sábado, 30 de julio de 2011

En el ojo de la tormenta


Off, Apuntes del teatro platense

Espectáculos / 30.07.2011 | Una banda de gente agarró viaje por El Camino Amarillo Producciones y luego de acopiar materiales durante más de medio año en la casa de su director, Elías Pedernera, estrenaron su primera producción teatral, El Mago de Oz

Dicen que detrás del arco iris se esconden grandes tesoros pero a pesar de que a los cuatro años corrí en el pasto mojado de un campo de Balcarce durante horas para ver qué había detrás, aún hoy no puedo afirmar a ciencia cierta qué es lo que se esconde. Sin embargo, sobre el arco iris según el libro de literatura infantil escrito por Lyman Frank Baum e ilustrado por W. W. Denslow publicado en 1900 se encuentran en Munchkinland, el lugar donde Dorothy va a parar con casa y todo cuando es arrasada por un tornado. Y el día de la despedida del Mago de Oz, la primera producción teatral de El Camino Amarillo Producciones, cuando entré al camarín en el segundo piso del Pasaje Dardo Rocha debajo de un rayo de sol estaba Daiana remendando el pantalón del León Cobarde.

Faltan dos horas para la primera función del día y gran parte del elenco. Pero mientras tanto, Daiana cose algunos parches del pantalón y Luisina arregla el reloj de arena hecho con vasos de coctel, cintas y otros materiales. A la par el director Elías Pedernera acomoda los elementos que quedaron dispersos después de la última función, entre ellos una planta con enormes frutos rojos. “Si ya sé parecen tomates pero son manzanas” -se ríe y aclara- “se fueron ovalando por las pasadas”.

Con tres funciones por día, la puesta a punto de la escenografía y el vestuario no sólo se hace necesaria sino que a esta altura está completamente aceitada. Incluso depara algunos logros, Elías festeja que las pelotitas de gel del reloj de arena después de varios intentos caen como corresponde. “Justo para la última función” dicen casi a coro. Luego descuelgan el traje de la Bruja Mala del Oeste al que hay que agregarle más cintas de VHS.

Desde que surgió la idea de hacer tanto el vestuario como la escenografía con material reciclado, comenzó la tarea de acopio de elementos. Bolsas de polietileno, sachets de leche, tapas de plástico, de chapa, envases y botellas de plástico se acumularon en la casa del director que pidió ayuda cuando vio su casa tomada “por la obra” por completo. Cuando el grupo se volvió a reunir después de las vacaciones de verano, se dio inició al proceso de manufactura de los trajes. Y lo cierto es que todos los trajes de los personajes tienen detalles sorprendentes: la melena del león hecha de banditas elásticas, el vestido de la Bruja Buena es un entramado de bolsas, la falda de la Mala está hecha de cinta VHS. Cuenta Elías que “nos interesaba dejar algún mensaje con respecto al tema del medio ambiente, la contaminación, el abuso de los recursos. Y el teatro es un buen espacio para generar conciencia y compromiso de las personas pero no queríamos que quede en palabras sino plasmarlo en acciones. Por eso nos embarcamos en esta tarea, en realidad, es todo obra de las chicas”.

Cuando sopla el viento

La primera actriz en llegar deja tras de sí un cielo completamente encapotado, casi no quedan rastros del cielo celeste con el que amaneció la jornada. “Es el día fuera del tiempo, ¿sabían? -dice Luisina a modo de explicación- según el Calendario Maya ayer terminó un ciclo y recién mañana empieza otro. El día de hoy queda fuera de ambos, por eso es el día fuera del tiempo”. Elías se queda pensando, seguro algo debe significar cerrar este ciclo de funciones en un día tan particular, pero el tiempo apremia y de repente le pregunta a Vanesa cómo anda de la voz. La respuesta de la actriz es casi inaudible “pero me traje un pote de miel para entrarle sin té, pura”.

A modo de saludo Paula, Dorothy en Munchkinland, por si queda alguna duda afirma “se dieron cuenta que esto es una locura, ¿no?”. Todos se ríen, a punto de concretar las 15 funciones en cinco días, a razón de tres por día, el cansancio del equipo es entendible pero es ampliamente superado por el entusiasmo de estar en la recta final. “No, hablo en serio. Una vez que entro ahí a las tres de la tarde, no salgo más hasta las seis. Soy como una empleada pública; entro y hago horario corrido”, dice Paula mientras muestra cómo quedó el vestido amarillo después de una lavada. La asistente de dirección le festeja “boluda, pensé que era gris. Ahora sí va tomando color”.

Una ráfaga de viento entra y desparrama la cinta de VHS por todo el camarín, uno de los músicos que estaba sentado en la ventana se apura a tirar el pucho fuera y cerrarla. Dentro a la espera del resto del elenco, comienza el maquillaje de la Bruja Mala del Oeste, al parecer el más complicado de todos mientras el espantapájaros pone un disco de Dani Umpi en la sala para el calentamiento y el director que reemplaza las luces en el sillón de botellas en el escenario también canta. En el camarín los músicos se ríen “se re emociona el director con ese tema”.

Fuera de tiempo

Cuando se acerca la hora de dar sala, todos comienzan a arremolinarse en un camarín que queda chico para tantas personas. Una de las actrices pide el segundo bloque de música y donde sonaba Umpi comienzan un repertorio que va de Alcides al Tractor Amarillo (con improvisado trencito y todo) “¿Para cuándo uno de Fun People?”, arenga una de las maquilladoras mientras da los últimos toques en el maquillaje del Espantapájaros que cumple años y tiene una torta esperándolo. Cuando todos están listos, Elías da las últimas indicaciones y anuncia “hay mucha gente. Así que hagan la primera función como si fuera la segunda”. Todos se ríen. Reunidos en el escenario en ronda al grito de OZ se preparan para colgarse del arco iris en un tiempo fuera del tiempo.

[El Dato]

Sólo durante vacaciones de invierno, El Mago de Oz dio quince funciones en la Sala B del Pasaje Dardo Rocha los días 21, 22, 23, 24 y 25 de julio, a tres funciones por día. Luego de irse de gira, prometen volver por la senda amarilla al Pasaje el sábado 20 y domingo 21 de agosto.

[Ficha técnica]

Siguieron el camino amarillo:
Actúan: Paula Belli, Vanesa Fernández, Valeria Piscicelli, Ignacio Plaza, Maximiliano Emanuel Junquera y Javier Carrizo
Música original: Diegomartez
Música en vivo: Diegomartez y Ignacio Pello
Diseño de vestuario y maquillaje: Luisina Placenti, Daiana González y Paula Belli
Realización de vestuario y maquillaje: Luisina Placenti y Daiana González
Coreografía: Ignacio Plaza
Diseño de luces: Jazmín García Sathicq
Operación Técnica: Cecilia Codina y Elías Pedernera
Fotografía: Juan Borgognoni
Diseño Gráfico: Sebastián Castorino
Producción: Tamara Esponda
Adaptación y Dirección general: Elías Pedernera

Una aproximación a la obra desde la obra

OZ: –¿No puedo creerlo al verlo, por qué razón volvieron?

DUENDE: –Yo los acompaño señor, traen lo que usted pidió.

DOROTHY: –Perdón señor. Hicimos lo que nos dijo, trajimos el palo de escoba de la bruja malvada del oeste. La derretimos.

OZ: –Así que la liquidaron. ¡Son todos muy listos!

DOROTHY:– Sí, señor ahora queremos que cumpla con su promesa.

OZ: –No tan rápido, no tan rápido. Voy a tener que pensar un poco en lo que me han pedido. Váyanse y vuelvan mañana

DOROTHY: –¿Mañana? ¡Quiero volver a mi casa ahora!

HOMBRE DE HOJALATA: –Ha tenido demasiado tiempo para pensarlo.

LEÓN: –¡Sí!

OZ: –¡No tienten noción de quien es el gran y poderoso Oz así parece! ¡Dije que volvieran mañana!

ESPANTAPÁJAROS: –¡Si fueras grande y poderoso cumplirías tus promesas!

OZ: –¿Así que se creen con derecho de criticar al gran Oz pequeños monstruos? Considérense afortunados que los atenderé mañana y no dentro de 20 años! ¡El gran Oz ya habló!

DUENDE: –¿Qué pasa con el corazón del hombre hojalata y con la valentía del León cobarde? ¡Y con su cerebro!

OZ: –Todo el mundo puede tener cerebro, es algo que está en todos, hasta en las personas más mediocres. Toda criatura sobre la tierra o bajo los mares tiene cerebro.
DUENDE: –De donde yo vengo, hay muchas universidades y los hombres van a pensar, y pensar y convertirse en pensadores. Piensan en cosas profundas. Ellos no tienen más cerebro que vos, tienen algo que no tenés: El mago de Oz por la presente te brinda el título oficial de pensador. Doctor en pensagogía.

ESPANTAPÁJAROS: –La suma de la raíz cuadrada de dos lados de un triángulo isósceles, es igual a la raíz cuadrada del lado restante... ¡Tengo cerebro! Señor, ¿cómo puedo agradecérselo?

OZ: –No hace falta. Y con respecto a vos, León, sos una víctima del pensamiento desorganizado, estás bajo la desafortunada impresión que simplemente por el hecho de huir del peligro no tienes valentía, confundes la valentía con la sabiduría.

DUENDE: –De donde yo vengo, tenemos héroes, una vez al año sacan sus fuerzas de donde pueden y desfilan por la calle principal, no tienen más valentía que vos, pero tienen algo que vos no tenés. Una medalla, por lo tanto, por tu conducta merecedora, extraordinario valor y valentía inmejorable contra brujas malvadas, el mago te concede la medalla y te nombra miembro de la valentía.

OZ: –En cuanto a vos, amigo plateado, ¿querés un corazón? Tenés muchísima suerte de no tener uno, los corazones no son útiles hasta que no sean irrompibles.

HOMBRE DE HOJALATA: –Pero... sigo queriendo uno.

DUENDE: –De donde yo vengo, hay hombres que sólo hacen buenas obras. Son buena gente, sus corazones no son más grandes que el tuyo, pero ellos tienen algo que tú no tienes. Un tributo, por lo tanto, en consideración por tu simpatía, el mago está orgulloso en presentarte con una pequeña muestra de nuestra estima y afección. Y recuerda, amigo sentimental... que un corazón no se juzga por cuánto quieres... sino por cuánto te quieren los demás.

OZ: –Ya pueden irse, tienen lo que querían. No hay nada más que yo pueda darles.

HOMBRE DE HOJALATA: –¿Y qué pasa con Dorothy?

DUENDE: –El mago no nada para ella acá. La única manera que Dorothy regrese a casa, es chocando tres veces sus talones y sabiendo que nunca se fue de ella.

Fuente: http://w139.elargentino.com/Content.aspx?Id=150950

No hay comentarios.:

Publicar un comentario