare, LinkedIn, Amazon, Mozilla, Paypal se oponen y consideran que la Ley SOPA invadiría la privacidad de los usuarios y supondría un grave riesgo para el desarrollo de la innovación, la creación de empleo y la seguridad cibernética (muchos startups o proyectos no recibirían el apoyo financiero de cualquier tipo de inversión por el temor a ser bloqueados).

Esta posición (obviamente por intereses comerciales y no por filantropía) es funcional -al menos esta vez- y genera cierta esperanza de resistencia para quienes se oponen a términos tan imprudentes como “piratería”. “La piratería siempre fue atacar barcos, robar, arrasar. Nada que ver con compartir una canción que te gusta, fotocopiar un libro para estudiar, o rastrear en la red para conseguir un disco que ya no se consigue en el mercado o que no está editado en el mercado local.
Homologar esas conductas con la piratería es claramente una declaración de guerra a la práctica de compartir cultura”, declaraba Busaniche con criterio.

Pero más allá de esa discusión no menor, la ley SOPA va al extremo. Reforzar las herramientas para combatir las páginas ubicadas en el extranjero que violan los derechos de autor y otra controlarlas o censurarlas”.

Para Naciones Unidas, la OEA y la OCDE, los bloqueos obligatorios de sitios web enteros es equivalente a la prohibición de un periódico o una canal de TV. De hecho, recientemente la Corte de Justicia de la Unión Europea dictaminó que los filtros que los proveedores de Internet aplican a los sitios de intercambio de archivos violan los derechos fundamentales.

Pero ojo: uno de los mayores servicios de hosting, Go Daddy, vio como se dieron de baja miles de sus usuarios por apoyar esta ley invasiva: un golpe a su corazón (el bolisllo) hizo que sus directivos pasaran a la vereda de enfrente.

Un dato curioso: dos estudiantes universitarios han desarrollado una herramienta descargable para el sistema operativo Android que permite identificar aquellos creados por empresas a favor de la SOPA, para que los consumidores interesados eviten comprarlos. De este modo, llevan el boicot al terreno económico no sólo en las empresas online.

Mientras tanto, la megacompañías de Internet amenazan con un apagón colectivo que duraría apenas algunas horas pero que provocaría pérdidas económicas millonarias y afectaría las actividades económicas y sociales de Estados Unidos. Quizá el apagón encienda alguna luz de alarma para que esta ley retroceda y regrese a las disparadas mentes que la concibieron. O mejor, que se les prenda una lamparita para lidiar de buena manera con los tiempos y paradigmas del nuevo siglo. Es que así como un colega supo referirse a todo este asunto como “La mosca en la sopa”, habría que avisarles a esos muchachos que el futuro llego hace rato.

Fuente: http://diagonales.infonews.com/nota-170848-seccion-114&Redirect=false-Sopa-caliente-la-era-del-MP3-en-peligro.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario