viernes, 27 de febrero de 2004

Sofía Gala Castiglione: “Yo no soy un descontrol”







miércoles, 03 de marzo de 2004

Comenzó en “Los Roldán” y repasa su vertiginosa vida. A los 17, dice que con Moria, su mamá, "están juntas, pero no revueltas".

Fernanda Iglesias

Dice dos malas palabras por minuto, se distrae, se ríe poco. Habla con desgano, pero saluda con énfasis a sus compañeros de “Los Roldán”, la tira de Telefé donde trabaja. A los 17 años, Sofía Gala Castiglione se define como "jodida", "romántica" y "muy guarra". Una adolescente que olvida ir a depilarse y que se debate entre trasnochar con amigos o acostarse temprano para estar lúcida en las grabaciones del día siguiente. Una casi mujer que sufre por amor y está a punto de irse a vivir sola.

-Te decidiste a trabajar en televisión. ¿Qué te pasaba antes que tenías una relación de amor-odio con el medio?

-Me decían "tele" y yo salía huyendo. No quería hacer absolutamente nada. Tenía fobia. Pasó que se metieron en mi vida y me hicieron daño.

-¿No te fuiste vos de boca?

-Sí y se me han desgastado relaciones por ese motivo.

-¿Tu mamá no te aconsejaba?

-Nunca se metió demasiado en mi relación con los medios. Le jodió que el año pasado me haya borrado. Porque a veces surgía una buena propuesta para hacer una nota o algo y yo la rechazaba. Me decía: "Sos una pelotuda".

-Me acuerdo de haber hecho notas con tu mamá y ver cómo ella te pedía que no la molestaras en esos momentos.

-Mi mamá es muy profesional. Ella me da todo el tiempo del mundo, pero cuando labura, nada. Y yo estoy haciendo lo mismo ahora. Cuando estoy trabajando odio que me llame por teléfono. Se lo apago porque me desconcentra, se cuelga, me empieza a preguntar cosas que no se me canta contar. Me pregunta huevadas y seguramente cuando yo era chica se metía y hacía lo mismo.

-Bueno, pero ella es tu mamá.

-Pero yo de chica era "Daniel el terrible" y mi mamá se desconcentra mucho conmigo.

-¿Es absorbente?

-No, pero se preocupa demasiado. Me cuida. Yo estoy contenta con la infancia que tuve. Fue diferente a la del resto. No sé si mejor o peor. Pero sí súper feliz.

-¿Siempre tuviste una relación buena con tu mamá?

-No, tuve épocas terribles, de mucha rebeldía. No le hablaba, no le decía dónde estaba. Salía del colegio al mediodía y volvía a mi casa a las ocho de la noche.

-¿Qué hacías?

-Me iba con un grupo de amigos que estaban en la misma que yo. Era una pavada. Hoy lo veo desde afuera y me río.

-¿También fue un acto de rebeldía salir a los 15 años con un hombre de 39?

-Sí. Me rebelaba contra el mundo. Yo creía que era el amor de mi vida, pero en realidad era una obsesión. Él era un señor grande que no me daba bola y cuando lo conseguí, no sé... Me lo había puesto como una meta. Hoy podría volver a estar con alguien más grande, pero no por rebeldía. En ese momento quería llamar la atención.

-¿Querías competir con tu mamá?

-Yo no podría competir con ella. Nunca. Quizás en algún momento, sin darme cuenta. Pero somos muy distintas. Yo me manejo mucho en colectivo, ando más en la calle, iba a un colegio recontraprivado y me cambié a uno semipúblico... Y mi mamá, viste, se va de vacaciones a Roma. Pero nunca podría competir con ella porque es el amor de mi vida.

-Epa.

-Claro. Es mi mamá, me da todo, vive para mí, me mantiene, me da cariño.

-Parece que no te diera mucha bola.

-Ya sé. Pero cuando se apagan las cámaras, se baja del personaje "Moria Casán" y es mi mamá. Es mi adoración. Nos amamos. Compartimos todo. Las cámaras son un mundo aparte: hay una imagen, una forma de tratar y de demostrar distinta. Puertas adentro, somos muy unidas.

-¿Es cierto que ella es muy permisiva, que te da mucha libertad?

-Sí, pero la manejo muy bien. Yo no soy un descontrol.

-Bueno, vos misma contaste que tuviste un coma alcohólico.

-Sí, eso sí, por mal de amores. Pero no soy una piba que se acuesta con el primer pibe que encuentra, que desaparece de su casa. Yo aviso, siempre estoy con un teléfono, trato que mi mamá conozca a todo mi entorno. Entonces, al haber manejado tan bien mi libertad, no tiene por qué no dármela. Y las veces que me zarpé, me paró el carro. Es permisiva hasta que dice no.

-¿Te gusta su trabajo?

-Sí, laburó toda su vida. Se rompe el traste. Es una mina grande y hace dos funciones por día y después se va a bailar con nosotros porque quiere estar conmigo. Y se levanta a la mañana antes que yo, que no hice un carajo, y está tomando sol o se está arreglando para ir a hacer una nota. La admiro. Estoy orgullosa de ella.

-¿Te ayuda en lo laboral? ¿Cómo te preparaste para actuar en “Los Roldán”?

-Influyó el hecho de que desde chica tuve una cámara siguiéndome. Yo veo una cámara y no me asusto, me río.

-¿Eso te hizo crecer de golpe? En diciembre, tu mamá dijo que te habías ido a Disney a ser "un poco niña".

-Estaba en una relación con un chico y la situación me había superado. Necesitaba tener más edad para lo que estaba pasando. Entonces me fui para escaparme. A mí no me gusta ser grande todo el tiempo. Y en ese momento no me lo banqué. Y me fui.

-Pero tomás decisiones de adulta. Ahora te vas a vivir sola.

-Porque necesito mi espacio, tener un lugar para caminar en pelotas y no hablar con nadie si no quiero. Y me voy a vivir al primer departamento que mi mamá se compró con su dinero. En mayo se van los inquilinos y me mudo yo. Es un lugar con historia porque por ahí vivieron mi abuela y mi mamá.

-¿Por qué decidiste empezar a usar tu apellido? Ahora sos Sofía Castiglione.

-Porque no me gusta que me digan "Sofía Gala". Y como yo tenía una buena relación con mi papá, me gusta usar su apellido.

-¿Qué imagen paterna tenés?

-Mi papá es mi papá. Quise a muchas personas que estuvieron con mi mamá porque ocuparon la figura masculina en mi casa. Pero no la figura paterna. Ahora me llevo bien con Xavier, me está enseñando a manejar...

-¿Qué opinás de cómo tu mamá maneja su vida y la exposición que tiene?

-No me meto. Es su vida. Nosotras estamos juntas, pero no revueltas.
Fuente: http://edant.clarin.com/diario/2004/02/27/c-00301.htm

Agenda del fin de semana: Teatro

Una comedia grotesca

Mañana a las 21 continuarán en la Sala 420 (59 e/12 y 13) las funciones de la obra Bolero Criollo, espectáculo absurdo y grotesco destinado a dar testimonio del esplendor cultural argentino en el desaparecido siglo XX.

La obra pertenece a Rubén Monreal. Integran el elenco los actores locales Carolina Katz, Alejandro Orduna, Fernando Pazos y Adela Schwab.

Fuente: http://pdf.diariohoy.net/2004/02/27/pdf/18-c.pdf

domingo, 22 de febrero de 2004

Es la hora de empezar a volar

LA BANDA PLATENSE ESTELARES COTIZA EN ALZA

Estelares editó su tercer disco, Ardimos, en el que colaboraron Andrés Calamaro e Hilda Lizarazu y que fue producido por Juanchi Baleiron. La crítica del país lo elogió. La consagración llegó en el reciente Cosquín Rock

Fuente: http://pdf.diariohoy.net/2004/02/22/pdf/19c.pdf

martes, 10 de febrero de 2004

lunes, 9 de febrero de 2004

La gran noche de Estelares

La banda platense Estelares, que a fines del año pasado puso a la venta su tercer disco, Ardimos, tuvo el honor de tocar en la tercera jornada del Cosquín Rock, en lo que se constituyó en su primer gran logro musical, por la importancia del evento y por la multitud presente.

Otro punto alto de la velada coscoína lo protagonizó Fito Páez, quien se ganó una merecida ovación en su actuación de “semifondo” de García. Otros grupos muy aplaudidos en la noche del sábado fueron Los Violadores, Palo y la Fuerza Suave, Pequeña Orquesta Reincidentes, La Portuaria y Arbol.

Para el cierre, anoche, se anunciaban como números centrales a León Gieco, Luis Alberto Spinetta y Los Piojos, quizá la banda en actividad más popular de la Argentina.

Fuente: http://pdf.diariohoy.net/2004/02/09/pdf/19c.pdf