lunes, 13 de octubre de 2008

“Me gusta trabajar con chicos especiales; no volvería a hacer teatro convencional”

Teatro e Integración

13-10-2008 / El director Gustavo Manzi habló sobre esta experiencia artística que lleva adelante.

Esta puesta en escena es una experiencia de integración de actores con capacidades diferentes junto a actores convencionales. Con idea original de Manzi, Coordinador Provincial del Área de Integración por el Arte del Instituto Cultural.

Retazos Argentinos vuelve hoy, a las 20, al Teatro Coliseo Podestá (10 entre 46 y 47) después de cuatro años. La obra recorre la historia de nuestro país desde el año 1900 hasta el 2001, combinando música, expresión corporal y pequeños textos.

La obra sacude las emociones y la memoria de los espectadores, porque a través de un montaje histórico revive los períodos más trascendentales de la Argentina: la inmigración y el progreso, los gobiernos populares (simbolizados en la figura de Evita y Perón), el Terrorismo de Estado y el desencanto de cercanas experiencias democráticas, por citar algunos de los momentos más significativos.

Gustavo Manzi, el creador del espectáculo, habló con Diagonales.

–¿Cuál fue el criterio para seleccionar los fragmentos de la historia argentina que se representarían?

–Mario Molina, Gabriel Rosas y yo tomamos de cada década el acontecimiento social y político más importante. Todo es desde nuestro punto de vista, por supuesto han quedado cosas en el camino, pero en una hora tuvimos que sintetizar 100 años de historia. No fue fácil pero está teniendo mucho éxito la obra. La hemos querido bajar para dar paso a otras puestas y otros actores, para cambiar un poco, pero no podemos porque la solicitan permanentemente.

–¿Cómo es trabajar con personas de capacidades diferentes? ¿En que los favorece el trabajo y la participación en este tipo de actividades?

–Primero pasan por un taller de juegos dramáticos. Cuando el chico está más familiarizado con toda la técnica teatral y el director que está a cargo considera que pueden pertenecer a un elenco de determinada obra, se suma al teatro integrado, pero primero tiene que participar del taller porque eso le aporta mucho. Realmente hay actores y actrices especiales que son maravillosos. Yo a veces digo que hay mejores actores con capacidades especiales que convencionales. Han llegado a haber determinados personajes que se destacaron, porque hay chicos que nos acompañan desde hace más de cuatro años y adquieren mucha experiencia, ya conocen todos los movimientos, se adaptan a los diferentes públicos, a los escenarios, a los ensayos generales, a las marcaciones y demás.

Gustavo Manzi es Profesor Superior de Música y de Artes plásticas, Productor y Director de Radio y Televisión y Director Teatral. La responsabilidad del cargo que ocupa actualmente en el Instituto Cultural de la Provincia, como Coordinador del Área de Integración por el Arte, no le permite ocuparse de dirigir la obra en esta oportunidad: "Ahora co-dirijo, es más tranquila mi participación porque no me lo permite la gestión, son muchas cosas y por eso recae más el peso en el director que esté en ese momento, pero igual la idea original es mía", explica.

Además de integrar a personas con capacidades especiales, Retazos argentinos combina música, baile y texto: "En cada década, desde el 1900 al 2001, se remata con un ritmo musical de esa época: hay candombe, tango, vals, chacarera, chamamé, rock, y hasta cumbia villera, no falta nada. Yo creo que la selección ha sido bastante acertada. Algunos han dicho ¿por qué no está esto?, pero no se puede cumplir con las expectativas de todos y en realidad la mayoría del público está muy contento, no pueden creer que se haya logrado esta puesta colectiva".

–¿En qué cree que se basa el éxito de la obra?

–Creo que hay un trabajo muy profundo con los chicos, hay mucho ensayo, mucha exigencia porque por supuesto que le exigimos como a cualquier otra persona. Y lo que les favorece a ellos es que son más profesionales que los mismos actores profesionales en cuanto a horario, cumplimiento, responsabilidad. Yo vengo trabajando en la disciplina del teatro desde hace más de 30 años y cuando comencé a hacerlo con chicos especiales quedé encantado. Creo que no volvería a trabajar con grupos de teatro de personas convencionales, voy a seguir con teatro integrado. Trabajar con estos chicos es maravilloso, yo no volvería a estar en teatro sin ellos.

Fuente: http://www.elargentino.com/Content.aspx?Id=10408

No hay comentarios.:

Publicar un comentario