jueves, 17 de febrero de 2011

Scioli inaugura una obra alejada de la realidad

Estadio Ciudad de La Plata

El techo del estadio costó US$ 18 millones. Mientras, el gobernador veta leyes sociales muy importantes por falta de fondos. La pobreza crece y esta obra indigna a gran parte de la sociedad

Llegó el día en que los platenses podrán ver el proyecto del estadio Ciudad de La Plata finalizado: hoy a las 21, el gobernador Daniel Scioli, junto a la presidenta Cristina Fernández, inaugurará el techo.

Veinte años demoró en completarse esta mole. Veinte años de oscuros negocios y polémicos acuerdos. Pero el mayor problema es que esta obra podría estar acorde a una Provincia sin pobreza, sin problemas sanitarios y educacionales, sin inseguridad, pero no es ése, justamente, el panorama actual.

Es más, en momentos en que ayer varios funcionarios provinciales recorrían las instalaciones del estadio para pulir los detalles de la gran fiesta (para unos pocos), dos bonaerenses fueron fusilados por las balas de la inseguridad (ver pág. 4) y, por la noche, un tren de la desahuciada empresa Ferrobaires -que depende de la Provincia y está en crisis por la falta de mantenimiento- embistió a otra formación en San Miguel y causó una tragedia con pocos precedentes en las últimas décadas (ver págs. 8 y 9).

Los bonaerenses, y los platenses en particular, no pueden sentir orgullo por semejante obra, cuando a pocas cuadras de allí existe uno de los más de cien asentamientos precarios que tiene la capital de la Provincia. Allí habitan decenas de familias que ni siquiera analizan los supuestos beneficios que esta obra puede traer. Nadie puede pensar en eso cuando no tiene para comer.

Cómo se explica una “inversión” de alrededor de 18 millones de dólares cuando hace poco más de un mes el gobernador vetó una ley sancionada por la Legislatura, con apoyo de su propio bloque, que beneficiaba a 10 mil empleados del Servicio Penitenciario Bonaerense a través de modificaciones del actual escalafón y que apuntaba a mejorar las condiciones laborales de un eslabón fundamental en la seguridad. ¿El argumento? Falta de fondos.

“Para el presupuesto de la Provincia, era un monto insignificante. Pero no es el único tema. El año pasado se presupuestaron 45 millones de pesos para el techo del estadio y 4 millones para jardines de infantes. Eso demuestra cuál es la política de Scioli. Los problemas de la Provincia pasan por otro lado”, denunció el senador del GEN-PS, Luis Malagamba, impulsor de la ley que vetó el mandatario provincial.


Clases bajas, clases medias

Lo mismo sentirán hoy los habitantes de Altos de San Lorenzo, quienes hace 15 años levantaron el barrio ubicado en tierras ocupadas y la Legislatura quiso darle un marco legal a eso y aprobó una ley para expropiar los terrenos y cedérselos. Scioli también lo vetó por falta de fondos. “Nosotros no queríamos que nos regalen la tierra, queríamos pagarla. El gobernador se llena la boca diciendo que quiere que la gente tenga su casa, pero después veta las leyes”, graficó Juan Carlos, uno de los vecinos damnificados.

Tampoco lo disfrutan aquellos que se encontraron el último mes con aumentos que llegaron hasta el 900% en el impuesto Inmobiliario, como le ocurrió a Rudyard Magaldi, un hombre de Banfield que posee tres propiedades y de los 3 mil pesos anuales que pagaba por este impuesto este año la Provincia pretende cobrarle 19 mil.

Las deudas de la administración bonaerense, que no son propiedad exclusiva de la gestión de Scioli, pero que él no se esforzó por saldar, se extienden. Los hospitales están en crisis, la educación pública se convirtió en otra herramienta asistencialista que, sin embargo, abandonó la misión primaria de formar a los más chicos. Y esto ni siquiera mejora la política de asistencialismo: ayer, desesperada, la presidenta de la ONG Ayúdenos a ayudar, Estela Sánchez, se encadenó a la puerta de la Gobernación porque los 32 comedores que nuclea, en los que comen 3 mil chicos, hace un año que no reciben ayuda de Desarrollo Social.

Los ajustes de Scioli van desde sus empleados públicos, pasando por aquellos que tienen extremas necesidades, hasta quienes tienen la suerte de tener tres propiedades. Nadie queda afuera, todos tuvieron que aportar para el monumento a la corrupción.


Presencias en duda y el color político del acto

Más allá de lo escandaloso que resulta el techado del estadio, el acto de hoy también tendrá un fuerte costado político, porque además del gobernador Daniel Scioli y la presidenta Cristina Fernández, se espera la presencia de gobernadores y, por supuesto, los nuevos aliados del mandatario bonaerense: los intendentes del Conurbano.

La lista oficial de los presentes es una incógnita. Así, hoy por la noche se develará el misterio para saber cómo quedó la relación entre los gobernadores y Scioli.

Fuentes de la Gobernación indicaron a Hoy que, en principio, no está previsto que haya un orador central en el acto. Se pasará un video, luego estará el espectáculo de Fuerza Bruta, los mismos que animaron los festejos por el Bicentenario, y no mucho más, porque se suspendieron los recitales.
Sin embargo, parece difícil (por no decir imposible) que Scioli o Cristina no se pierdan la oportunidad de hablar ante todos los presentes.

Además, este encuentro servirá también para que la jefa de Estado y el gobernador tengan un contacto antes de la reunión del PJ bonaerense, que se desarrollará mañana en Sierra de los Padres, donde muchos intendentes tienen previsto fijar una fuerte postura en contra de las colectoras, herramienta que busca impulsar el Gobierno nacional para sumar más votos en las próximas elecciones.


Los primeros contratos resultan sospechosos


El gobernador felicitó ayer a los trabajadores que concluyeron las obras del estadio Ciudad de La Plata y remarcó la “influiencia positiva que va a tener desde el punto de vista económico” la culminación de esta obra. En ese sentido, Scioli puntualizó que sólo para los recitales de U2, la banda traerá 350 containers y 450 personas, lo que, según el mandatario, “pone de relevancia” lo que representará en materia económica el estadio.

Sin embargo, Scioli omitió comentarles a los trabajadores que la Provincia cobró la irrisoria suma de 750 mil dólares y acordó con el Municipio que éste no perciba la tasa de Espectáculo, por la cual le corresponde el 10 % de lo recaudado (cerca de $ 7 millones). Por el contrario, la Provincia se hará cargo de compensar al Municipio. ¿Quién resulta beneficiado? La empresa que trae el espectáculo.


Clientelismo sí, vecinos no


Todos los bonaerenses aportaron para que esta obra pueda concretarse. Muchos se indignaron por el gasto que el gobierno bonaerense efectuó para esta obra. Pero hubo quienes, pese a esto, querían formar parte del acto inaugural que hoy se realizará, pero éstos también chocaron con la realidad: es un acto político, no una celebración.

“Llamé a la Municipalidad y me dijeron que se encargaba Protocolo de la Provincia. Llamé ahí y me dijeron que la lista de invitados la armaba el gobernador”, contó a Hoy un vecino, indignado por la manera en que se manejó esto. “Yo pago mis impuestos para que se haga el techo y no me dejan ir”, bramó.

La otra campana es la del manejo que realizó la Provincia de las “invitaciones”. Hoy, de las oficinas públicas bonaerenses saldrán colectivos que transportarán gente para que funcionen como aplaudidores oficiales. Una buena parte serán representantes de UPCN, el gremio que conduce Carlos Quintana, que desde hace tiempo dejó de defender a los trabajadores estatales para buscar el mayor provecho de sus buenas relaciones con el poder de turno. A ellos se les sumarán distintas agrupaciones políticas que también movilizarán a sus militantes rentados.


Fuerte rechazo de los platenses


“Para mí hay prioridades siempre. Si fuera yo quien decidiera, no haría semejante techo, lo invertiría en otra cosa. Invertiría en viviendas, en escuelas, en perfeccionamientos de oficios para salidas laborares, en salud”.
Cirila Ferrón

“Hace la inversión en un lugar que no se necesita. Por otra parte, se hubiese hecho el estadio como se debe: el estadio se hunde. Hubiese invertido en las villas, semáforos, más control”.
Juan Cruz Borges

“Es un disparate. Esas inversiones se hacen cuando las cosas básicas de la ciudad están cubiertas. Pero a los hospitales públicos tenés que ir a las 5 de la mañana para sacar un turno, hay cucarachas y virus. Tener un estadio me parece ridículo”.
Nora

“Habría que invertir esa cantidad de dinero en otra cosa, en vez del estadio. Invertiría en los comedores que funcionan en los colegios. Es muy injusto que se gasten tantos millones para eso”.
Delia

Fuente: http://www.diariohoy.net/accion-verNota-id-126469-titulo-Scioli_inaugura_una_obra_alejada_de_la_realidad

No hay comentarios.:

Publicar un comentario