domingo, 22 de mayo de 2011

Una compañía recupera la magia circense

En la ‘Repu’, un grupo de artistas combina tradición y modernidad 

El Circo de la Familia Von Pérez

21.05.2011 | En la ‘Repu’, un grupo de artistas combina tradición y modernidad

El circo fue una exitosa película (entre otras que corrieron la misma suerte) del incomparable Charles Chaplin, no sólo actor por excelencia sino un emblema, referente ineludible de lo que en verdad es un clown. En esa comedia del cine mudo, el protagonista escapaba de la policía y los dueños del circo confundían su huida con parte de un burlesco acto. Y si bien las artes circenses están ligadas directamente con el origen del teatro nacional, durante mucho tiempo fueron perseguidas, estigmatizadas y subestimadas, casi como si se tratara del pilluelo que encarnaba el gran Carlitos.

Pero el tiempo (que a veces acomoda las cosas) hizo que la actividad resurgiera o al menos fuera considerada como debía. Y un ejemplo de ello es la cantidad de artistas que surgen o que se reúnen en nuestra ciudad. Como El Circo de la Familia Von Pérez, que se está presentando en la República de los Niños durante el mes de mayo, los sábados a las 16 y los domingos y feriados con doble función, a las 15 y 17. 

Esta particular familia está conformada por la cantante, compositora, guitarrista y payasa Rosana Goudard, quien interpreta a la tía Rosita; el acordeonista, payaso y compositor Julián Herrera, como Frederik Von Pérez es Diabolista; el acróbata, actor y equilibrista Esteban Trindade (Vono Von Pérez y Dimitri Von Pérez); el actor Jerónimo Búffalo que hace del asistente Gregorio Von Pérez, actor; la acróbata, telista y trapecista Celina Bragagnolo en su rol de Celinda Von Pérez; el bajista y compositor Juan Cruz Marciani (de Encías Sangrantes) como Abuelo de la Familia y el baterista Federico Martino bajo el nombre de Chasky Von Pérez.

El espectáculo -que cuenta con números de humor, acrobacia, tela, equilibrio, malabares y música en vivo- surgió hace varios años cuando “dos de los integrantes del elenco (La Goudard y Julián) presentaron una obra en el Pasaje Dardo Rocha llamado El Pequeño Gran Circo de Mascotas de La Familia Von Pérez, recuperando un poco de aquello y agregando nuevos personajes” según cuenta Celina Bragagnolo. “A comienzos de 2010 se consolida en su formación actual. Desde mayo de ese año participamos del programa Chocolate y Cultura de la Secretaría de Cultura de la Nación , ofreciendo funciones por la provincia de Buenos Aires, Santiago del Estero, Ciudad de Buenos Aires y otras. También organizamos en La Plata un ciclo de varieté para adultos, y un montón de funciones más...”.

El show montado bajo una emblemática carpa, se trata básicamente de “una familia circense llena de inconvenientes… el abuelo que no puede llegar hasta su puesto en el escenario, los acróbatas que se pelean entre ellos, el asistente no es del todo eficiente, etc… Pero felices de estar en el circo, felices de poder trasmitirle a la gente la magia del circo”.

Y agrega: “Como siempre dice la Tía Rosita , nuestra flamante maestra de pista: ‘¿ustedes vinieron en familia? ¡Nosotros también!’. Con esto lo que queremos tratar de transmitir son los valores del circo clásico, que no se pierdan algunas de las cosas que hoy por hoy es muy difícil encontrar… Mas allá de las diferentes formaciones de cada uno, que no nacimos en un circo, tratamos de fusionar eso (la formación contemporánea que tenemos) con lo clásico del circo. Tenemos maestra de pista, tenemos música en vivo, como los circos tradicionales pero también números más modernos… Nuestra carpa es nuestra casa y cada función para nosotros es abrirle a la gente las puertas de nuestra casa”.

Si bien se respira una aire corporativo y horizontal, hay una luminaria a destacar: “¡Leo Banana es nuestra estrella! En cada circo hay una estrella, algo que la gente espera con ansiedad, lo mejor, lo más espectacular. Bueno, él lo es en nuestro show, es el domador de humanos… No tenemos un circo con animales tenemos un León que doma humanos…”.

Con respecto a la legitimación que en los últimos años recibió la actividad, Bragagnolo considera que “el género ‘circo’ está en su mejor momento en cuanto a difusión, producción, etc. Pero sostengo que el nivel que ha tenido el circo desde siempre fue espectacular. En las compañías antiguas cada integrante era especialista de lo que le tocaba, cada uno sabía a la perfección lo que tenía que hacer… hubo un momento en que el circo decayó un poco, se vino en decadencia, sobre todo con la prohibición de los animales en los circos… pero luego surgió el circo contemporáneo y la fusión de este con diferentes disciplinas como la danza y el teatro”. Y concluye: “Por supuesto que hoy por hoy el circo tiene una legitimidad mucho mayor: hay universidades de circo, escuelas”.

Una vez concluida la experiencia en “La Repu”, el año “continúa con la mayor expectativa, proyectando la temporada de invierno con nuevos números y nuevas canciones. Los esperamos siempre en nuestra casa”, que como quedó claro, es una carpa que va de aquí para allá, sin huir de otra cosa más que del aburrimiento.

Fuente: http://www.elargentino.com/nota-140213-medios-122-Una-compania-recupera-la-magia-circense.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario