viernes, 17 de agosto de 2007

Carmen, una obra que provoca fascinación

Miembros del elenco y el equipo de producción del Teatro Colón Foto: Teatro Argentino

En La Plata

Sube a escena hoy en versión completa

Viernes 17 de agosto de 2007 | Publicado en edición impresa LA NACION

La temporada lírica del Teatro Argentino de La Plata continúa a partir de esta noche, a las 20.30, y durante cuatro funciones (mañana, a la misma hora; pasado mañana, y el domingo 26, a las 17), en la sala Alberto Ginastera, con el montaje de la atractiva ópera del repertorio francés Carmen, de Georges Bizet. La dirección musical estará a cargo del experimentado Mario Perusso y la dirección escénica correrá por cuenta del multifacético Daniel Suárez Marzal. La escenografía y el vestuario serán diseños de Jorge Ferrari y la iluminación, de Gabriel Lorenti. El Coro Estable -que hasta mediados de esta semana atravesaba un conflicto gremial que hacía dudar de su participación- estará preparado por su titular, Sergio Giai.

El reparto estará conformado en el rol protagónico por las destacadas mezzosopranos Virginia Correa Dupuy (hoy, pasado mañana y el 26) y Alicia Cecotti (mañana); el prestigioso tenor Luis Lima, en una feliz y esperada reaparición (hoy, pasado mañana y el 26), y el consagrado Gustavo López Manzitti (mañana), ambos como Don José. Por su parte, los barítonos Leonardo Estévez (hoy, pasado mañana y el 26) y Luciano Garay (mañana) enfrentarán la comprometida parte vocal y escénica de Escamillo; María José Siri (hoy, pasado mañana y el 26) y Marina Silva (mañana) como Micaela; Mónica Sardi (hoy, pasado mañana y el 26) y Sonia Stelman (mañana) como Frasquita, entre otros personajes de flanco.

Con relación a la admirable ópera francesa, la más representada en el mundo acaso junto con Fausto de Gounod, se trata de una creación esencial de ese origen, pese a su carácter bien hispánico, con una gitana de Sevilla como protagonista y un torero de raza entreverado en una apasionada y trágica triangulación amorosa. Es que Carmen fue compuesta por Georges Bizet, un talento que en su corta vida compuso 13 títulos líricos y partituras de refinadas melodías desarrolladas con una riquísima orquestación que incluyen pautas de sonoridad que son esencialmente galas.

Por otra parte, se sustenta la obra sobre un libreto de Ludovic Halévy y Henri Meilhac, basado en la novela homónima de Prosper Mérimée, cuya fuerza dramática le permite al músico crear una especie de verismo un tanto diferente del italiano, en razón del equilibrio del tratamiento dramático en el que no falta un delicado fraseo musical encantador, íntimamente relacionado con la acción dramática que así lo justifique.

El estreno de Carmen tuvo lugar en la Opera Cómica de París en 1875, con Gallo Marié en el personaje protagónico, pero no tuvo la repercusión que merecía. Un fracaso que produjo abatimiento en el autor, tanto que no palpó ni pudo saborear el éxito que logró su magnífica ópera, ya que falleció tres meses después de aquella primera función, una realidad que ha hecho creer en un abatimiento profundo y motivo principal de su prematura muerte.

La significación de la partitura dentro de la historia de la evolución del arte lírico tiene su capítulo trascendente en la admiración que despertó en Nietzsche, quien encontró en la música, ardorosa y radiante, un antídoto contra la infección artística provocada por Richard Wagner. Un opuesto que no resulta muy contundente puesto que Bizet utilizó estructuras de la música romántica, además y con un uso de los recursos sinfónicos totalmente diferentes de los del autor alemán. Además, sólo se podría justificar una relación entre ambos genios por el uso de elementos temáticos, como el motivo del destino que aparece en el preludio y en varios pasajes de la acción.

Lo cierto es que pese a todas las opiniones prevalece la virtud de una música expresiva, colorida, de muy refinada orquestación y, como se ha dicho, rica en inspiradas melodías, razones más que suficientes para convertirla en una de las piezas líricas más aclamadas de todos los tiempos y llamada a perdurar. Porque además ella provoca un apasionante entusiasmo y desafío de orden artístico entre quienes integran sus elencos.

Las entradas en La Plata tendrán un valor que oscilará entre 20 y 80 pesos, con un 50 por ciento de descuento para jubilados y estudiantes, quienes deberán presentar sus respectivas credenciales. Podrán adquirirse en las boleterías del teatro, de martes a domingos, de 10 a 20, o a través de Ticketek, por los teléfonos (0221) 4477200 y 5237-7200. Los socios del Automóvil Club Argentino tendrán un descuento del 20 por ciento.

Los amantes del arte lírico contarán desde Buenos Aires con el habitual servicio de ómnibus que partirá de la Casa de la Provincia de Buenos Aires, Callao 237, dos horas y media antes del horario de cada función. Los pasajes de ida y vuelta tienen un valor de $ 15 y también deben ser adquiridos por medio de Ticketek. Más información, 0800-666-5151.

Juan Carlos Montero

Fuente:http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=935163

No hay comentarios.:

Publicar un comentario