lunes, 9 de noviembre de 2009

Nabucco en el Teatro Argentino de La Plata

Con una puesta tradicional, conforme a las necesidades de la obra, el Teatro Argentino de La Plata presentó el viernes 6 del presente mes “Nabucco”, ópera de Giuseppe Verdi. El barítono mexicano Jorge Lagunes se destacó dentro de un elenco internacional que incluía a la experimentada soprano neoyorquina Susan Neves y al barítono cubano-chileno Homero Pérez-Miranda. La orquesta fue ejecutada de manera correcta por Alejo Pérez.

Por Alejandro César Villarreal. El barítono mexicano Jorge Lagunes en el papel del rey Nabucco expuso muy buena técnica y caudal de voz, sobre todo en el segundo acto. Tras una entrada indigna del Nabucco conquistador y fuerte del primer acto, su voz fue creciendo a medida que transcurrían las escenas. Lagunes brilló en el dúo con Abigail, que a su vez significó el punto más alto de la interpretación de la soprano Susan Neves. En la obra encontramos alternativamente a tres Nabucco: el poderoso del comienzo, el que castigado por Dios encuentra la locura en el final del primer acto y comienzo del segundo y el que de nuevo en sí, se vuelve justo al final de la ópera. Es en estos dos últimos estados del rey babilonio donde Lagunes se hizo fuerte, compuso un Nabucco creíble, sin fisuras y con gran presencia vocal y escénica. Brillante Lagunes.

Por su parte Susan Neves, la soprano neoyorquina experta en Verdi, llevó adelante el papel de la supuesta hija de Nabucco. Neves creó una Abigail poderosa en escena, segura en el personaje pero con altibajos en la interpretación vocal. Tuvo problemas en el final del aria “Ben io t’invenni” y no fue homogénea en distintos pasajes de su rol. Sabido es que estamos frente a uno de los papeles más complicados para soprano de Verdi pero también entendemos que Neves interpretó este rol en más de 200 ocasiones y en distintos escenarios del Mundo. Su interpretación vocal, al igual que la de Lagunes, creció en el segundo acto con un registro afianzado y potente.

El tercer papel solista importante en Nabucco es el de Zacarías, sacerdote de los hebreos, interpretado por el barítono cubano-chileno Homero Pérez-Miranda que compuso un personaje por demás modesto. La fuerza natural del personaje, que es la voz de Dios en la obra, no se correspondió con la creación de Pérez-Miranda que con altibajos alternaba entre una voz potente y frágil por momentos, sobre todo en los vibratos. La mezzosoprano Cecilia Díaz interpretó a Fenena, hija de Nabucco, de manera correcta al igual que el tenor Enrique Folger lo hizo en el papel de Ismael.

Pero claro, Nabucco es principalmente una ópera coral, de hecho el momento más importante de la obra es el “Va pensiero”. El Coro Estable de Teatro Argentino supo destacarse con homogeneidad desde el comienzo hasta el fin de Nabucco. La interpretación del famoso ruego de libertad que canta el pueblo hebreo a orillas del Éufrates fue más intimista que lamentoso y sentimental, la pieza fundamental de Nabucco no tuvo la presencia vocal adecuada en el principio, pero fue correcta a postre y por supuesto se llevó la mayor ovación del público presente.

Gran labor de Alejo Pérez al frente de la Orquesta Estable del Teatro Argentino, que más allá de pequeños errores sonó muy bien y equilibrada. Pérez fue un líder perfecto que manejó los tiempos y supo entregarnos un producto correcto en la conjunción que emana desde el foro y desde el escenario.

Con respecto a la puesta en escena, Marga Niec llevó adelante la reposición de María Concepción Perre y nos entregó escenas dignas de fotografía, cuidando los detalles en cada uno de los cuadros de la ópera. Tradicional puesta para una obra que lo exige por su naturaleza bíblica. La escenografía e iluminación le correspondió a Enrique Bordolini y el vestuario a Imme Móller.

En general, Nabucco de Giuseppe Verdi en el Teatro Argentino de La Plata, dejó un saldo positivo. Un digno cierre de la actual temporada lírica que seguirá presentándose los días 15 y 22 de noviembre, este último con un elenco de solistas alternativo.

Vale aclarar que si bien Nabucco es una ópera compuesta en cuatro actos, el Teatro Argentino en una decisión acertada que hace a la agilidad de la puesta, la aggiornó a dos actos y siete escenas. Las referencias en tiempos y actos de la obra en esta reseña se ajustan a dicha presentación.

Se acaba la Temporada lírica 2009 del Argentino de La Plata. Atrás quedaron Salomé, Il Trovatore, Lucia di Lammermoor y Nabucco, producciones de muy buen nivel para un Teatro que no es ajeno a los serios problemas de presupuesto y altos costos que tienen que afrontar las representaciones operísticas en el Mundo.

Alejandro César Villarreal
Director de hagaselamusica.com



Fuente: http://hagaselamusica.wordpress.com/2009/11/09/nabucco-en-el-teatro-argentino-de-la-plata/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario