domingo, 22 de mayo de 2011

Disco Baby Disco

Plaza Ideas

21.05.2011 | Apuntes (desordenados) de la Noche de las disquerías

La idea está buenísima -me dijo Martín Presa, guitarrista de la banda platense No ves nada, cerca de las 10 de la noche del último jueves- me hace acordar a las presentaciones discográficas que se hacen en otros países, en las disquerías, en medio de las bateas”. Los dos coincidimos en que ese es un espacio ideal para tales efectos. Del disco venimos y al disco vamos.

La Plata vivió su primera Noche de las disquerías, evento organizado por CAPIF (Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas) y que nació en 2009 en Buenos Aires. La semilla no tardó en prender y así llegó hasta la Costa Atlántica, Rosario y Córdoba. Aún no hay cifras de lo que sucedió en nuestra ciudad, pero por la city porteña en 2010 pasaron por los 40 locales adheridos más de 30 mil personas. Sin dudas que más modesta fue la experiencia platense, que tuvo involucrados a siete comercios (La Disquería, Las delicias sonidos, Libro 49 de City Bell, Génesis (6 nº 788 y 7 nº 1160) y Musimundo (12 nº 1175 y 47 nº 637). Pero no menos festiva porque en varios de los puntos propuestos las cortinas bajaron cerca de la medianoche.

En tiempos de descargas gratuitas (legales e ilegales) el disco se presenta como un objeto a salvar, al menos para todos aquellos que disfrutamos con un buen arte de tapa y una linda edición. No obstante muchas veces los precios de los CDs resultan cuasi prohibitivos para buena parte de los consumidores. Buscando evitar la piratería muchas bandas apelan al marketing: así Divididos presentó su Amapola '66 -su regreso discográfico tras 8 años- en un extraño formato 24x12 y con un buen libro interior, claro tamaña producción traslada el costo al precio final: $81 ¿pagables?; o La Renga, que con su Algún rayo incluyó tickets para la presentación del disco. Pero quizás no sea sólo una cuestión de precio.

Desde las 20.30, en Las Delicias musicales el tránsito de gente fue incesante. “Hay buen movimiento -comentó Diana Lusi, su propietaria- así es todas las tardes. Nos pareció interesante sumarnos a la propuesta después de las 20.30, que es el horario en el que habitualmente cerramos y llegar hasta la medianoche. De todos modos vamos a estar supeditados al movimiento que haya en la calle”. Diez porciento de descuento fue lo que ofreció la disquería de calle 8 e/ 49 y 50, y la rebaja sedujo a cientos de clientes que aprovecharon la ocasión para alzarse con CDs y DVDs. El gran buscado de la noche fue el DVD que da cuenta del último paso de ACDC por el estadio de River, y a pesar de los 110 pesos que marca su precio de lista.

“Si bien (esta jornada) busca fomentar la venta de discos va más allá; se trata de pensar que la música forma parte de la identidad nacional, de la construcción de ciudadanía y que nos sirve para saber de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde vamos”, indicó Juan Carlos D’Amico, presidente del Instituto Cultural, algunos minutos después de las 6 de la tarde marcando el punto de partida de La Noche de las disquerías.

Mostruo! NormA, Fede Kempff, Reno, El resplandor de las luciérnagas, Saturno y Mitad de ficción sumaron sus canciones en el local de calle 54, mientras que hasta Las Delicias llegaron los bluseros Rufino para hacer lo propio y de manera espontánea. “Vinieron con los chicos de Encías sangrantes, y de haberlo sabido le hubiésemos avisado a los medios -explicó Diana-. Nosotros teníamos todo acordado para que la Cumparsita tocara en la puerta del local, pero no conseguimos la autorización para cortar la calle”.

La Disquería contó con su público habitual, ese que consume rock platense y que llenó rápidamente las instalaciones; mientras que por el comercio de calle 8 el desfile fue bastante ecléctico. Se buscó rock, pop, jazz, tango, folclore y también reggae. “Me llamó la atención la cantidad de discos de The Clash que tenés”, le deslizó el periodista a Lusi. “Sí, es que tengo la ventaja de conocer lo que escuchan los platenses y The Clash vende, así que cada vez que veo que hay algún material dando vueltas lo traigo. Nosotros hace 50 años que estamos acá. Mi papá hizo muchos negocios pésimos, pero con la disquería la pegó, y te digo más hasta la mano de calle es buena, por la vereda de enfrente camina menos gente. Y después tenemos nuestros pequeños orgullos: nosotros apostamos a Guasones cuando nadie lo hacía, y mal no apuntamos”.

Tres jóvenes sub 20 caminan entre las bateas indagando discos. ¿Qué buscan? ¿Indie? ¿rock? ¿pop? ¿el nuevo de Babasónicos? Nada de eso, se acercan y piden dos discos de The Beatles. Poco después sucede lo mismo con Pink Floyd o Roger Waters. El consumo con descuento viene por el lado de los clásicos. El “deme dos” seduce y la segunda unidad estuvo orientada hacia el jazz, el folclore o el tango.

Sin dudas que quedan en el tintero unos cuantos detalles a corregir: sincronización de horarios y la posibilidad de sumar en todos los comercios números en vivo; quizás ofrecer una suerte de mapa con los locales adheridos y ofertas si se quiere un tanto más generosas, verdaderas promociones. Más cuando quedó comprobado -el último jueves- que la gente aún celebra el disco como objeto físico. Y eso, en los días que corren, no es poca cosa.

Flavio Mogetta

Fuente: http://www.elargentino.com/nota-140171-medios-122-Disco-Baby-Disco.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario