martes, 24 de julio de 2001

LA AVENTURA DE "EL SOMBRERO"



Los títeres con casa propia 

Un grupo platense abrió una sala exclusiva para titiriteros. Ahora se desarrolla un festival de invierno, pero también habrá espectáculos para adultos

En este país convulsionado, que malos tratamientos han depositado en terapia intensiva y que especialistas extranjeros miden su riesgo como si fuera fiebre, que ata a cada uno de su habitantes al presente porque cada día cuesta más planificar para mañana o simplemente soñar un futuro, Daniel Melluzo, junto a su Sombrero, decidió apostar todo a la esperanza y junto a los suyos, levantaron un teatro de títeres. Todo riesgo. Todo aventura. Pero también, todo magia, todo poesía, todo niño.

A este Sombrero lo integran, además de Melluzo, Lidia Reynal, Silvia Burgueño, Néstor Russó, Luis Vázquez, Rodrigo Franco e Ismael López. Habitan ese Sombrero desde que se creó, en julio de 1990, producto de experiencias titiriteras que se remontan en el caso de Melluzo al 79. Ahora se dieron el gusto de la casa propia, que inauguraron el pasado 14 de julio en calle 11 Nº1430, entre 61 y 62 y a la que denominaron "El Teatrino" y en el que se desarrolla ahora un festival de títeres todos los días a las 15,30 con la participación de elencos del Gran Buenos Aires, Mar del Plata, capital federal, Chubut, Santa Fe, Tandil y Córdoba. Como se ve, no es un proyecto egoísta, sino que está abierto a todos los titiriteros.

Melluzo cuenta que "es la primera sala de títeres de la Provincia. Esto es darle categorización al títere, un lugar para que se asiente, más allá del infinito amor y respeto que sentimos hacia la tradición trashumante del títere de guante". Aclara que en el país hay escuelas provinciales con sala propia, pero independientes, sólo una o dos y reconoce que "en todo esto contamos con la colaboración y el apoyo de la Comedia Provincial, un subsidio provincial y apoyo también del Instituto Nacional del Teatro. La sala costó unos 24 mil pesos de los cuales 15 mil puso la provincia a través de un subsidio y el resto fue del bolsillo y del esfuerzo de los titiriteros del grupo. Tiene una capacidad para 130 adultos y está totalmente aislada, insonorizada, cuenta con circuito de luces y está previsto el montaje de un puente para marionetista".

La propuesta es abrir el teatro a las escuelas de martes a viernes; sábado y domingo a todo público; sábado a la noche títeres para adultos y viernes y domingos a la noche recitales de música y obras de teatro. En otra sede habrá un centro de investigación y perfeccionamiento docente y talleres para la comunidad. Para el 2002 funcionará una escuela para titiriteros. Y manejan, como proyecto, una Bienal de Espectáculos Educativos; hacer un taller para la tercera edad de títeres, trabajar en talleres de reparación de juguetes en centros de jubilados para destinarlos al Hospital de Niños y hogares. También crear un centro de documentación e información del títere que llevará el nombre de Cándido Moneo Sanz.

Entre los proyectos de obras está la preparación de un espectáculos para adultos sobre textos de Borges y otro integral, con títeres, teatro y danza.

Fuente: http://www.eldia.com.ar/ediciones/20010724/espectaculos3.asp

No hay comentarios.:

Publicar un comentario