lunes, 14 de diciembre de 2009

Los alumnos de Carito Echegaray muestran lo aprendido en el 2009

Puro flamenco

14-12-2009 / El espectáculo será el cierre del año para la Escuela de danza

La despedida del año 2009 de la Escuela de danza de Carolina "Carito" Echegaray (que funciona en calle 21 entre 70 y 71) se realizará con una Muestra Flamenca de los alumnos, quienes exhibirán todo lo aprendido arriba del escenario de El Teatro Café Concert (43 entre 7 y 8).

La profesora y bailaora platense le contó a Diagonales que mañana a partir de las 21, los seis grupos de su Escuela harán un "espectáculo muy ágil donde cada grupo hará dos coreografías, donde estarán muy cuidadas las entradas, las salidas, las posiciones, porque el espectáculo es un todo".

En la muestra de fin de año se verá la dinámica de las clases: "nosotros trabajamos con guitarra y cante, además de la técnica, con una estructura para el baile en vivo. Lo que enseño es eso, no se monta el espectáculo ni las clases sobre un cd, trabajamos con los músicos en vivo", explicó Echegaray. Por eso mañana a la noche, los alumnos estarán acompañados por Manuel Santiago en cante, "que es uno de los gitanos con el que trabajo siempre", Martín Tovar, "el guitarrista que está todo el año en las clases", también se presentarán Guillo Cordo en percusión y la invitada Lobi Aramburu (cante).

–¿Qué se verá exactamente en esta muestra?

–En la muestra se ven los diferentes niveles y los avances del proceso de aprendizaje en mis alumnos. Yo eso lo veo año a año, para mí cada vez son cosas más complejas las que ellos trabajan y es bueno el crecimiento como grupo y personal de cada uno, por eso hacemos hincapié en trabajar todo el año con guitarra, armar las coreos conjuntamente con el guitarrista para que se produzca una cosa fuerte.

Además de su carrera como docente, Carito tuvo un año personal "movido": arrancó en enero con un viaje a España, la llamó Rafael Amargo para formar parte de su compañía, "por supuesto" aceptó y en marzo participó del espectáculo Dardos al Corazón, que se presentó todos los martes del mes en La Trastienda. Participó en Mayo flamenco, que se celebró en Mendoza y dio cursos en esa provincia y en San Juan. Ideó El Tablao, que se presentó una vez por mes en Ciudad Vieja.

–¿Cómo hizo para combinar y poder llevar adelante la docencia y su carrera?

–Porque me gustan las dos cosas. En este momento también estoy bailando a full, pero la docencia me gustó siempre. Yo exijo mucho en las clases, trato de exigirlos al máximo, quiero que se entreguen, porque son clases intensas y te tenés que enganchar, porque el flamenco no se puede hacer light o a la mitad, porque todo el tiempo va cambiando y busco seguir creciendo yo y que crezcan mis alumnos.

–¿Y cómo tiene que hacerse el flamenco?

–Es un baile intenso y complejo, hay que tener compromiso. No podés faltar a las clases como si faltaras al gimnasio. El flamenco va cambiando todo el tiempo, tenés que estar buscándote. En las clases yo trabajo el registro corporal, para que el paso no sea un paso en sí, que se tenga un registro del brazo, del codo, de la muñeca. Y eso lleva tiempo y más que todo constancia. Del flamenco te enamorás y también está la parte de la disciplina, no quiero que suene estricto, pero es algo que lo tenemos lejos, no estamos en un contexto de familia como en España que ves flamenco todo el tiempo, por eso hago los cursos, para mejorar yo y para darle lo mejor a mis alumnos. Para redondear, el miércoles vamos a mostrar todo el trabajo de la Escuela y todo esto que digo se va a ver reflejado en el escenario.

–¿Y a usted que la enamoró del flamenco?

–Empecé de adolescente y me enamoré de la parte expresiva, de canalizar el momento crítico. Siempre estudié y sin darme cuenta el flamenco ya era parte de mi vida. Ahora no me imagino haciendo otra cosa que no sea flamenco.

Fuente: http://www.elargentino.com/Content.aspx?Id=69648

No hay comentarios.:

Publicar un comentario