sábado, 23 de octubre de 2010

Una historia de amor adúltero, en una producción internacional

Louis Désiré, responsable de la puesta en escena, la escenografía y el vestuario de Francesca da Rimini

OPERA EN LA PLATA

Con una puesta conjunta del Teatro Argentino y la Opera de Monte-Carlo, "Francesca da Rimini" subirá a escena mañana en nuestra ciudad

Mañana a las 17, subirá a escena en el Teatro Argentino la ópera "Francesca da Rimini", con música de Riccardo Zandonai y libreto de Tito Ricordi.

La ópera, estrenada en febrero de 1914, está inspirada en el canto V de "La Divina Comedia" de Dante, en el que se narra la historia de los amantes adúlteros Paolo Malatesta y Francesca da Rimini, descubiertos y asesinados por el hermano del primero y esposo de la segunda.

En esta versión, la dirección musical estará a cargo de Carlos Vieu, y la puesta en escena, la escenografía y el vestuario del francés Louis Désiré.

Sobre su enfoque de la puesta, Désiré asegura: "es una música rara para la ópera italiana, muy influenciada por Strauss, con un sonido muy cercano a nuestra época en ciertos aspectos. Algo particular es también que yo nunca había visto a esta ópera puesta sobre un escenario. La conocía musical y vocalmente, pero no la había visto en escena. Entonces, cuando surgió la propuesta concreta para hacer la obra, de inmediato surgieron imágenes que para mí eran imprescindibles, elementos simbólicos que he llevado al escenario".
LO SIMBOLICO

El director, escenógrafo y vestuarista asegura que ante un texto y una historia tan realista, su propuesta fue lo simbólico. "Cuando pensaba en Francesca tenía en mente a la soprano Nicola Beller Carbone para el rol y nunca vi a la protagonista como una víctima sino como una heroína. Ella es consciente de todo lo que le va a pasar e igualmente se entrega a su destino".

Desde esta perspectiva, el director ideó una mano de grandes proporciones que, a lo largo de la ópera, toma nuevos significados. "Surgió en mi mente el elemento de la mano: la mano que la entrega a Francesca en matrimonio, una mano que luego la protege en momentos de turbulencia, y una mano que la entregará finalmente en el momento de la muerte".

Con respecto al tiempo en que se sitúa la historia, Désiré aseguró que "está situada en una época antigua, que claramente no es la nuestra aunque tampoco la de Francesca. Estamos proponiendo una época en la que lo que se dice tiene un sentido, porque hay ciertos códigos de Francesca da Rimini que en la actualidad no representan nada: los juramentos, el concepto del adulterio de entonces, son cosas que han perdido el sentido que tenían en aquel momento. Hay obras que permiten situarlas en nuestra época y lo hago con mucho gusto si se puede, pero Francesca no es el caso".
EN DOS TEATROS

La puesta es una coproducción con la Opera de Monte-Carlo, donde se verá en 2011, que contará con las actuaciones de la soprano Nicola Beller Carbone y el tenor Enrique Ferrer, en los roles principales.

"Las coproducciones son algo muy común en Europa, donde los teatros dividen los gastos de una puesta y ambos se benefician. En el caso de países como Argentina, el beneficio es doble porque no sólo comparte los gastos sino que además se aprovechan muchas veces los mejores presupuestos de sus socios europeos, que a su vez se beneficia con los menores costos de producción y la excelente calidad de los talleres de producción de este teatro", asegura Désiré.

Tras el estreno de mañana, habrá nuevas funciones el jueves 28 de octubre, a las 20.30, y el domingo 31, a las 17.

Fuente: http://www.eldia.com.ar/edis/20101023/espectaculos44.htm

No hay comentarios.:

Publicar un comentario