lunes, 30 de enero de 2006

Estelares en el Cosquín Rock

Fuente: http://pdf.diariohoy.net/2006/01/30/pdf/18-c.pdf

jueves, 26 de enero de 2006

Leticia Bredice desnuda Revista Playboy - Enero 2006


Aquí les coloco una producción de fotos de la revista Playboy Argentina donde aparece muy sexy Leticia Brédice posando casi desnuda, ella nació en Buenos Aires el 26 de diciembre de 1972 y es una excelente actriz argentina.

Leticia Brédice, desnuda en estas fotos de Playboy, està entre las mujeres mas salvajes del espectáculo argentino. Es una gran actriz, nadie puede dudarlo, con una filmografia envidiada por todas sus colegas.

La pasión que pone en su actuación es sin dudas la clave de su èxito.

Fuente:  http://elarchivo.wordpress.com/2006/01/26/playboy-2-leticia-bredice/

miércoles, 25 de enero de 2006

Habitaciones para turistas, filme platense que ganó en Viña del Mar

FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DIGITAL

El jurado, compuesto por cineastas del Mercosur, tuvo en cuenta “la coherencia en la puesta en escena, la unidad del estilo y el aporte al género de terror en Latinoamérica“. La película ganó en Producción y Guión

Fuente: http://pdf.diariohoy.net/2006/01/25/pdf/18-c.pdf

Hace 30 años en los Ángeles moría Ana María Lynch

Ana María Martínez, mendocina, nacida en San Rafael, era una ferviente admiradora de Hugo Del Carril. Un día fue a visitarlo a una de sus filmaciones. Hugo quedó encandilado y se enamoró perdidamente de ella. La impulsó (e impuso) como actriz, y así en 1941 ambos realizan "En la luz de una estrella". Ella cambió su apellido y pasó a ser famosa como: Ana María Lynch. Ana María y Hugo Del Carril vivieron un romance que duró quince años durante los cuales recorrieron el continente americano y algún que otro infierno.

    
Dicen, los que la conocieron, que era diabólicamente bella. Destacan la increíble blancura y suavidad de su piel, la llamativa perfección de sus manos, la brevedad de su cintura y la firmeza de su mirada. Los hombres caían rendidos ante semejante portento. Ella lo sabía, y lo usaba.

Ella hizo sufrir mucho a Hugo del Carril, que la amó como pocos hombres han amado a una mujer en su vida. La Lynch lo engañó permanentemente: fue amante, por ejemplo, de aquel ministro de Perón, Antonio Benítez, que le produjo “La bestia humana” y “La tierra del fuego se apaga”, y viajó con ella a Italia para contratar a Erno Crisa y a Massimo Girotti. Hugo Del Carril había conocido a Ana María a comienzos de los ’40, y la tempestuosa relación duró más de quince años. Nunca diría que Alberto Closas estuvo realmente enamorado de Amelia Bence, pero sí que Hugo adoró a la Lynch. Creo que finalmente la gran venganza de él fue dirigirla en “La Quintrala”: no conozco a otro director que haya hecho con su esposa un retrato femenino tan terrible y perverso como el que hizo Hugo con doña Catalina de los Ríos y Lisperguer... Desde luego, el público no se enteraba de las infidelidades de Ana María Lynch porque en Radiolandia y otros medios salían unos reportajes ingenuos, donde la vida de las estrellas era generalmente de color rosa”.

Ana María Lynch filmó diez películas nacionales entre 1940 y 1955. Luego, ya separada de Hugo del Carril, emigró a los Estados Unidos donde continuó su carrera con suertes varias. Falleció en Beverly Hills, California.

La sexualidad prepotente de su belleza, la valentía para ejercer el libre uso de su cuerpo y hasta la posibilidad de alcanzar, mediante esos atributos, objetivos materiales, hoy son pensados con una mirada diferente a la impuesta en aquellos tiempos, por los paradigmas morales impuestos. Nadie puede ser ajeno a su época ni a su historia, las coordenadas tiempo y espacio nos determinan, y la hipócrita pacatería de aquel entonces hace que nos permitamos una mirada más comprensiva para con aquellos y aquellas que fueron tan ácidamente considerados.  Aun así, la infidelidad y –sobre todo– la deslealtad (dos términos que no son meros sinónimos) jamás merece elogio.

En 1962 integró la delegación estadounidense que concurrió al Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y posteriormente estuvo al frente de una empresa de cosméticos hasta su fallecimiento ocurrido en Beverly Hills, California, Estados Unidos el 25 de enero de 1976.

Filmografía 

Los guardianes (1963) (como Ana St. Clair) .... Ana
El paso de la muerte (1960) (como Ana St. Clair) .... Maya
La bestia humana (1957)
La Tierra del Fuego se apaga (1955)
La Quintrala (1955) .... Catalina de los Ríos y Lisperguer, La Quintrala
Mi vida por la tuya (1951) .... Novia de Andrés
La mujer más honesta del mundo (1947)
Como tú ninguna (1946)
El puente del castigo (1946)
La suerte llama tres veces (1943)
Amor último modelo (1942)
En la luz de una estrella (1941)
Confesión (1940)
El astro del tango (1940)
Madreselva (1938)

martes, 24 de enero de 2006

Semana de la Comedia

Los que están en Mar del Plata tienen a partir de hoy una nueva opción teatral. Hasta el 29 de enero, organizada por la Comedia de la Provincia se realizará “La semana de la Comedia en Mar del Plata”, en la que se brindarán espectáculos gratuitos dirigidos a toda la familia. Habrá títeres, marionetas y teatro infantil. ¿Dónde? En la Sala “A” del Centro Cultural General Juan Martín de Pueyrredón, 25 de Mayo y Catamarca.

Fuente: http://pdf.diariohoy.net/2006/01/24/pdf/18-c.pdf

miércoles, 18 de enero de 2006

Pamela David: “Soy ratonera y me gusta"







Fotos © Revista Paparazzi

La actriz no necesita del mar para ser una de las diosas del verano. Topless y confesiones al borde de una pileta bonaerense. Audaz, desinhibida, valiente, Pamela deja atrás los prejuicios y sorprende.

La pileta está desierta y el agua se presume helada. Luego de su debut en los carnavales de Gualeguaychú, Pamela David quiere descansar y, en la casa de una amiga en Buenos Aires, hace una pausa y se entrega… al sol. Envuelta en una bikini prodigiosa, se tiende en la reposera para broncear su piel (ya) morena. Cuidadosa, unta cremas en su cuerpo.

Relajada, deja caer todo el peso de sus curvas en la silla. Natural, recoge su cabello. Pero el agua, seguramente, sigue fría. Y entre tanto, cuenta: “El 2005 fue un año increíble. Hice Doble Vida y continué con mi laburo de modelo, viajando todo el tiempo al exterior. No paré un solo segundo. Al terminar el año decidí apagar el teléfono y me fui a Santiago del Estero, para estar tranquila con la familia y los amigos, desintoxicándome”, dice con orgullo y sin soberbia. Y con brutal naturalidad, se anima a desprender el corpiño, mientras el agua y la tarde van ganando temperatura.

“Me invitaron como jurado en Viña del Mar y estoy muy entusiasmada. También, te confieso, me encantaría hacer teatro. Creo que me iría muy bien en una comedia”, confiesa, y sigue: “Eso sí, este año voy a ponerme prioridades. Lo que haga de aquí en más, quiero que salga súper bien, y para eso necesito dedicación. Y tiempo. Ir sin pausa, aunque sin prisa”.

El calor del agua sigue aumentando. Y ella se deja convencer. Con un swing que derrite hasta el hielo de las copas, pide permiso –como si hiciera falta– y se zambulle en el azul de la pileta. Ella desea refrescarse. Y cuando la morocha se sumerge, no sólo a ella le viene piel de gallina… Sigue contando: “Estoy solita y feliz. Y, ¿la verdad?, no extraño para nada la vida en pareja. Corté con mi última relación en abril del año pasado y nunca más intenté formar una relación duradera. ¿Si tengo sexo? No voy a decir que no estoy con nadie, porque eso sería una mentira. No estoy sola del todo, pero no tengo ganas de tener novio con todo lo que eso significa”, se justifica. Sus curvas se enroscan con el suave oleaje del agua que, de repente, parece entrar en ebullición. Lolas mojadas y perfectas, y una sensación térmica que sigue subiendo…

Cuando habla de Gerardo Sofovich, quien la hizo debutar en televisión en La Peluquería de los Mateos, se pone seria: “A Gerardo lo quiero muchísimo y le voy a estar siempre agradecida, punto final. No me extrañó que no me haya llamado y, además, yo tampoco hubiera aceptado, porque el año pasado no quería hacer teatro”.

–Pero este año sí querés… –Sí… En 2005 me ofrecieron muchas comedias y la verdad es que no estaba preparada y no iba a poder cumplir el cien por cien. Este año tengo ganas. Muchas ganas.
Y nuevamente, permiso de por medio, se lanza a nadar (como una experta) en el agua (que sofoca).
“Sé que genero ratones en los hombres. Soy consciente de eso y me hago cargo. Sé bien cómo ratonear y te aseguro que me gusta”, reconoce la morocha, y refuerza: “¡Sí! Soy una mujer ratonera… y me gusta”, mientras amaga una sonrisa. Pamela es una mujer para contemplar con los ojos bien abiertos. Muy abiertos. A esta altura de la nota, el agua de la piscina es historia.

por Noelia Santone Producción: Flor Mellino Fotos: Maximiliano Didari Agradecimientos: Maquilló (Fernando Correa: 15-5455-7304), Estilista (Andrés para Tendencias: 4252-8769), Mallas Bienes Gananciales.

lunes, 2 de enero de 2006

Revista de Teatro Funámbulos Nº 25

Revista dedicada al quehacer del teatro independiente porteño.

10 AÑOS

O sobre cómo sostener un sueño en difícil equilibrio sobre una soga a gran altura pero disfrutando del vértigo y del camino.

Índice
Textos de teatro
  • La omisión de la familia Coleman, de Claudio Tolcachir
  • Mundo germano, por Federico Irazábal
  • Zona crítica: Harina, Parece algo muy simple, Alguien boca arriba, El 3340, con humos de cabaret.
Fuente: http://funambulosteatro.blogspot.com/2008/07/10-aos.html