domingo, 15 de junio de 2008

Pepino el 88, más circo que historia de vida

Parcial mirada de la figura de José "Pepe" Podestá

Domingo 15 de junio de 2008 | Publicado en edición impresa

Pepino el 88, de Daniel Suárez Marzal. Intérpretes: Víctor Laplace, Karina K, Alejandro Paker, Antonio Ugo, Coni Marino, Luis Longhi, Francisco Pesqueira, Alejandro Melidoni, Mónica D Agostino, Maximiliano Accavallo, Rodrigo Pedreira, Walter Velázquez, Lucila González, Rosina Fraschina, Federico Howard, Lucas Gallardou y Javier Davis. Iluminación: Nicolás Trovato. Coreografía: Alejandro Cervera. Vestuario: Renata Schussheim. Escenografía: Jorge Ferrari. Música y dirección musical: Federico Mizrahi. Dirección: Daniel Suárez Marzal. Duración: 145 minutos, incluido un intervalo. En el Presidente Alvear.
Nuestra opinión: buena

La producción de un musical con la figura de Pepino el 88 tenía su atractivo, sobre todo por el desconocimiento que en estos tiempos se tiene de una de las figuras más trascendentes del teatro nacional.

En realidad, ese payaso sólo fue una de las creaciones de José "Pepe" Podestá. Hombre de circo desde su adolescencia, acróbata, músico, actor, pasó del picadero a los escenarios porteños como uno de los precursores de la escena nacional desde el momento en que el folletín de Eduardo Gutiérrez Juan Moreira se transformó en pantomima y más tarde en una acabada representación teatral. Fue el líder de una familia trashumante de artistas y sobre él descansa la fama de haber sido un innovador del teatro.
La puesta

Suárez Marzal, al enfocar la presencia de Pepino en el texto, sin una estructura dramática, parcializa la figura de "Pepe", y su historia de vida queda limitada a la narración, mientras se suceden números musicales, el encuentro entre payadores, actos de malabarismo y trapecio, la rutina de una écuyère , un tango bailado por dos hombres, una breve escena de Juan Moreira y, finalmente, el Pericón .

Esto es representativo de una función del circo criollo, pero no alcanza a dibujar el perfil del protagonista. Los personajes no tienen carnadura propia y lo que se conoce de ellos es lo que cuentan. Se cuenta quiénes fueron "Pepe" Podestá, Frank Brown, Rosa de La Plata, Cocoliche. Aparece Carlos Pellegrini, asistente al circo, sólo como un representante de la clase política de aquellos tiempos, de la misma manera que se presenta el estereotipo del "Niño bien", el "Petimetre" y el "Jailaife", para ilustrar acerca de la diversidad de público que solía asistir al circo.

El único que logra consistencia dramática es Pablo Podestá, interpretado por Antonio Ugo, quien le imprime emoción y sentimientos a su criatura.

Si se sacan todas las referencias a Pepino el 88, lo que queda es un acto circense, atractivo y colorido por un vestuario bastante idealizado, entretenido por el humor de Cocoliche; por la espontaneidad del Tony, por el accionar de los acróbatas, por la efectiva música de Federico Mizrahi, que se da el gusto de componer desde una milonga hasta un candombe, y por una eficiente actuación.

En este sentido, es muy acertado, desde lo físico y desde la actuación, lo que realiza Alejandro Paker en la piel de Frank Brown. Mientras que Karina K, como Rosita de La Plata, si bien sobresale en el canto, su personaje se ve desdibujado por falta de un sustrato dramático. También son acertadas las composiciones que Luis Longhi realiza de Cocoliche y Walter Velásquez del Tony. Finalmente, Víctor Laplace, que despliega todo su histrionismo para convertirse en el gran maestro de ceremonia de este espectáculo.

La escenografía es vistosa y probablemente, del mismo modo que el vestuario, no se corresponda con la realidad de los circos trashumantes de fines del siglo XIX, pero es una convención que no desentona.

Esta falta de precisión en los detalles está justificada por las palabras de Daniel Suárez Marzal que figuran en el programa de mano: "Toda coincidencia con la realidad es pura coincidencia".

Susana Freire

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1021580-pepino-el-88-mas-circo-que-historia-de-vida

No hay comentarios.:

Publicar un comentario