jueves, 22 de octubre de 2009

Un ciclo de teatro leído sobre Anarquismo y mucho más...

En el Centro Cultural Estación Provincial

22-10-2009 / Todos los viernes a partir de las 20, una propuesta diferente

Un encuentro casual entre la dramaturga platense Roxana Aramburú y su par bonaerense Patricia Suárez fue el punto de partida para el Ciclo de teatro leído: Anarquistas la fuerza de la idea, que se desarrolla todos los viernes a partir de las 20, en el Centro Cultural Estación Provincial (71 y 17).

Otra de las patas fundamentales para que esta idea pueda ser llevada a cabo fue el grupo El Faldón, por eso una de sus integrantes, Mariana Gobelian, explicó con más detalles de qué se trata esta movida: “la idea original surgió de un encuentro entre Roxana Aramburú y Patricia Suárez, donde descubrieron que las dos habían escrito material sobre anarquismo en argentina”. La platense se acercó a El Faldón porque sus ganas de hacer un ciclo de teatro leído venían desde hace tiempo, pero sola no podía concretarlo, entonces decidieron reunirse y gestar lo que Gobelian califica como “una idea loca que hoy por hoy tomó una envergadura terrible”.

El paso siguiente fue convocar a seis dramaturgas más para reunir ocho textos sobre anarquismo y las convocadas fueron Laura Coton, Diana Amiama, Roxana Aramburú, Beatriz Pustilnik, Amalia Montaño y Mónica Ogando, que escribieron especialmente para esta ocasión. Al leerlos, los organizadores se dieron cuenta que en la mayoría de las obras se podía hacer una “hilación” con el rol de las mujeres, entonces, en una segunda instancia, llamaron a directoras mujeres como Febe Chaves, Nina Rapp, Adriana Sosa, Diana Amiama y Carolina Donnantuoni, entre otras.

–¿Por qué eligieron el teatro leído?

Mariana Gobelian: –En la ciudad es la primera vez que se trabaja sobre teatro leído, y para nosotros tiene varios encantos: primero, sentimos que es una manera de destacar y resaltar el material literario. Además, al carecer de todo signo teatral (si bien algunas obras son semi-montadas), como puede ser vestuario, escenario, luces, el espectador sale de un lugar pasivo para ocupar un rol totalmente activo, porque con la imaginación completa todo aquello de lo cual carece el estímulo inicial.

Las autoras y directoras comentaban como era esto de escribir sobre un tema pedido. Una de ellas dijo que era una manera de poner a prueba el texto con un público presente, y no demoraría en llevarlo a una puesta convencional, o sea que en el teatro leído también se ahorran pasos, porque se ve la respuesta del público de manera inmediata, se termina de escribir y casi enseguida se pone en acción. De otra manera, hay que esperar los tiempos lógicos de escena y construcción del personaje.

–¿Y por qué el tema anarquismo?

–Coincidíamos con Roxana Aramburú, ya que el proyecto es en co-gestión con ella y el grupo El Faldón, en que ni ellas (las dramaturgas) ni nosotros seamos anarquistas, es una cuestión de interés o afinidad a las ideas que promulga el movimiento anarquista, como los ideales de la autonomía, de la utopía. Porque en una u otra medida, quienes hacemos el grupo El Faldón y el ciclo nos dedicamos al arte y el tema de los ideales libertarios y la autonomía se cruzan muy cerquita de todo esto.

Otro aspecto importante para destacar es que llamar al ciclo como de Teatro leído quedó chico, porque se fueron sumando “eventos satélites” como proyecciones de películas (hoy: el documental Ácratas, de Virginia Martínez), charlas, una muestra histórica acerca de los diferentes soportes utilizados como vía de difusión del pensamiento anarquista, un rincón de lectura a cargo de Bibliotecas Populares (El Faldón, Oesterheld, Bayer) y una muestra fotográfica del grupo Arte al ataque, entro otros.

Según cuenta Mariana Gobelian, el ciclo reúne “el arte, la política y la historia, que se juntaron para poder contar algo” y desde ahí, la idea de todos es “intentar transformar, y quien sea que esté sentado, como sea y por el interés que haya llegado (interés político, teatral o histórico) encuentre fusionadas las otras disciplinas”.

El estreno del ciclo fue el pasado 2 de octubre, y hoy se presentará la obra Almendras amargas, escrita por Beatriz Pustilnik y dirigida por Silvana Pierres. En la pieza, que interpretan Marina Licciardo y Néstor Villoldo, se verán clases enfrentadas, reunidas por la angustia de un país y un mundo regidos por la histeria y la injusticia.

Fuente: http://www.elargentino.com/Content.aspx?Id=62995

No hay comentarios.:

Publicar un comentario