miércoles, 2 de septiembre de 2009

En el medio las palabras


TEATRO-MUSICAL

Grupo Barataria presentó su última función del mes de agosto de Palabras... (la palabra ausente) de Omar Musa, en el centro cultural el Núcleo. Un relato que indaga en nuestro presente como sociedad fragmentada e individualista desde formas y referencias propias de los años ´50

El discurso es árbitro entre dos partes en conflicto, el hombre y su entorno. Entre la realidad y el sujeto está el lenguaje como mediador, entre la conciencia y la realidad está el discurso. A toda persona que le falte ese discurso, se sentirá de algún modo vacía con carencia de sentido en sus acciones.

En algunos tramos históricos, donde todo parece continuar en un orden de armonía. En forma paralela surgen discursos que tapan el verdadero accionar. Su expresión es la cotidianeidad que nos entretiene con situaciones que nos encapsulan en una comodidad que -en un principio- le dan sentido a la vida, y luego se transforman en crisis que derivan en acciones verdaderas.

La obra puntualiza en la ausencia de las palabras y su por qué se desarrolla vertiginosamente a partir de un triángulo muy particular: José, un intelectual progresista, sufre una paulatina pérdida de la memoria, esta sustracción hace tambalear la débil relación con María, su mujer, y potencia la ambición desmedida de Pedro, su secretario, generando situaciones disparatadas que culminan en un imprevisto final.

El contexto social que rodea a los personajes los encuentra en la sociedad de los años ‘50, donde el brillo y el glamour los mantienen entretenidos. Los tres desean saber lo que les ocurre puertas para adentro. Sus inquietudes y falencias las manifiestan entre baile y baile, al ritmo de melodías de la época, suena Doris Day con Perhaps, perhaps, perhaps entre otras. Los tres personajes tienen un despliegue grandilocuente, manejan el espacio con total facilidad y deleitan con los movimientos y pasos de baile.

El ritmo del cuerpo de José, María y Pedro contrasta con los lugares que cada uno ocupa en la relación triangular que sostienen. Poco esfuerzo hace María en interpretar lo que le ocurre a su esposo, la ayuda que le ofrece es poco clara. José demuestra énfasis en resolver el problema que lo perturba, ininterrumpidamente se escucha su queja ante la falta de palabras. No le asienta cómoda esa cotidianeidad que lo rodea. “El poder ha logrado borrar del diccionario palabras como abuso y atrocidad, para marcarlas a fuego en nuestra piel y en nuestra historia. Estoy escindido y siento que no hice todo lo necesario. Vivimos en una comedia de equivocaciones y no podemos siquiera entender a quiénes nos rodean. Quiero abandonar a la palabra… dejarla ir sin más. Debo olvidarme de hablar… abandonarme en el silencio para siempre”.

Cuando suena la música los tres personajes de Palabras… parecen entenderse a la perfección y sólo recurren al impulso de manifestar lo que el cuerpo les pide, bailan. Silencian la palabra por unos instantes y luego retoman la búsqueda de la misma que por momentos esta ausente. Exteriorizan la parte alegre que los represente como seres capaces de encontrarse con algo que los supere, el silencio. En ese camino que recorren hay ironía, guiños de humor, dramatismo y tragedia.

Verónica Córdoba

Fuente: http://pdf.diariohoy.net/2009/09/02/pdf/cuerpo.pdf

No hay comentarios.:

Publicar un comentario