viernes, 30 de octubre de 2009

La mitad del amor

2009-10-30

Así la define su pareja, el músico Andrés Calamaro. Este mes tuvo que abandonar, temporalmente, el bajo perfil que cultiva para presentar la película “Tres deseos". 

Txt. Andra Sitt y Florencia Guerrero

lari, ilari, ilarié, Oh, Oh, Oh! Cantaba allá por 1992 esta rubia a una edad en la que poco pensaba sobre su futuro profesional. Es que a los dulces 13 años de su generación estar entre Las Paquitas de Xuxa, era todo un sueño cumplido.

Luego, en el umbral entre la adolescencia y la juventud, a Julieta Cardinali le llegaría el turno de interpretar papeles en “Verano de 98” o “Montaña Rusa”, y un poco después participaciones como la que la destacó en su papel de Leticia, en la película “Valentín”.

Ya en la edad adulta, la rubia debilidad de Andrés Calamaro reparte sus días entre los cuidados a Charo (la hija de ambos) y sus proyectos profesionales entre los que incluye presentar en sociedad “Tres deseos”, su último film en el que trabajó con Antonio Birabent y Florencia Raggi.

Si tuvieras que pedir tres deseos, ¿cuáles serían?

Salud para mis seres queridos y para mí (realmente sin eso no sirve nada de lo demás), felicidad y trabajar con Tarantino.

“No creo que haya tenido muchos desencuentros o por lo menos ¡no me di cuenta! Me hubiera gustado encontrarme mucho antes con Andrés”.

¿Cómo crees que se pueda comprobar que uno está enamorado?

¡Son muchas cosas! El verdadero amor lleva un poco de tiempo, después de atravesar cosas importantes y seguir bancándose (en el mejor sentido de la palabra), no tener dudas nunca y elegirlo siempre. Creo que tiene que ver con eso y seguramente con muchas cosas más.

¿Y cómo identificar en qué preciso ins-tante el amor se va?

Dudo de que se pueda identificar exacto ese instante. Creo (porque tampoco lo tengo claro) que se va yendo de a poco. En la película está muy bien contado, esa es una de las cosas que me gustó del guión, porque todo es tan natural, tan reconocible para cualquiera que haya pasado por un amor o desamor. El relato tiene mucha sensibilidad, y creo que tiene que ver con eso: seguir con la pareja o no, darse cuenta si uno lo elige o está por inercia después de muchos años.

En relación al amor ¿cómo afecta tu pasado en el presente?

¡No tengo pasado! (Risas). Todo lo vivido sirve como experiencia para bien o para no repetir nunca más ciertos comportamientos. Me gusta más mi presente que mi pasado, siempre.

¿Qué tipo de desencuentros hubo en tu vida?

No creo que haya tenido muchos desencuentros o por lo menos ¡no me di cuenta! Me hubiera gustado encontrarme mucho antes con Andrés.


“En el mundo del espectáculo hay gente que es “intocable” y es un desastre, pero no se las critica. Hay mucha obsecuencia”.

¿Qué creés de la suerte, el destino y la casualidad?

Creo que hay gente que, definitivamente, tuvo más suerte que otras, con sólo salir a dar una vuelta manzana te das cuenta.

¿Sirven las segundas oportunidades?

¡Claro! existen las segundas, las terceras y las cuartas oportunidades (siempre depende), yo creo en probar 500 veces si es necesario.

¿Creés que el film repetirá el éxito del festival de Roma, en Argentina?

¡Ojalá! Las críticas del festival de Roma fueron hermosas y coincido totalmente. Esta es una película de la que estoy muy orgullosa, leí el guión y sabía que tenía que hacerla.

¿Cómo creés que los espectadores argentinos van a recibir la película y el tema central?

¡Espero que les guste tanto como a mi!

¿Qué tipo de protagonismo tiene el amor en los argentinos?

No sé, creo que hay un amor universal, no Argentino. Y al mismo tiempo es muy íntimo y personal.

¿Qué tal fue la relación con Florencia y Antonio en el rodaje?

Fue muy buena. Con Flo-rencia no tenemos ninguna escena juntas, solamente nos cruzamos algunas veces. Antes de filmar, cenábamos todos juntos para unir puntos de vista. Con Antonio, trabajamos y ensayamos mucho y fue espectacular. Los dos estamos muy contentos con el resultado y esperamos ver qué opina el público argentino.

¿Cuáles son las reglas o códigos del mundo del espectáculo que te gustaría romper o cambiar?

¡Varias! Hay gente que es “intocable” y es un desastre, o no hacen todas las cosas bien pero no se las critica. Eso lo cambiaría.

Hay mucha obsecuencia que es innecesaria, me gustaría que haya más respeto.

¿En tu vida, qué lugar le das al amor?

El lugar que merece, el más importante. Creo que todo es mucho mejor cuando uno esta enamorado.

¿Cómo estás viviendo este tiempo en lo personal?

Es un momento gratificante, me gusta, disfruto, elijo mis trabajos y estoy muy bien.

¿Qué sentís cuando leés que Andrés asegura que su “vida íntima es más importante que la música”?

¡Me parece bien que la gente tenga clara sus prioridades!

¿Dejarías que Charo entre en el mundo del espectáculo?

Deseo haga lo que se le antoje ¡que elija lo que quiera!

¿A qué cosas le temés?

Temo como ser humano a la violencia, a los robos y a las enfermedades. Como madre tengo los miedos normales, me gustaría que el mundo que le quede a Charo sea mejor.

Fuente: http://www.revistawatt.com.ar/webs/nota/52

No hay comentarios.:

Publicar un comentario