viernes, 20 de abril de 2007

Norma, de Bellini, en La Plata

Norma, una obra consideradala cima artística para una soprano

Hoy comienza la temporada del teatro platense, con puesta de Roberto Oswald

Viernes 20 de abril de 2007 | Publicado en edición impresa LA NACION

La temporada lírica 2007 del Teatro Argentino de La Plata comenzará esta noche, a las 20.30, en la sala Alberto Ginastera, con una nueva versión de la tragedia lírica en dos actos Norma, con música de Vincenzo Bellini y libreto de Felice Romaní, basada en una tragedia de Louis Soumet. La dirección musical será de Antonio María Russo al frente de los cuerpos estables de la institución, con puesta escénica de Roberto Oswald, dos de los más importantes artistas nacionales.

Como aconteció desde aquel lejano estreno del 26 de diciembre de 1831 en la Scala de Milán, donde actuaron en un plano de igualdad las divas de la época Giuditta Pasta (Norma) y Giulia Grisi (Adalgisa) hasta nuestro tiempo, se reitera el embrujo que emana de la obra clasificada entre las más representativas del repertorio italiano. Bien se sabe que abordar el personaje central es alcanzar la cima artística para una soprano, y la composición en su conjunto, con frecuencia calificada erróneamente por juicios que desconocen su riqueza musical, es una creación de enorme valor estético. ¡Con qué superficialidad se habla de Bellini como de un "simple melodista"! Este juicio tropieza de inmediato con el final del segundo acto, en el que el manejo del coro ayuda a sostener las voces solistas, con el cromatismo elaborado y las progresiones armónicas de grandes pasajes que prenuncian ideas wagnerianas. Y la formidable destreza del creador en alternar virtuosismo vocal con una búsqueda de expresión que refleje los estados de ánimo de cada uno de los integrantes del triángulo amoroso del drama. Frente a la grandeza del título, se le consultó al responsable de la puesta, Roberto Oswald.

-¿Cómo es para vos la visión actual de Norma ?

-Es una obra maestra del género belcantístico porque la faz teatral y la psicología de los personajes están maravillosamente retratados en el tratamiento de la música. Hay que saber escucharla y hurguetearla. En esta cuarta vez que presento una Norma , he descubierto otras facetas. La más importante, la admirable pintura que logran los autores en cuanto a los dos caracteres femeninos, Norma y Adalgisa, que es tan profunda en la caracterización que hasta Ingmar Bergman en el cine, a quien le gustaba bucear en el alma de las mujeres, e incluso Henrik Ibsen, no lo hubieran hecho mejor, sobre todo en los momentos con recitativos.

-¿Cuál es el motivo?

-Porque esos pasajes, los recitativos, dejan de ser un pretexto para una circunstancia posterior. Son todos ellos de una hondura tal que describen de manera perfecta el alma de los personajes. Pero desde un punto de vista global trato de poner todo el peso en tres puntos de la obra que a mi criterio deben predominar sin perturbación: la belleza de la música, los pequeños pasajes que aparecen para describir cada momento y la existencia de una atmósfera sonora para cada situación dramática.

-¿Será por eso que Bellini fue tan admirado por muchos de sus colegas?

-Ceo que sí. Su riqueza musical es el motivo por el cual Frederic Chopin, transcriptor de obras de Bellini para piano, descubrió muchas cosas de Norma que le causaron asombro y placer. Y no por nada el genio de Italia y su música fue amado por Wagner, quien, indudablemente, aprendió muchas cosas de ese talento.

-¿Entonces, la visión de esta propuesta será pura teatralidad?

-Justamente, porque a pesar de ser una obra del bel canto , que es cantar y cantar con belleza, se suma algo maravilloso; que ese canto se puede convertir en teatralidad profunda por medio de la valorización de los acentos, se pueden mostrar los pequeños gestos, las miradas, el giro de un torso, las intenciones que no llegan a materializarse y otros pormenores. La música y los tiempos lo permiten.

-¿Y cómo se integra en esta propuesta el marco escénico de tu diseño?

-Será muy sobrio, en estilo de acuerdo con la historia, pero esta vez de un modo diferente por un cierto informalismo. Por ejemplo, al tomar al bosque como un elemento primordial que estará presente constantemente pero, a través de él, se verán los personajes como apareciendo. Será como un permanente adivinar la realidad a través de la espesura del bosque. No usaré telón de boca y he prescindido del color porque el drama, la médula de la obra, tiene las características de una tragedia griega. Entonces, blancos, negros y sólo algunas tonalidades. De ese modo se verán mejor los pequeños detalles, las reacciones, las actitudes corporales y, algo evidente, la existencia de dos mundos, el del amor, los desengaños y los sentimientos y el del sentir patriótico, novelesco y temperamental que en Bellini se trasunta y que se adelanta a la exaltación visceral de Verdi, que en realidad es un elemento generalizado en la primera parte del siglo XIX y que siempre resulta cautivante.

-¿Y qué dicen los cantantes frente a tanta acción teatral?

-Cuento con un plantel de artistas que me ha comprendido e incluso ha sido tan entusiasta que me ha sugerido algún detalle más, porque, parece mentira, a cada instante la música de Bellini permite descubrir algo nuevo, algo posible y un replanteo distinto, y en este sentido para lograr un trabajo homogéneo conté con la colaboración de Christian Prego, en los cuidados de régie, y de Aníbal Lápiz, en los vestuarios, y entonces pudimos reelaborar, ante cada nuevo detalle, una maravilla de obra que no se agota.

Juan Carlos Montero

Fechas y elenco

  • Luego del estreno de esta noche, funciones mañana, a las 20.30, y los domingos 22 y 29, a las 17, y los repartos estarán encabezados por María Pía Piscitelli (20 y 22) y Haydée Dabusti (21 y 29) como Norma; Carlos Duarte (20, 22 y 29) y Juan Carlos Vassallo (21) como Pollione; María Luján Mirabelli (20, 22 y 29) y Alicia Cecotti (21) como Adalgisa; Carlos Esquivel (20, 22 y 29) y Ricardo Ortale (21) como Oroveso; Pablo Skrt (20, 22 y 29) y Cristian Cassaccio (21) como Flavio y María Inés Franco (20, 22 y 29) y Roxana Deviggiano (21) como Clotilde.

La gacetilla del Teatro Argentino informa que los espectadores de la Capital Federal contarán con un servicio de ómnibus que partirá desde la Casa de la Provincia de Buenos Aires, Callao 237, dos horas y media antes del horario de cada función. Las entradas tendrán un valor que oscilará entre $ 20 y $ 60, con un 50 por ciento de descuento para jubilados y estudiantes. Podrán adquirirse en las boleterías del teatro, de martes a domingos, de 10 a 20, o a través de Ticketek, a los teléfonos 4477200 (La Plata) y 5237-7200 (Capital Federal). Tanto quienes compren sus localidades en boletería como quienes lo hagan a través de Ticketek, gozarán de los descuentos para jubilados y estudiantes y podrán efectuar su pago al contado o por medio de tarjetas.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=901659

No hay comentarios.:

Publicar un comentario