viernes, 17 de junio de 2011

Berisso se detiene en el tiempo y vive su historia

Una escena del film Cipriano: Yo hice el 17 de octubre, que desde esta tarde podrá verse en el Cine Teatro Victoria de Berisso

Entrevista al realizador Marcelo Galvez

17.06.2011 | Sociedad / Este fin de semana se proyectará Cipriano: Yo hice el 17 de octubre

Quien alguna vez haya escrito un texto de ficción conoce a la perfección la necesidad que tienen las historias de determinados personajes, y no se hace referencia a los protagonistas -por razones más que obvias-, sino a aquellos otros que accionan sobre el relato, catalizándolo o retardándolo. Por lo general, y para lograr este efecto, cargan con un perfil polémico o controversial. “Todo sea en pos de la historia”, piensan los narradores. En este ítem tranquilamente podría encuadrar el ya mítico Cipriano Reyes, que no es un personaje de ficción pero bien podría serlo. Y como su vida y sus días fueron de película, el realizador Marcelo Gálvez decidió llevarlo al cine. Así concibió el film Cipriano: Yo hice el 17 de octubre, rodado en Berisso durante buena parte de 2010, y que este fin de semana podrá verse en el Cine Teatro Victoria de esa localidad (Montevideo 1055). Hoy, habrá una avant premier para periodistas, allegados y actores. Y luego seis funciones abiertas a todo el público.

“Es cierto, la expectativa es enorme. Serán funciones a sala llena. Esto nos da mucha alegría y también ansiedad por saber cual va a ser la respuesta del público. Me tranquiliza el hecho de haber trabajado con un grupo fenomenal, en todos los roles. Y haber hecho un trabajo a conciencia en todas las etapas de la producción. Creo que es una película digna, que rescata un momento histórico muy importante para la región”, comentó a Diagonales el realizador, a horas del estreno, y entorno a la expectativa que le generaba poder mostrarla en su terruño.

–¿A partir de qué elemento nace la necesidad de contar esta historia?

–Nací y me crié en Berisso escuchando hablar de los inmigrantes, los frigoríficos y las batallas obreras. También del 17 de octubre de 1945. Durante la década del 90, trabajando en el canal de TV local, realicé una serie de documentales que rescataban la historia de la ciudad. Ahí pude entrevistar, junto con mis compañeros, a Cipriano Reyes, cuando tenía 89 años. Fue una nota extensa, donde nos contó como fue su relación con Perón, y como había organizado el movimiento social que desembocó en el 17 de Octubre. Siempre guardé esa entrevista. Hace seis años, trabajando para la película El día que cambio la historia de Jorge Asuaje y Sergio Perez, se me despertó volver a leer e investigar sobre aquella época. Llegué hasta los libros autobiográficos de Cipriano Reyes, que me sedujeron por la frescura con que describía y relataba toda una época. Y aquí estoy, estrenando la película. Creo que este film es el resultado de un proceso de búsqueda personal, que parte de una necesidad de indagar sobre la identidad berissense. Cipriano Reyes fue uno de los dirigentes políticos más importantes en la historia de la ciudad. Y a través de su biografía pueden conocerse los acontecimientos que desembocaron en el nacimiento del peronismo.

-Cipriano Reyes es un personaje al que rodea un halo controversial. ¿Qué desafío le produjo abordarlo?, ¿y desde qué lugar lo abordó?

-La vida política de Reyes tiene dos momentos muy marcados. Antes y después de su ruptura con Perón. Su autobiografía contrasta a veces con algunos mitos históricos, como por ejemplo la participación de Eva durante el 17 de Octubre y la espontaneidad de la movilización de la gente.

Para escribir el guión tuve que leer, interpretar la época, contrastar información y construir una mirada personal sobre el tema. Decidí entonces contar un relato que se desarrolla entre los años 1942 (cuando Reyes llega a Berisso) y la mañana del 17 de octubre de 1945. O sea que la película refleja el apogeo de la relación entre Reyes y Perón. El mismo momento que relata Cipriano en su libro Yo hice el 17 de Octubre y en el cual, en definitiva, termina basándose la película.

–¿Cómo fue la experiencia del rodaje?, ¿qué aspectos le parece más interesantes remarcar?

–Se rodó entre los meses de febrero y abril de 2010 y participaron alrededor de 400 personas, entre actores, extras y equipo técnico. La mayoría de las locaciones fueron escenarios naturales, son sitios que están como detenidos en el tiempo y que casualmente fueron testigos de esos acontecimientos. Por ejemplo, en Berisso, la calle Nueva York, el ex frigorífico Swift, el legendario bar Ingles, la isla Paulino entre otros. En Ensenada, la estación Dock Central y el Puente Giratorio.

Realizamos un profundo trabajo de investigación, por las exigencias de reconstruir una época y lograr que todo luzca como en 1940. El frigorífico, el sindicato, las escenas callejeras, los actos políticos, las reuniones familiares. Llevó mucho tiempo definir cuales eran los objetos de arte que "amoblaban" las escenas y que resultaran creíbles. Otro tema fue caracterizar a los actores.

Para eso estudiamos fotografías de aquellos tiempos, que nos prestaron del Museo 1871. (El Museo histórico de Berisso). Así intentamos replicar la moda, la manera en que se vestían, se peinaban y se arreglaban las mujeres y los hombres de esa época. En cuanto a lo actoral, trabajamos mucho la caracterización del personaje de Cipriano, con sus particularidades, como por ejemplo la voz. Luciano Guglielmino, el actor protagónico de la película, logró una buena interpretación a partir de detalles que aportó la familia de Reyes y algunos videos de archivo.

Considero que todo esto pudo hacerse por nuestra pasión, basándonos en un trabajo colectivo que permitió que la gente sienta al proyecto como propio. La participación de todos fue muy importante, incluso de los vecinos. Por ejemplo, cuando rodamos una escena de un acto de Perón, se me acercó un extra (un hombre mayor), para indicarme que Perón alzaba y besaba a los nenes. Cuando terminó la secuencia pedí rodar otro plano, el de Perón alzando a una niña y besándola en la frente, como me había sugerido ese hombre.

Así fue un poco todo, un trabajo colectivo que enriqueció a la película en los detalles.

–Están ustedes, están los chicos de RÍO Cine, ¿qué es lo que pasa en Berisso que se está haciendo tanto cine?

–Berisso tiene historias para contar. Me parece que es una ciudad/pueblo con mucha identidad. Y la gente necesita escuchar esas historias. Eso lo vivimos muy intensamente cuando producíamos programas y contenidos para el canal local. Hay muchos relatos que atraviesan a las distintas generaciones de berissenses. Entonces no es difícil encontrar historias y entusiasmarse con transformarlas en imágenes y sonidos.

Cipriano Reyes, yo hice el 17 de octubre podrá verse mañana, el domingo y el lunes, a las 19 y 21.30, en el Cine Teatro Victoria (Montevideo 1055). Hoy, algunos elegidos disfrutarán de la premiere, el resto sabrá esperar y luego, disfrutar. 

Fuente:  http://www.elargentino.com/nota-144434-medios-122-Berisso-se-detiene-en-el-tiempo-y-vive-su-historia.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario