sábado, 19 de noviembre de 2011

Britney Spears: “Quiero ver tango”

UNA NUEVA MUJER. CON “FEMME FATALE”, LA EX LOLITA SE ACERCA A LA MADUREZ.

Entrevista La Princesa del pop Habla de cómo cambió su vida a los 29 años y de sus ganas de venir a Buenos Aires

19.11.2011 | Por Gustavo Bove

A casi dos décadas de su primera aparición profesional en el Club de Mickey Mouse, Britney Spears ya conoce de memoria los claroscuros de la fama. La chica, que encarnaba las fantasías conservadoras de la sociedad norteamericana, vivió su infancia y adolescencia bajo reflectores, a la vista del mundo, como una estampita refulgente del “sueño americano”. Sin embargo, aquella niña virginal de éxito internacional cedió ante la presión, dinamitando su imagen mientras corría de los paparazzi, entraba y salía con fluidez de las clínicas de rehabilitación, perdía la custodia de sus hijos, se rapaba la cabeza y consumía todo lo que tuviera por delante. Del ángel de colegio privado, que habría hecho las delicias de Cris Morena, devino un personaje polémico, hasta grotesco.

Curiosamente, como esos seres que gozan de una estrella verdadera (y no la del Paseo de la Fama de Hollywood), la Spears sobrevivió a su temporada en el infierno y hoy disfruta de un momento inmejorable. Por lo menos es lo que asegura. “Estoy en un buen lugar en este momento y es realmente divertido. Mis hijos están en la edad donde los siento más cercanos y nos divertimos mucho juntos. Además, estoy en una relación maravillosa con un hombre maravilloso (Jason Trawick). ¡No podría estar más feliz!”, se sincera con Clarín vía e-mail. Incluso, abandonó hábitos nocturnos que siempre atentaban contra su estabilidad. “Ya no voy más a las discotecas, a menos que sea para la fiesta de cumpleaños de algún amigo o la promoción de algo. Hoy, prefiero pasar el tiempo en mi casa con mi familia o tener una cena tranquila”, tipea.

Contrariamente, su festejado nuevo álbum solista, Femme Fatale, la dispara en una dirección absolutamente dance y jugada en cuanto a la utilización de la electrónica como recurso estilístico. “Escucho toda clase de música bailable, tanto lo viejo como lo nuevo… Cualquier cosa que me haga mover el cuerpo. Me gusta el electro y el sonido del dub step que sale del Reino Unido. Todo ello es lo que se escucha en Femme Fatale”.

Recibiste excelentes críticas gracias a este disco. Por todo lo que te han desacreditado en el pasado, ¿ahora no te invade un sentimiento de revancha?

No vivo mi vida así, con revancha. Si estoy orgullosa de lo que hago, no me preocupa lo que los críticos tengan para decir. Todo el mundo tiene gustos diferentes y su propia opinión sobre las cosas. Lo más importante es que me guste y que mis fanáticos lo puedan disfrutar.

El pase de facturas no figura en el manual de la Britney actualización 2011. La cantante sabe que ya se instaló definitivamente en el corazón de la gran audiencia y que, lejos de hundirla, sus escándalos fortalecieron la mujer pasional que guarda adentro, haciéndola más querible y respetada, incluso por sus detractores. En dicho sentido, uno de los momentos que autentificaron sus pergaminos fue la recordada actuación junto a Madonna, allá por el 2003 y en la ceremonia de los MTV Music Awards. Con un beso en la boca de la Reina del pop, Britney se erigía en la máxima aspirante a la corona. “Lo del beso sucedió muy rápido. Realmente, no recuerdo mucho cómo pasó. Fue una actuación muy divertida”, apunta como encogiéndose de hombros.

¿Te resulta simpático que a tu edad, 29 años, aún te señalen como la Princesa del pop?

Ja. Cuando era pequeña me encantaba jugar a vestirme de princesa… ¿¡Qué niña no sueña con ser una princesa!? Ser Princesa del pop es lo más cercano a ser una princesa real. Pero creo que hay un montón de grandes artistas mujeres que deben compartir ese título de nobleza conmigo.

Cobijada en ese rosario de resonantes triunfos y estrepitosas caídas, Britney pisará suelo celeste y blanco por primera vez, trayendo en sus valijas una sobrecarga de hits y un carisma inoxidable. “Estoy muy emocionada por estar en la Argentina. Siempre es bueno tocar en un lugar nuevo, ver otras caras y disfrutar de una cultura diferente. Espero que los fanáticos estén preparados para cantar y bailar toda la noche”, escribe ilusionada, mientras elogia nuestro género ciudadano: “Quiero tango, tango, tango… Es tan hermoso para ver”.

Estadio Único de La Plata
32 y 25
Tolosa, La Plata
Buenos Aires
Argentina
Tel: +54 (0221) 479-5783

Fuente: http://www.clarin.com/espectaculos/musica/Quiero-ver-tango_0_593940795.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario