jueves, 18 de marzo de 2010

El teatro independiente busca un nuevo espacio en la ciudad

18-03-2010 / Desde el domingo, el Coliseo Podestá albergará otras propuestas.

El Teatro Municipal Coliseo Podestá abrió sus puertas durante el transcurso del 2009 para que los grupos de teatro independiente tengan su espacio en ese mismo escenario. Los árboles mueren de pie, de Alejandro Casona, estaba pautada en un primer momento para fines del año pasado, pero una reprogramación de fechas lo trasladó al próximo domingo. De esta manera, el elenco de Diagonales producciones llegará al escenario de 10 entre 46 y 47, ese mismo día, a las 20.30.

La trama muestra a un anciano, un nieto que se convierte en un delincuente estafador viviendo en Canadá y una abuela que vive una realidad dibujada por las sutiles palabras de su marido quien constantemente le envía cartas sobre una verdad inexistente. Hasta que la supuesta muerte del joven, lo llevará a inventar una nueva historia que se verá tambalear cuando la realidad les juegue una mala pasada.

Con la adaptación de Gastón Beltramini, la dirección y puesta en escena de Martín Ordoqui, el elenco se completa con Carmen Baistrocchi, Paula Lopes, Gladys Cadelli, Antonio Sureda, Liz Martín y Nicolás Moll.

Gastón Beltramini, también protagonista de esta puesta habló con Diagonales sobre las expectativas de llegar al Coliseo platense.

–¿Qué significa subirse a este escenario?

–Es como una mezcla de sensaciones encontradas. Hay miedo, alegría, querés que ya sea el día de la obra y a la vez que no pase más para disfrutarlo mucho. Es muy importante para un actor poder pararse alguna vez en este escenario. Esa sensación de entrar a la sala es imponente, tiene algo mágico. Más cuando uno conoce la cantidad y magnitud de los actores que pasaron por acá, los grupos, todo. A eso le sumamos que nosotros tenemos como madrina de la obra a China Zorrilla y saber que ella estuvo acá, es importante para nosotros.

–¿Cómo nació el madrinazgo de China en la obra?

–Vino una de las actrices a traerle un volante cuando ella hizo El diario de Adán y Eva; yo atrás le dejé una nota diciéndole que la invitábamos, le dejé mi celular y al otro día me llamó. La fuimos a buscar a la casa, compartimos una tarde con ella, estuvo tomando el té en la casa de una de las actrices, después la trajimos al teatro e hicimos la función para ella y nuestras familias, una función cerrada y la llevamos a la casa como a las tres de la mañana. Ahora estamos tratando de ver si puede venir para la función del domingo, pero no sabemos porque se fue a Uruguay el fin de semana pasado por su cumpleaños y no se sabe si vuelve para este domingo.

–¿Diagonales producciones era un grupo ya armado?

–No, se conformó en el 2008 exclusivamente para esta obra, para llevar Los árboles mueren de pie a los teatros de La Plata. En el 2008, estuvimos en el Teatrino, cerramos en el Teatro Municipal de Olavarría y el mismo año recorrimos diez escuelas de La Plata convocados por las profesoras de las escuelas que nos fueron a ver al Teatrino.

–¿Por qué eligió esta obra de Alejandro Casona?

–En realidad es un sueño personal mío cuando la fui a ver hace veinte años atrás. Me gustó la obra y dije que algún día la iba a hacer. Cuando lo pude concretar y pude reunir a todo el elenco, lo hice finalmente.

–¿Convocó usted a todo el elenco?

–Sí, sí, lo conformé yo, y también llamé al director. En realidad, toda la puesta se armó con un grupo de amigos, salvo el personaje de Isabel que es el protagónico de la obra y se hizo un casting para cubrirlo. Después éramos todos un grupo de conocidos.

–¿Cómo es trabajar entre amigos?


–Fueron reuniones de amigos donde ensayábamos teatro. Fueron encuentros donde nos podíamos decir cualquier cosa sin temor a que el otro se ofendiera. Era terminar la función y salir a comer y a festejar porque no podíamos creer las repercusiones que tuvimos.

–¿Todos formaron anteriormente parte del teatro?

–Todos son actores y actrices, menos el que hace el personaje del abuelo que tiene ochenta y dos años y fue toda su vida marino. Se jubiló y subió al escenario por primera vez con nosotros.

–¿Cómo fue el trabajo de este personaje?

Martín Ordoqui: –No fue muy difícil porque nos apoyamos mucho en la manera de ser de "el viejo", como le decimos cariñosamente. A él le gusta mucho, está muy entusiasmado con esto. Yo lo veo como un chico con una experiencia nueva con todo esto. Es el que más ganas y más entusiasmo tiene, es el primero que llega al ensayo y el primero que se va, el que se sabe toda la letra, y con ochenta y dos años que no es pavada. Una de las ventajas que tuvimos fue esa, ya que no tenía mucho conocimiento de lo que es el teatro nos abocamos más a la manera de ser de él, a esas ganas que tenía de hacerlo. Constantemente preguntaba si estaba bien queriendo mejorar siempre. Laburar con él fue maravilloso.

–¿Cuál es el próximo proyecto?


Besos en la frente, la que protagonizó China Zorrilla con Leonardo Sbaraglia en cine, pero hicimos una adaptación para teatro. Todavía no hay fecha programada.

Fuente: http://www.elargentino.com/Content.aspx?Id=82394

No hay comentarios.:

Publicar un comentario