lunes, 30 de agosto de 2010

Un gran salto

Rafael Spregelburd, reconocido actor, dramaturgo y director de teatro, sostuvo que "el cine es como una vacación para mí. Es de un enorme disfrute, porque cuando teatro actúo, dirijo, produzco…

En cine puedo probar cosas como actor, además de que tardo tres años en ensayar una obra mía. Filmamos El hombre de al lado de una forma cronológica, algo bastante inusual en el cine. Fue de gran ayuda, no tener que fragmentar, del mismo modo que hacemos en teatro”.

Por último, el actor sostuvo: “Voy a agregar un dato inquietante respecto de Le Corbusier. Leí el guión, me fascinó, pero no tenía ninguna relación con la arquitectura. No sé ni dónde colgar los cuadros en mi casa. Durante la película, vivir en esa casa, estar en esa casa, fue una experiencia vital que es como un lujo. Vivimos en una obra de arte. Por supuesto, nos dábamos la cabeza contra las columnas… Es incómoda la casa. Mientras ocurrían las escenas, la dirección de arte -que fue muy cuidadosa- había llenado de libros y yo revisaba apuntes, los libros de Le Corbusier. Comencé a estudiar algunos aspectos de su vida. Es complicada. Abrazó el fascismo en los últimos años. Es un artista de una singularidad aplastante y eso ha quedado en un segundo plano. Pero esa idea de orden, de estructura, de organicidad, parece que lo condujo a una especie de locura que se manifiesta en toda la película. A todos nos gusta el orden y este es el problema de mi personaje”.

Duprat explicó también cómo es trabajar con Marino Cohn: “Dirigir de a dos es un modo, no es mejor ni peor. Te obliga a discutir todos los pasos, y en ese aspecto es muy bueno”.

El filme, cuyos derechos televisivos adquirió la señal HBO, fue premiado en los festivales de Mar del Plata, Sundance, Toulouse y Lleida, entre otros, se estrenará simultáneamente en Buenos Aires, Rosario, La Plata y Córdoba el jueves 2 de septiembre.

Fuente: En cine puedo probar cosas como actor, además de que tardo tres años en ensayar una obra mía. Filmamos El hombre de al lado de una forma cronológica, algo bastante inusual en el cine. Fue de gran ayuda, no tener que fragmentar, del mismo modo que hacemos en teatro”.

Por último, el actor sostuvo: “Voy a agregar un dato inquietante respecto de Le Corbusier. Leí el guión, me fascinó, pero no tenía ninguna relación con la arquitectura. No sé ni dónde colgar los cuadros en mi casa. Durante la película, vivir en esa casa, estar en esa casa, fue una experiencia vital que es como un lujo. Vivimos en una obra de arte. Por supuesto, nos dábamos la cabeza contra las columnas… Es incómoda la casa. Mientras ocurrían las escenas, la dirección de arte -que fue muy cuidadosa- había llenado de libros y yo revisaba apuntes, los libros de Le Corbusier. Comencé a estudiar algunos aspectos de su vida. Es complicada. Abrazó el fascismo en los últimos años. Es un artista de una singularidad aplastante y eso ha quedado en un segundo plano. Pero esa idea de orden, de estructura, de organicidad, parece que lo condujo a una especie de locura que se manifiesta en toda la película. A todos nos gusta el orden y este es el problema de mi personaje”.

Duprat explicó también cómo es trabajar con Marino Cohn: “Dirigir de a dos es un modo, no es mejor ni peor. Te obliga a discutir todos los pasos, y en ese aspecto es muy bueno”.

El filme, cuyos derechos televisivos adquirió la señal HBO, fue premiado en los festivales de Mar del Plata, Sundance, Toulouse y Lleida, entre otros, se estrenará simultáneamente en Buenos Aires, Rosario, La Plata y Córdoba el jueves 2 de septiembre.

Fuente: http://www.diariohoy.net/accion-verNota-id-100956-titulo-Un_gran_salto

No hay comentarios.:

Publicar un comentario