martes, 12 de diciembre de 2000

Los que aman de esa manera no mueren jamás

CRITICA / LO QUE ME COSTO EL AMOR DE LAURA

El último fin de semana, ante un numeroso público, Alejandro Dolina presentó en la Sala Ginastera del Argentino la opereta criolla que compuso y grabó hace dos años

Quién puede ser tan necio y orgulloso como para negar que la suerte de los hombres está guiada y determinada por las mujeres que, a lo largo de la vida el destino pone en sus caminos.

Quién puede discutir que estos, como dice el locutor en la presentación de Lo que me costó el amor de Laura, “hacen todo lo que hacen con el único fin de enamorar mujeres”.

En la obra, Manuel -Alejandro Dolina- narra en el bar Pampa, un café sucio y tenebroso, las desventuras de un amor que lo llevó a transitar por el Barrio del Dolor. El enamorado cuenta que alguien le presentó en el casino a Laura, una mujer fría, calculadora y caprichosa, pero temiblemente hermosa: “Ella había ganado y yo, como siempre, había perdido”, recuerda.

Para ser “merecedor” de su cariño, Manuel tiene que encontrar la llave del amor que está en algún lugar del barrio.

En las funciones que se presentaron en el Argentino, Dolina regaló a los espectadores una obra que lleva marcada a fuego la fórmula de su éxito: humor, ingenio, cinismo y sutilezas que rápidamente son decodificadas por sus fieles seguidores. Pero el argumento de la opereta criolla es muy rico y va mucho más allá de un hombre en busca de un amor: hay asuntos laterales, trata temas inquietantes y descubre la delgada línea entre la verdad y la fantasía. Lo que me costó... revela un alto costo artístico. El despliegue escenográfico es admirable. Un sencillo bar, con una barra, mesas y sillas de madera, sirve de refugio a sombríos personajes.

En la otra mitad del escenario, rígidos y fríos muros delimitan, en medio de una fuerte neblina y una tenue luz, las traicioneras y perversas calles del Barrio del Dolor. En la puesta, Dolina despliega todo su conocimiento musical y actoral, y sale bien parado.

También merece el reconocimiento por el grupo de artistas que seleccionó. Karina Beorlegui, en el papel de Laura, es una de las gratas sorpresas que nos regala la obra: seduce con su belleza al Manuel de Dolina. Julia Zenko compone un personaje impecable, Guillermo Fernández despliega todo su talento y el platense Federico Mizrahi en los arreglos orquestales y corales realiza un trabajo intachable.

Por Germán Zaupa

Ficha técnica:
Obra: Lo que me costó el amor de Laura
Texto y música: Alejandro Dolina
Intérpretes: Alejandro Dolina, Julia Zenko, Guillermo Fernández y Karina Beorlegui, entre otros
Direc. musical: Federico Mizrahi
Puesta en escena: Rubén Ricca
Diseño de escenografía: Evangelina García Zamora
Iluminación: Roberto Traferri
Vestuario: Alicia Briel
8 Puntos

Fuente:http://pdf.diariohoy.net/2000/12/12/pdf/24.pdf

No hay comentarios.:

Publicar un comentario