domingo, 25 de enero de 2009

Los obreros platenses de las artes escénicas

ACABAN DE PRESENTARSE EN PERÚ

25-01-2009 / El grupo La cuarta pared se propone hacer un festival nacional de teatro en la ciudad. Horacio Rafart fundó este grupo de teatro en La Plata en 1992 y enseguida se sumó Gustavo Delfino. Los dos actores y su compañera Andrea Arias hicieron las presentaciones en Lima.

"Un grupo de teatro argentino de la ciudad de La Plata", así se presentó La cuarta pared apenas pisó la sala limeña Casa Yuyachkani, en Perú, donde estuvieron desde el 4 de diciembre hasta los primeros días de enero con dos de sus obras: Treblinka y Nuestra señora de las nubes.

Horacio Rafart fundó este grupo de teatro en La Plata en 1992 y enseguida se sumó Gustavo Delfino. Los dos actores y su compañera Andrea Arias hicieron las presentaciones en Lima. Ya de regreso, hablaron con Diagonales para contar su experiencia, adelantar los planes para este año y analizar la situación del teatro local.

"Para nosotros Perú tiene un peso emotivo muy grande, porque fue el país donde arrancó nuestro grupo en el exterior, ya que en el año 1995 hicimos nuestra primera gira y nos quedamos 40 días trabajando allá”, destacó Delfino. Además, “nuestro grupo se define por viajar, nuestra intención es poder presentar los espectáculos en la mayor cantidad de lugares posibles. Tenemos muchas obras de repertorio, además de que organizamos Festival Internacional de Teatro en La Plata y el proyecto Puentes, que es una red de grupos independientes que se mueven por distintas partes. O sea que nuestra tarea no es sólo generar espectáculos y presentarlos, sino generar un espacio y, desde nuestro aporte, ir sumando para la cultura de la ciudad y para los que nosotros consideramos algo importante: un mestizaje a nivel cultural, no vivir de espaldas a Latinoamérica sino todo lo contrario", explicó el actor.

Treblinka, una de las obras del grupo La cuarta pared, cumple 10 años y casi el 90 % del espectáculo es teatro de imagen. "Es la más importante por la cantidad de países que recorrimos con ella", resalta Delfino. Por su parte, Nuestra señora de las nubes "tiene más texto, ternura y humor, para hablar de una temática tan dolorosa como es el exilio".

Por el exterior. Tanto Delfino como Rafart destacan el valor artístico del grupo limeño Yuyachkani, que tiene más de treinta años de trayectoria, "y es un eje fundamental del teatro latinoamericano", según Rafart. "Ellos también tienen una temática basada en lo social, lo político, lo histórico, que es a lo que apuntamos nosotros con nuestros trabajos", explicó. Y Delfino agregó que "los grupos más importantes son los más generosos; todos los artistas son gente maravillosa que nos trata de igual a igual y estaban muy interesados en saber como nosotros, dentro de este contexto social y político en el que vivimos, podemos hacer para avanzar con nuestra propuestas, que siempre son incómodas y apuntan a un teatro de reflexión".

La cuarta pared tuvo invitaciones de México, Colombia, Ecuador y Guatemala para presentar los espectáculos durante este año.

En cuento a la diferencia entre la repercusión de sus obras en el público argentino y en el extranjero, Delfino dijo sentir que "hay cierto acostumbramiento del público acá, que se fue aquietando, tomando distancia del hecho artístico. En otros lados se vive el teatro de una manera más popular, a la gente le gusta y lo demuestra, hasta dialogan con el personaje. Y el teatro debe apuntar a eso, porque si no estamos pidiendo que el espectador sea alguien que pague una entrada, se quede quieto en su silla y luego se vaya".

Uno de los sueños del grupo La cuarta pared fue armar un Festival Internacional de Teatro en La Plata. Y en el año 2006 lo pudieron concretar: "viajábamos y veíamos que cada pueblito tenía su festival y acá en La Plata, con la estructura que hay, no se hacía nada, entonces lo armamos con dinero nuestro y demostramos que se podía hacer y que había un público deseoso de que eso se concretara", dijo Rafart.

El dúo aclaró que tiene "muy buena relación" con los demás grupos independientes platenses y que, con el Festival, pretenden darle "pertenencia".

"Intentamos construir ese tejido solidario entre nosotros, pero hay cosas que tienen que ver con reglas de mercado, personalidades, egos, que no permite que eso sea más continuo y espontáneo. Pero por suerte tenemos la posibilidad y la libertad de hacer las obras cuando, como y de la manera que queremos, por todos los años que venimos trabajando", aseguró Delfino.

Los proyectos. Rafart y Delfino adelantaron que ya tienen todo el año programado y varios proyectos a punto de concretarse. El mes que viene abrirán una sala en el Pasaje Dardo Rocha, además iniciarán sus tradicionales talleres de actuación y estrenarán dos nuevos de teatro experimental, “para trabajar en espacios no convencionales de la ciudad, porque la idea es que el teatro invada todo", resaltó Delfino.

Otra de sus aspiraciones del grupo es hacer un Festival nacional de teatro en La Plata –para el cual ya están comprometidas seis provincias–.

Los integrantes de La cuarta pared se definen como "obreros de las artes escénicas", aseguran que "viven y comen" del teatro, que su tarea es "ir sumando gente al público que ya los sigue, porque la seriedad en nuestros trabajos y proyectos les hace percibir que hay trabajo en ellos y si el público ve que hay trabajo y esfuerzo vuelve y es agradecido".

Fuente: http://www.elargentino.com/Content.aspx?Id=25814

No hay comentarios.:

Publicar un comentario