sábado, 11 de julio de 1998

Temo profundamente que me pierdan de vista

Temo profundamente que me pierdan de vista.- Espectáculo de danza-teatro realizado por el grupo Media Chilena e interpretado por Laura Valencia, Alejandra Ceriani, Jorge Caballero, Ernesto Meza y Julieta Ranno. Con la dirección de Laura Valencia. Este sábado a las 22 en La Fabriquera (2 Nº 477 La Plata).

Fuente: Diario El Día, 11 de julio de 1998

viernes, 10 de julio de 1998

Temo profundamente que me pierdan de vista

Temo profundamente que me pierdan de vista.- Espectáculo de danza-teatro realizado por el grupo Media Chilena e interpretado por Laura Valencia, Alejandra Ceriani, Jorge Caballero, Ernesto Meza y Julieta Ranno. Con la dirección de Laura Valencia. Mañana a las 22 en La Fabriquera (2 Nº 477 La Plata).

Fuente: Diario El Día, Espectáculos 10 de julio de 1998

miércoles, 1 de julio de 1998

El Coliseo Podestá quiere ser un “Monumento Histórico Nacional”

IMPULSAN UN PROYECTO PARA TAL FIN

Inaugurado en 1886 por José Juan Podestá y sus seis hermanos, resume gran parte de la historia del teatro platense y nacional. Es uno de los valores más grandes que posee nuestra ciudad

El Teatro Municipal Coliseo Podestá sería nombrado “Monumento Histórico Nacional” en los próximos meses, tras aprobarse que se gestione el nombramiento desde el seno del Concejo Deliberante en su sesión del jueves 25 del mes pasado.

Tras aprobarse el proyecto se estima que en breve se accedería a la declaración, ya que el edificio
ubicado en 10 entre 46 y 47, fue inaugurado en 1886, primero bajo el nombre del Politeama Olimpo, para luego denominarlo como actualmente lo conocemos.

“El Coliseo Podestá es un monumento vivo, testigo de la historia de nuestro Teatro Nacional”, fueron las primeras palabras del concejal de la Unión Cívica Radical, Alejandro Simonoff, a quien corresponde la iniciativa del proyecto, que es un correlato del diputado nacional, Juan Carlos Albertí, en la Cámara de Diputados de la Nación.

“Cuando en 1983 el radicalismo asume la conducción del Municipio platense se encuentra con un edificio en ruinas, creciendo la vegetación en su escenario. Impulsados a impedir que el tiempo y el abandono destruyera este atestiguante de parte de la historia de nuestra sociedad, se puso al servicio la idea de su recuperación”.

De esta forma la voluntad y esfuerzos de los empleados, los funcionarios, técnicos, artistas, restauradores y profesionales; y la decisión de la por entonces gestión municipal lograron poner en marcha la tan ansiada restauración y llevarla acabo de manera rápida y efectiva.

“Ahora sólo resta premiar a los platenses por el esfuerzo que han puesto e incrementar su propio legado cultural declarando al Teatro Coliseo como Monumento Histórico Nacional”, explicó a “Hoy” el concejal.

Más de un siglo de historia La fundación de La Plata se remonta al 19 de noviembre de 1882, mientras que la historia del Teatro Coliseo Podestá hace lo propio desde el 19 de noviembre de 1886. De esta forma se puede apreciar con gran obviedad que los caminos seguidos tanto por nuestra ciudad, que acumula 115 años de vida, como por el edificio artístico, que suma 111, han sido paralelos.

Es por eso que los allegados al teatro no se cansan de afirmar que “está muy bien que el Coliseo Podestá sea nombrado Monumento Histórico, ya que nos representa artísticamente en La Plata desde sus principios, porque ha sido inaugurado con sólo 4 años de diferencia y siempre han caminado de la mano”.
111 años

“Realmente me pone muy contento como ciudadano de esta ciudad que se le reconozca tanto crecimiento y se lo dote de semejante envergadura al teatro, que con sus 111 años a cuesta es un verdadero patrimonio cultural y artístico, no sólo para los habitantes de esta ciudad, sino también a nivel nacional, por su antigüedad y las obras que ha mostrado”, culminó Simonoff.

Con el aval de la historia

En el año 1886, José Juan Podestá junto a sus seis hermanos compra la Politeama 25 de Mayo, ubicada en 51 y 10, para posteriormente comprar el Politeama Olimpo, ubicado en la calle 10 entre 46 y 47. José Podestá era un innovador, un creador incansable, que cumplía roles como los de payasos, acróbata, mimo, coreógrafo, empresario y bailarín. Vivió en la casa lindante con el teatro, lugar donde crió a sus chicos y habitó hasta morir.

Este fue inaugurado el 19 de noviembre de 1886, cuatro años después que nuestra ciudad, con el nombre de Politeama Olimpo. En sus comienzos se trataba de una carpa que los albergaba para después, con el pasar, del tiempo instalar el edificio. Las funciones se desarrollaron a lo largo de 34 años, hasta que en 1920 la Politeama Olimpo cerró sus puertas para reabrir en el mismo año con el conocido nombre de Coliseo Podestá, en homenaje a su padre, produciendo algunos cambios en la sala.

Decoración de las salas

En un principio, el edificio tenía casi todos sus materiales nacionales, mientras que la estructura de la cubierta es de origen canadiense y algunos detalles como el cielorraso de la sala es de procedencia italiana.

El telón pintado a mano por el célebre José Bouchet representa a la ciudad de La Plata y a la derecha e izquierda del lugar las pinturas se referían a los atributos de la ciudad con respecto a los comercios, las letras y las artes.

Cuando el teatro se reabrió en 1920, con el nombre que lleva actualmente, hubo unas pequeñas reformas y restauraciones del edificio. La mayoría de las reformas estuvieron abocadas a la decoración de la sala.

El edificio ocupaba un cuarto de manzana discriminado de la siguiente manera: el teatro propiamente dicho (2.157 metros cuadrados) y sus dependencias de caballerizas y habitaciones de servicio. En la esquina de 47 y 10 había una conexión directa con un hall del teatro y debajo de éste funcionaba un bar, “Bar Olimpo”.

En la planta alta se encontraba un pequeño hotel, destinado a las compañías teatrales que provenían de Buenos Aires, que venían a dar pequeñas temporadas aportando de los más variados géneros. Actualmente el edificio se conserva ubicado en la extensión antigua del teatro y la vivienda de Don Pepe Podestá, donde se instaló un museo. También se han realizado varias obras de restauración para su mantenimiento.

“Me parece bárbaro que se acuerden del teatro Podestá”

Emocionado y entusiasmado con el proyecto que nombraría “Monumento Histórico Nacional” al Teatro Municipal Coliseo Podestá, Pedro Herscovich, actual director del edificio, expresó que “es bárbaro que se acuerden del Teatro. Este proyecto debería haberse realizado hace tiempo”.

Enterado al detalle de todo lo que ocurrió en el seno del Consejo Deliberante en la sesión del 25 de junio pasado y habiendo estudiado hasta el mínimo detalle lo que se propone en el proyecto, el director no quiere mirar hacia atrás y sólo piensa en la posibilidad de que “reconozcan, de una vez, su importancia”.

“Tanto por ser platense como por hombre del teatro me parece estupenda la idea. Aquí se encierra la historia teatral de La Plata, el esfuerzo de Don Pepe Podestá por fundar su sueño: esta casa del teatro”, prosiguió el director.

Con varios pensamientos en la cabeza que le recuerdan la amplia y rica historia del lugar en donde diariamente trabaja, ruega a Dios que nadie logre impedir la realización del proyecto, diciendo que “espero que nada frene o archive esto. Se haría justicia nombrándolo Monumento Histórico”.

De esta forma comienza a recordar el pasado de su fundador, quien según cuenta vivió, crió sus hijos y formó su familia dentro del edificio, que lleva el nombre de su padre a modo de homenaje y se convence de que esta vez se logrará su declaración.

“Este edificio encierra la vida artística del teatro criollista rioplatense, lo cual muestra su invaluable valor y lo muestra como la cuna del teatro nacional”, dijo Herscovich.

“Bienvenido sea el proyecto”, fue su última frase en la cual dejaba entrever su deseo de materializar la declaración para establecer esta pieza de la ciudad platense que, desde hace 111 años, se enmarca como uno de los patrimonios culturales de la ciudad.

Fuente:http://pdf.diariohoy.net/1998/07/01/c14y15.pdf