domingo, 7 de septiembre de 2003

Al gran teatro argentino, ¡salud!

Entrelíneas

El inminente Festival Internacional de Buenos Aires revalida la pasión nacional por la escena

Domingo 7 de setiembre de 2003 | Publicado en edición impresa LA NACION

No serán los cinco millones de espectadores de hace poco más de medio siglo -cuando las funciones iban en continuado, desde las dos de la tarde hasta la segunda noche, y no había recesión económica, ni televisión, complejos cinematográficos, Internet, videos, jueguitos electrónicos ni countries de fin de semana que se atrevieran, como ahora, a desinflar tan fabulosa cifra-, pero el millón trescientos de asistentes actuales, monedas más monedas menos, habla a las claras de una vitalidad escénica que ni la globalización, la cultura audiovisual, el embrutecimiento generalizado, el deterioro de las emociones y los estropicios de la política han logrado acallar.* * *

Con más actividad y variedad teatral que las principales capitales del mundo, he aquí el mejor indicador -muy superior y más confiable que cualquier índice económico que se quiera contraponer- de que la recuperación argentina es inevitable. En medio de las tinieblas del desastre en el que voluntariamente nos sumergimos en los últimos años, la más mágica de las invenciones humanas -la feliz combinación de intelecto y sensaciones sobre el escenario- ilumina como un faro potente en medio de la tempestad y con su guía nadamos contra la corriente los exhaustos náufragos de esta desventura nacional empecinados en ganar, otra vez, la orilla más cercana.

Por tercer año consecutivo, las cinco sedes del Complejo Teatral de Buenos Aires -San Martín, Alvear, Regio, De la Rivera y Sarmiento- suman público a su ya de por sí nutrida concurrencia. En efecto, de enero al 31 de agosto último, 401.760 espectadores pasaron por 1647 funciones y a éstas deben sumarse la intensa actividad desarrollada por el Teatro Nacional Cervantes y los continuados y originales aportes de los inquietos centros culturales oficiales y privados. Recientemente la nacion los ha contabilizado -ver nota de Susana Freire en la edición del 23 de agosto último-: en la Capital Federal, solamente, funcionan 440 espacios -que abarcan desde salas tradicionales a bares y pequeños ámbitos (casas particulares, inclusive) donde tienen lugar las más diversas expresiones teatrales-, 22 de los cuales han abierto sus puertas este año y 5 de ellos el mes pasado.

Con o sin acuerdo con el Fondo Monetario Internacional; por más empantanamiento que pueda haber en los reabiertos juicios a los militares y terroristas de los 70; se hablen o no Kirchner y Scioli y aun cuando Eduardo Moliné O´Connor permaneciera para siempre en la Corte Suprema, el teatro, igual, nos masajea el ánimo, el corazón y el cerebro con un más que insólito promedio de 8 estrenos semanales.

* * *

A partir de pasado mañana, los amantes del teatro tendrán un nuevo motivo de regocijo: comienza la cuarta edición del Festival Internacional de Buenos Aires, que en 39 sedes trabajando a pleno, convertirá a la ciudad en un gigantesco escenario donde se alternarán 15 espectáculos internacionales de primerísimo nivel, con entradas entre 8 y 18 pesos, y más de 40 obras nacionales -que, a excepción del Concert Varieté de La Trastienda, serán de acceso gratuito-, y actividades especiales que abarcarán muestras de artes visuales, presentaciones de libros, espectáculos musicales y de danza, workshops, seminarios y talleres. La fiesta se extenderá durante veinte días seguidos, hasta el 28 de septiembre e, inclusive, el sábado 20 el público podrá recorrer, en visitas guiadas,63 salas de teatro independiente, en las que habrá ensayos, clínicas teatrales y pruebas de actores, que permitirán apreciar, en vivo y en directo, el armado de espectáculos que todavía están en plena gestación.

La expectativa del público con este festival es tal que desde que el 29 de julio se inició la venta anticipada en boleterías, se vendieron hasta el jueves último nada menos que 25.230 entradas y ya están agotadas las correspondientes a nueve espectáculos internacionales.

Para evacuar cualquier tipo de consulta, el festival, que organiza la Secretaría de Cultura porteña, ha puesto a disposición del público una página web ( www.festivaldeteatroba.com.ar ) y una línea telefónica gratuita (0800 333 784825).

* * *

Aún cuando, se supone, y con razón, que un evento de las características del Festival Internacional de Buenos Aires monopolizará todas las energías del ámbito escénico -el Complejo Teatral de Buenos Aires, en tal sentido, levantó toda su programación para cederle sus escenarios- y colmará con creces las necesidades del público en la materia, de todos modos, este mismo fin de semana se produjeron, sólo en el ámbito capitalino, 14 estrenos teatrales más, desde unipersonales a la ambiciosa versión musical de "Frankenstein".

El interior tampoco se queda atrás: en octubre -como lo informó LA NACION en su edición de ayer- tendrá lugar en Córdoba el Festival Internacional de Teatro Mercosur, con la presencia de 17 elencos europeos y hasta suele haber representaciones en espacios tan poco convencionales como el Concejo Deliberante de Ayacucho y la Base Naval de Puerto Belgrano y elencos nacionales se cansaron de hacer giras exitosas por todo el país el año pasado. Crece y se profesionaliza el teatro a la gorra, aumenta la oferta teatral gratuita y también las representaciones en lugares no convencionales (colectivos, subtes y hasta a domicilio) y los turistas, devaluación mediante, dejan cada vez más divisas en boleterías.

¿Quién dijo que estaba todo perdido en la Argentina?

Por Pablo Sirvén

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=525412

No hay comentarios.:

Publicar un comentario