domingo, 24 de octubre de 2010

El viaje de un hombre de teatro con próximo destino, Don Juan de Molière

Carlos Moreno

Aquí La Plata entrevistó al reconocido actor y director Carlos Moreno que actualmente se encuentra dirigiendo una nueva producción en la Comedia de la Provincia. El pasado lunes 30 de agosto recibió la distinción de “Ciudadano Destacado de la ciudad de La Plata”.

Nació en La Plata, en 4 y 42. De chico le encantaba dibujar en el pizarrón a San Martín a caballo con tizas de colores. De allí sus inicios en la pintura: estudió dibujo en Bellas Artes y se deleitaba haciendo humor gráfico. También le gustaba la música; tuvo su paso por el Coro Universitario de La Plata, y varios años después formó su propio cuarteo vocal. Es hijo de andaluces. Sus abuelos maternos vivían en España, donde tenían un Teatro en Málaga. En una de las giras de la compañía nació su madre, y quizá podamos encontrar allí parte del origen de Carlos Moreno, quien a muy temprana edad dio también sus primeras palabras sobre el escenario: “Abuelo, abuelo, ¿Qué es la patria?”.

Carlos Moreno nos habla de ese niño que buscando su destino quería hacer y ser muchas cosas; y rememora: Esos relatos de familia se ve que me quedaron en alguna parte del alma. Pero no sabía bien qué quería ser: me gustaba la pintura, el dibujo, la música. Hasta que un día, pasando por Plaza Italia veo un aviso del Teatro la Lechuza que estaba en 7 y 45. Entonces fui y me anoté. Y empecé a tomar clases con Lisandro Selva que fue un muy buen director que hubo acá en La Plata. Al mes de estar ahí debuté en una obra.

El actor nos cuenta que a partir de allí comenzó una larga serie de espectáculos teatrales, que acompañaba el intenso ritmo cultural que había en La Plata a fines de los años `50. Desde ese lugar, con un par de compañeros y de la mano de Alberto Tegui -el por entonces Jefe Técnico del viejo Teatro Argentino- crearon “El teatro de los duendes”, en la Asociación Mutual La Protectora. Al poco tiempo es convocado por la Comedia de la Provincia para participar de la programación de sus obras.

La verdad que siempre tuve suerte porque me daban personajes importantes. Pero lo que no había era formación. Y yo lo que quería era formarme. Hacíamos mucho teatro, en el Coliseo, en El Argentino viejo, en La Comedia, hacíamos temporada en Mar del Plata, en Necochea. Pero yo tenía la inquietud de seguir desarrollándome. Entonces iba mucho a Buenos Aires, con Lito y con Luppi, y vimos ahí el nacimiento de un tipo de trabajo que era con Carlos Gandolfo, Augusto Fernández, Agustín Alezzo y Hedy Crilla. Yo estaba iluminado con eso porque hacían un tipo de teatro distinto.

Luego de un viaje por Europa y ya devuelta en nuestro país, es convocado por Augusto Fernández para hacer el protagónico de “Fin de Diciembre” de Ricardo Halac, obteniendo un premio al “Mejor Actor” en el año 1965. Fue su debut en Buenos Aires.

De allí en más Carlos Moreno comenzaría una extensísima trayectoria en teatro, cine y televisión que continúa hasta hoy. Su relato no hace más que devolvernos un sinfín de imágenes que se suceden a un ritmo vertiginoso: por un lado nos encontramos con el Café Teatro Estudio de Buenos Aires, el primer Café Concert que corría por entonces; de allí nos trasladamos al “Peer Gynt” de Ibsen y una gira por Europa durante tres meses; también tenemos las Olimpíadas Culturales de Munich, y hasta 4000 espectadores en un Anfiteatro griego. Ya de vuelta en Argentina nos encontramos con “Cuatro hombres para Eva”, exitosa tira televisiva argentina de la década del ´60, para la cual lo convocan y escriben un personaje. No escapan del itinerario la docencia en el Conservatorio Nacional de Arte Escénico. Tenemos también la imagen de un actor que en la década del ´80 comienza a dirigir, y el espectáculo “Taxi” bajo su tutela no cesa de hacerse presente. Luego nuevamente los viajes, esta vez a Berlín con presentaciones de “Fausto” de Goethe, en una versión de Augusto Fernández. Y un anecdotario de lujo: conversaciones con Olinda Bozán, famosa actriz argentina de comedias que fue la esposa de Pablo Podestá, uno de los fundadores del Teatro Criollo Argentino. También encontramos escenarios compartidos con Tita Merello, y tantos otros “monstruos sin escuela”, como Moreno gusta en llamarlos. No puede faltar la visita de Robert de Niro y Christopher Walken a su casa. Y así, las imágenes, los escenarios, los lugares y los nombres parecen no acabar en la medida que se cuelan en el relato de un hombre de teatro.

Nos comentaste tu marcado interés por seguir desarrollándote y del grupo de investigación de lenguajes teatrales que conformaron con ese propósito. ¿Cómo definirías tu modo de concebir la actuación a partir de esa experiencia?

Para mí el teatro es una revelación

- En principio yo soy un hombre de teatro, desde mi despertar, para mí es un lugar de reflexión y de conocimiento. Todo lo que aprendí fue a partir del teatro. El teatro te conecta con escritores, te conecta con la pintura, la música. Puedo hacer muchas cosas porque de hecho las hice, pero para mí el teatro es una revelación. Es algo donde uno se investiga a sí mismo. Yo creo que para ser actor hay que tener algo que decir. Y algo que decir tiene que ver con tu propia historia, con tus propios conocimientos, con tu propia experiencia de vida. Cuando a vos te interesa un actor que ves, ¿Qué es lo que te interesa? Es una vida, es una personalidad. Hay gente en la calle que no son actores pero que parecen actores. Porque tienen todo un mundo y una expresividad. Si indagas en esa gente que realmente te atrae en la vida real es porque detrás hay toda una historia interesante para decir. Entonces me parece que el teatro me revela eso todos los días. Yo siento que uno está conformado por estas pequeñas cosas: un actor que viste, una música que escuchaste. De chico tenía un Maestro en el teatro La Lechuza que se llamaba Canedo que fue el que me introdujo en la música clásica. Me hacía escuchar las diferencias entre un Director de Orquesta y otro. Eso forma parte de mi aprendizaje en muchos sentidos. Es toda una larga vida conectada al teatro, a la música y a la pintura.

En la actualidad Moreno se encuentra dirigiendo una versión del clásico molieresco “Don Juan” en la Comedia de la Provincia de Buenos Aires. Nos cuenta que “es un proyecto que quería hacer con muchas ganas. Y lo quería hacer acá, con actores de La Plata”. Si bien ya había participado en el dictado de cursos y seminarios en nuestra ciudad, además de haber traído espectáculos dirigidos por él; es la primera vez que Carlos Moreno viene a dirigir a La Plata. Y reflexiona sobre esto: ¿Cómo puede ser que no esté haciendo algo en la Comedia?

Me dije ¿Cómo puede ser que no esté haciendo algo en la Comedia? Porque es mi lugar en el mundo. He viajado por todo el mundo, vivo en Buenos Aires, pero mi lugar es La Plata, porque es mi origen.

-¿Cómo encaraste el proyecto de Don Juan?

Molière me gusta mucho. Yo hice la versión de Don Juan del 1600 como actor en el Teatro San Martín. Pero creo que hay que acercar la gente a los clásicos de otra manera. Por eso se me ocurrió, junto con Gonzalo de María, ponerla en una época teatral, porque tiene distancia que es en los años 50, pero sacarle toda la retórica de un tipo de lenguaje que ya no se usa más. No me gusta el teatro de museo, me gusta el teatro más vivo. Presenté dos o tres proyectos pero yo quería hacer el Don Juan. Inclusive como prueba, a ver si funciona, si no funciona, ver qué pasa, eso es un misterio.

Fin del viaje. Comenzamos en la esquina de 4 y 42 donde buceamos por un niño que encuentra en las tizas un indicio artístico. Un cartel en una plaza que lo lleva a su primer Taller de Teatro y el preludio de su destino. El inicio de un viaje del cual intentamos compartir en esta nota algunos de sus detalles. Maestros, amigos, lugares, ideas y nuevos proyectos. Nos encontramos hacia el final con su próximo destino y un misterio a develar: Don Juan, en la Sala Discépolo de calle 12 entre 62 y 63.

Ficha Técnica de la obra

Don Juan versión homónima de Molière de Gonzalo Demaría y Carlos Moreno. Buenos Aires 1953.

Puesta en escena y dirección general: Carlos Moreno
Escenografía: Daniel Feijóo
Diseñador de vestuario: Horace Lannes
Diseño y realización de proyecciones audiovisuales: Federico Bongiorno
Diseño de Iluminación: Federico Genovés - Cristian Pezzotti
Diseño de Sonido: Mauro Grisenti - Miguel Reyna
Diseño gráfico: Pirrone - Baldoni
Asistente de escenografía: Claudio Boccia
Asistente de vestuario: María Victoria Weber y Cecilia Guerriero
Asistente de dirección: Nicolás Prado y César Barella

Actores:
Daniel Campomenosi: Don Juan Tenorio
Fabio Prado González: Sganarelli
Florencia Zubieta: Doña Elvira
Gustavo Portela: Don Carlos
Federico Aimetta: Don Alfonso
Emilio Rupérez: Don Luis Tenorio
Cabe Mallo: Don Domingo
Carolina Painceira: Carla
Diego Aroza: Pedro y Mendigo
Javier Guereña: El General

Figurantes:
Martha González
Surai Bellusci
María Magdalena Salotti Giacosa
Jorge Pinarell

Acto Homenaje a Carlos Moreno

El pasado lunes 30 de agosto se llevó a cabo en el Salón Dorado del Palacio Municipal un acto homenaje al actor, director y docente teatral Carlos Moreno, organizado conjuntamente por la Municipalidad de La Plata, Accesa XXI Sociedad para el Desarrollo y Cooperación de los Andaluces en el Mundo y la Cátedra Libre de Cultura Andaluza de la UNLP.

El evento -catalogado por el Intendente de nuestra ciudad Pablo Bruera como el “primer acto globalizado” en alusión a una de las plaquetas recibidas por Carlos Moreno que viajó desde el Ayuntamiento de Algodonales hasta nuestra ciudad- se desarrolló en dos partes, donde cada una de las entidades participantes homenajeó al protagonista.

Durante la primera parte se procedió a un homenaje en reconocimiento a su descendencia andaluza, en tanto que Pilar, la madre de Carlos Moreno, emigró desde aquélla región española hacia nuestro país en los albores del siglo. Con este propósito, se emitió un video donde el Alcalde de Algodonales, Ángel Acuña, saludó al reconocido actor enviándole una plaqueta de reconocimiento. Recibió además una medalla de honor por parte de la Federación Andaluza de nuestra localidad. La segunda parte del acto consistió en Declarar Ciudadano Destacado de la Ciudad de La Plata a Carlos Moreno, mención que el propio Presidente del Consejo Deliberante, Jorge Pacharotti, profirió haciendo entrega de la Plaqueta Testimonial con el título Honorífico.

Por su parte, Moreno agradeció cada una de las insignias entregadas, señalando que sentía el reconocimiento del Ayuntamiento de Algodonales como un homenaje a su madre y a su padre. También habló de su utopía: que la ciudad de La Plata cuente con un grupo actoral formado desde una ideología y una estética propia y emblemática que pueda recorrer no sólo la provincia, sino también el país.

El cierre del acto se transformó en un living informal ocupado por el propio Carlos Moreno, Lito Cruz y Federico Luppi, amigos del homenajeado, Adriana Aizemberg esposa del actor, y Siro Collí, Director Artístico de la Comedia de la Provincia de Buenos Aires. Anécdotas, recuerdo y unas cálidas palabras de Federico Luppi sensibilizaron al auditorio completo.

El Salón Dorado contó con la asistencia de un centenar de personas, entre colegas, amigos, representantes de las diversas entidades organizadoras del acto, y la familia de Moreno: sus hijos, Pablo y Rodrigo Moreno, y su nieto, quien robaba las sonrisas del abuelo desde el escenario. Acompaño la ceremonia, en un rincón, el cuarteto de cuerdas “Orfeo” interpretado una selección de temas de la operística italiana y de música étnica y popular.

Fuente: http://www.aquilaplata.com.ar/destacados/cm.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario