sábado, 10 de enero de 2009

Ceci Gómez, la maquilladora de la Virgen

PLATENSES EN EL MUNDO

10-01-2009 / Todos pasan por sus manos: desde Juanes a la modelo que escandalizó al Vaticano. Hace 10 años vive y trabaja en México, "un país estratégico para el maquillador profesional, por la cantidad de oportunidades y avances técnicos que hay".

Cecilia Gómez es maquilladora profesional y su especialidad son las producciones para cine y televisión. Es platense, pero desde hace 10 años vive y trabaja en México, "un país estratégico para el maquillador profesional, por la cantidad de oportunidades y avances técnicos que hay".

Su historia comienza en la Facultad de Humanidades de la UNLP, donde se recibió de profesora de educación física. Ejerció como docente en la ciudad, donde la llamaban "la Negra Gómez" y luego se trasladó a Buenos Aires, para ser la personal trainer de Tini de Boucourt. "Un día comprendí que estaba muy cansada, que no quería transpirar más la camiseta" y se introdujo en el mundo del maquillaje: "Tini me abrió las puertas, y luego seguí perfeccionándome.

Estudié en Bellas Artes, en el Teatro Colón y en el Centro Cultural Rojas", cuenta. Recuerda que su primer trabajo fue en la inauguración del Shopping Alto Palermo y las modelos que maquilló fueron Florencia Raggi y Daniela Urzi. Más tarde trabajó en Clarín y Pol-ka, hasta que en 2000 decidió cambiar de rumbo: "Es una pregunta que me hago siempre: ¿Por qué elegí México?, y nunca la puedo contestar. Sé que me tenía que ir de la Argentina, porque era el peor momento del país. Me fui con 500 dólares, bloquearon las cuentas de los bancos y tampoco podía volver, así que me la aguanté.

Llegó mi primer trabajo, con Luis Miguel. Y a partir de ahí las cosas se fueron dando. México me brindó oportunidades de conocer a gente importante y de trabajar", relata Ceci. Llegaron las colaboraciones para diseñadores como Gerardo Dragonetti, Marcelo Senra, Christian Dior, Tommy Hilfiger, Ralph Laurent, Mancini y Polo. Y las producciones con artistas en los videos musicales: Juanes, Natalia Lafourcade, Ely Guerra, Maná, Julio Iglesias Jr., Pepe Aguilar y Molotov, entre otros.

Uno de sus últimos trabajos fue para la revista Playboy, de México. La producción fue para la edición de diciembre y la modelo argentina María Florencia Onori posó como la Virgen bajo el título "Te adoramos, María". La tapa generó polémica en el Vaticano y en el mundo religioso, pero vendió más de 80 mil ejemplares. "Terminé de hacer la producción y me vine para la ciudad, así que me enteré acá de todo el revuelo. Esa producción fue muy pensada, porque fue una interpretación desde todos los sentidos: desde el fotógrafo, David Eisenberg, hasta el vestuarista y la interpretación de la modelo, que fue fantástica.

Yo trabajé con colores muy claros en su cara y en el cuerpo, que prácticamente no se ven, porque tenía que parecer que no estaba maquillada, y para mi fue uno de los mejores trabajos que hice en mi vida", revela Ceci.

Trabajó en la película High School musical 3, en la versión mexicana de la primera, que se filmó en la Argentina y en otro film de Disney, titulado Cansada de besar sapos, para el cual se llevó como compañeros a los peluqueros platenses Pablo Funes y Gonzalo Giordano.

Para Cecilia la clave de un buen maquillador profesional es "el ángel que tengas en las manos para comunicar" y reconoce que tras haber trabajado con artistas de toda Latinoamérica, lo que más le interesa en esta etapa de su carrera es el director, por eso su cuenta pendiente es trabajar con Almodóvar. Explica que el maquillador es como un "psicólogo portátil" del artista y que ella se fijo en la personalidad de quien maquilla, "porque si uno no tiene piel con la persona, no funciona".

Ceci regresó al país para presentar un trabajo de maquillaje de alta definición. El proyecto está en vías de desarrollo en la Universidad del Alto, en la provincia de San Luis. "El maquillaje de high definition se trata del cambio de la imagen a través de los productos, que son de menor resolución para mayor visualización a través de la pantalla.

El objetivo es el cambio de las técnicas para trabajar. En la Argentina no se incorporó esto, y mi intención es formar parte de las tecnicaturas que hay en la Universidad para poder capacitar a la gente". Ella hizo la propuesta y desde la casa de altos estudios lo están analizando, porque "si bien en Buenos Aires se hace mucha producción, falta calidad de trabajo, hay negatividad, conformismo, muchos profesionales no están actualizados, entonces prefiero formar una camada de gente nueva y sin vicios".

La profesional tiene pensado vivir la mitad del año en la Argentina y la mitad en México. Y trabajar, como ella misma dice: "El maquillador profesional se vuelve el pintor de un cuadro viviente".

Fuente: http://www.elargentino.com/Content.aspx?Id=23863

No hay comentarios.:

Publicar un comentario