domingo, 21 de noviembre de 2010

“Cualquier voluntad de llevarlo al escenario sería como hacer un cover”

Recorridos poéticos en Buenos Aires

20-11-2010 / Desde las 15, se desarrollará la experiencia titulada ¿Acaso hubo búhos acá?

El título permite suponer que la experiencia a desarrollarse hoy en Buenos Aires responde a un relato convenido. Pero al profundizar en los lineamientos de la experiencia, la único fijado de ante mano es que se trata de una caminata de 70 minutos por un espacio urbano en busca de elaborar una lectura poética del mismo.

En la tercera edición realizada en la Argentina, los músicos platenses José De Diego y Cristian Carrecedo convocados por el creador de las Soundwalks, Todd Shalom oficiarán de guías del grupo convocado. El primero de ellos partirá de la Av. Ing Huergo y Av. San Juan (a las 15) y la segunda transitará la Reserva Ecológica por Rosario Vera Peñaloza (a las 18).

Las Soundwalks, como se denominan originalmente son desarrolladas por la compañía Elastic City en New York dirigidas por Todd Shalom. El énfasis está puesto en la exploración de los sentidos y por ende, la percepción de los espacios. La idea no sólo es transitar por la calle sino reconocer las posibilidades de los mismos para generar un sonido que alimente la experiencia. En este caso De Diego, Carracedo y Shalom proponen la unión de dos polos a simple vista opuestos pero que en la ciudad se yuxtaponen constantemente: la naturaleza y lo urbano. Para lo cual los artistas proponen agudizar la audición y permitir que un lugar incluya al otro.

Según De Diego, “Todd a medida que avanza va brindando herramientas o consignas para desarrollar la percepción. Él busca deshacer la barrera en los cuerpos de las personas. La gente tiene un montón de prejuicios para hablar y en el estar socialmente que en los Soundwalks, Todd desestima. Él pierde la noción de esas reglas de la sociedad, no le importa si te puede dar vergüenza gritar en la calle, por ejemplo. Esa naturalidad con la que el se vincula con el espacio y los otros es la mejor forma de incentivar a probar con libertad”.

Este tipo de manifestaciones generan en el entorno una tensión con las personas sorprendidas en el tránsito cotidiano por el grupo. Aunque De Diego aclara ante posibles confusiones que las soundwalks “no tienen que pensarse como un espectáculo, no están bajo esa lógica, como si fuera una obra de danza. No está ideado para ser exhibido sino que es una técnica o un entrenamiento. Lo que sucede es que es al hacerlo la persona adopta un movimiento particular que se vuelve interesante. Los recorridos algunas veces se transforma en una experiencia performáticas por la intensidad de la búsqueda. El hecho de caminar con los ojos cerrados por la ciudad lo convierte a uno en una especie de experimentador del movimiento y este aventurarse a lo desconocido se imprime en el cuerpo. Si uno se topa con ese grupo seguramente le llame la atención por la cantidad de gente haciendo cosas raras. Desde afuera, uno puede observarlo pero no es buscado”.

Más allá de la intervención de este grupo en el espacio público, la experiencia propone que el resultado es íntimo propio del participante. Según José: “hay una tendencia de querer asimilar estas experiencias a un formato prefijado o a suponer que son la previa para sacar un material para una obra. Pero la actividad se legitima en sí misma. Cualquier voluntad de llevar eso a un escenario sería como hacer un cover de la caminata”.

Cada uno de los encuentros por su carácter sólo perdura en el relato que los participantes aunque el trafondo justamente reside en lo que no se puede poner en palabras propio de esta especie de ritual urbano.

Foto: Una de las caminatas realizadas en la ciudad de La Plata el año pasado

Fuente:http://www.elargentino.com/nota-115251-medios-122-Cualquier-voluntad-de-llevarlo-al-escenario-seria-como-hacer-un-cover-.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario