martes, 30 de septiembre de 1997

El teatro cumple el sueño del instituto propio

La reglamentación de la ley 24.800 abre la posibilidad de que la actividad cuente con una política de alcance nacional

Martes 30 de setiembre de 1997 | Publicado en edición impresa

Con la firma del decreto 991/97, queda reglamentada la ley 24.800, conocida como ley del teatro. A partir de este requisito, se creará el Instituto Nacional de Teatro, para legislar y fomentar la actividad en todo el territorio del país.

Más que satisfecho se encuentra Lito Cruz con esta reglamentación. Después de meses de marchas y contramarchas, diálogos y concertaciones, ahora puede invertir sus energías en la creación del Instituto Nacional de Teatro (INT), del cual, por designación presidencial, será su director general.

Como participante en la elaboración de la reglamentación, Cruz anticipa algunas intenciones a partir de la creación del INT.

_Salió la nueva ley y no se puede dar marcha atrás.

_Así es; ahora, lo que resta es lanzar los concursos en nivel nacional para elegir los delegados provinciales por concurso y, a partir de ahí, la formación de un consejo de notables, para lo cual ya propuse a Cipe Lincovsky. Estos delegados eligen al representante regional que va a formar parte del Consejo de Dirección del INT. Este estará formado por catorce miembros: cinco regionales, un representante de la Secretaría de Cultura y seis representantes de todo el país, que serán elegidos sin tener en cuenta la provincia o región. Estos manejarán la política teatral del país.

_Además de estimular y fomentar la actividad teatral del país, ¿qué otros atributos tiene el INT? ¿Tendrá una sala propia?

_Por ahora, no. La política que se va a encarar en el primer año es tratar de poner un setenta por ciento del presupuesto en la infraestructura de las salas del país, equipamiento técnico (lumínico y de sonido), y el treinta por ciento para la promoción y el fomento del teatro. El segundo año, tal vez, llegue a un 50 y 50, y el tercer año, al revés, un 30 por ciento para el mantenimiento de las salas y un 70 por ciento para el fomento. Por lo menos, esto es lo que voy a plantear en el consejo, porque si no tenemos las salas equipadas con confort, para que el público sienta que es bien recibido en un espacio con cierta comodidad, es no considerar al espectador.

_¿Y el segundo paso...?

_Habrá que ver cómo se relaciona el INT con otros organismos oficiales o privados, por ejemplo, la radiodifusión. Por otra parte, hablaré con empresas de electricidad, luz y gas para que los teatros puedan tener, por convenios que haga el INT, rebajas en esos servicios. Esto tiene que ver con las salas de la Capital y de las provincias.

_¿Habrá un espacio para registros audiovisuales del teatro?

_Está considerado, dentro del proyecto, un espacio o un departamento que tiene que ver con lo audiovisual, que va a tratar de seguir con el programa de televisión que inició la Dirección de Teatro, "Todo teatro", y además coleccionar lo que se ha hecho con el ciclo de "Doscientas ciudades cuentan su historia", más todas las obras que se estén haciendo en el país. Esto va a depender del monto del presupuesto. Nosotros tenemos un presupuesto del 10 por ciento, como máximo, para gastar en la parte administrativa. No sé si el rubro audiovisual entra dentro de este diez por ciento.

_¿También incluyen a los mimos, los títeres, la danza?

_Sí. Voy a proponer que los mimos sean un organismo con cierta autonomía, que puedan tener su dinero anual para sus fiestas provinciales y nacionales. Lo mismo con los títeres y el teatro danza. Organismos que a su vez van a avalar a cada uno que solicite subsidios, si no, no hay forma de ser justos con la distribución de la plata. El tema es que, tanto con los mimos, los títeres y teatro danza, estén todos involucrados y no quede nadie afuera.

_El presupuesto no va a alcanzar para todos los interesados.

_Creo que si hacemos un plan a cinco años, la persona que hoy recibe el dinero por cinco años no puede pedir. Los que no reciben hoy saben que pueden recibir el año que viene o el otro. Pero para eso todos tienen que tener un plan transparente de lo que se está haciendo con la plata. Es lo que yo pienso, vamos a ver en la práctica. Puede que llegue a ser transparente con catorce personas de todo el país y reuniones trimestrales con los representantes de cada región. El primer paso será un congreso nacional con toda la gente de teatro del país, por lo menos cinco por cada provincia, en tres días de trabajo, con comisiones, para llegar a la conclusión de cuál va a ser la política teatral del año. El gran problema son las discusiones regionales.

_¿Conseguir la ley ha sido un triunfo?

_Lo que hay que rescatar, que no se puede dejar de valorar, es que esto es consecuencia de la lucha de la gente de teatro desde hace 50 años, apoyada por Ramón Giménez y Carlos de la Rosa, presidentes de las comisiones de cultura de Diputados y Senadores, respectivamente, y de Pacho O´Donnell, quienes se pusieron al frente para sacar el proyecto adelante.

_Hablando de temas conflictivos, ¿se derivarán fondos para el presupuesto del Cervantes?

_Ese era uno de los puntos de discusión. Osvaldo Dragún, director del Cervantes, fue a hablar a Hacienda para explicar que si el INT contaba con un presupuesto nacional anual de entre 9 y 11 millones de pesos, no se le podían sacar 4 millones para el Cervantes. Sería ir en contra de la ley. Dialogamos con Hacienda y concedieron para esa sala tres millones. Fuimos a hablar con el presidente del bloque justicialista de la Cámara de Diputados, Humberto Roggero, y nos garantizó que el millón restante también iba a salir del presupuesto nacional.

_¿Dónde va a estar la sede del INT?

_El director nacional de Bienes del Estado, Jorge Gustavo Simeonoff, nos propuso tres alternativas: una casa en Guido al 1500, otra en Las Heras y otra en la Avenida de Mayo. Hoy tendremos una reunión para decidir cuál va a ser la casa. Lo más importante es que el éxito de esta ley se basó en el diálogo.

Susana Freire

La escena, con todo el respaldo de la ley

Con el decreto 991/97, que reglamenta la ley 24.800, conocida como ley del teatro, se pone en marcha la creación del Instituto Nacional de Teatro, ente autárquico en jurisdicción de la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación, para fomentar la actividad del teatro independiente en todas sus expresiones y en todo el país.

En un plazo de 120 días, deberán elegirse los 14 miembros que integrarán el Consejo de Dirección, presidido por Lito Cruz, designado por el Presidente como director del Instituto Nacional de Teatro.

Los miembros del directorio, elegidos por concursos públicos de antecedentes y oposición en el término de 90 días, representarán a todas las regiones culturales del país

Facultades

La reglamentación establece la creación del Régimen de Concertación con el teatro independiente, para lo cual se establecerá el Registro Nacional del Teatro Independiente. Por medio de este régimen, el INT procederá a la concertación con grupos de teatro independiente, con espectáculos y con personas físicas o jurídicas, titulares de salas independiente, espacios no convencionales y espacios de experimentación, a fin de promover las creaciones, investigaciones, documentaciones y enseñanzas, en todo el territorio nacional, privilegiando a los autores nacionales. Los grupos de teatro acreditarán antecedentes y las salas independientes deberán presentar una programación anual.

Además, el reglamento establece contribuciones a la producción para el montaje o mantenimiento en escena; contribuciones a las salas, destinadas al mejoramiento, desarrollo y crecimiento de su infraestructura arquitectónica y técnica.

El INT dictará la normativa adecuada para efectivizar las contribuciones al montaje y mantenimiento en escena y establecerá los aportes que, por medio de créditos y subsidios, otorgará a las salas teatrales consideradas de interés cultural. Las salas no podrán cobrar seguros y se manejarán con porcentajes sobre lo recaudado.

Presupuesto

El presupuesto del INT estará conformado por un ocho por ciento que el Comité Federal de Radiodifusión transferirá diariamente de la recaudación efectivamente recibida por dicho comité y por el uno por ciento de los impuestos a los juegos de azar que recauda la Lotería Nacional.

Sin precedente en la historia

Por primera vez en la historia del teatro argentino, los actores, productores, empresarios, directores, escenógrafos, rubricaron con su presencia en el Congreso la necesidad de contar con una ley de teatro.

En cada debate legislativo, las galerías poblaban los rostros conocidos del cine, la radio, la televisión y el teatro para todos. Algunos de los que participaron en esta movilización expresan su opinión.

Pepe Soriano: "Durante estos 50 años de espera, hemos protestado y luchado tanto. Salió, y en esta salida hay mucha gente anónima, pero hay figuras que han peleado, Pacho O´Donnell, por ejemplo. Lito es el primer funcionario, que yo conozco, que recorre todo el país y habla con toda la gente. Yo pensaba: es un buen actor, es un hombre de teatro y ha hecho una tarea, calladito, con un silencio abrumador. Es muy responsable de esto que ya está en la calle y parece un sueño. Ahora, poner la rueda en marcha va a ser muy duro. Los interrogantes se abrieron: hay una zona maligna en cada individuo. Hay que ver si esa zona maligna alcanza a perjudicar el funcionamiento de una ley. Hablo de los intereses personales y mezquinos. Creo que todos vamos a colaborar, sobre todos aquellos que tenemos un camino hecho. Nos da una tranquilidad el poder mirar hacia atrás y sentir que las aspiraciones hacia adelante tienen que ver más con lo colectivo, con el servicio hacia una comunidad, que con lo personal. Laburemos para la gente."

María Rosa Gallo: "Es un triunfo. Ya está cerrado el ciclo y se cierra con buenos augurios. Eso espero. Acá se le da tan poca importancia a la cultura, no ha interesado mucho a nadie. Nos importa muchísimo a los que la hacemos."

Juan Carlos Gené: "Me parece imposible haber conseguido la ley. Me impresionó mucho y me pareció altamente positivo, porque no tiene precedente en la historia del teatro de este país. Creo que tenemos que ser nosotros, la gente de teatro, los que tenemos que estar muy atentos y vigilantes para que no se desvíe de los verdaderos y originales objetivos y preste un servicio al teatro del país. Tiene la virtud de romper con una tradición histórica viciosa: que el Estado argentino sólo hace teatro oficial, lo que significa el apoyo de la actividad privada. Es un hecho fundamental y nuevo, que sucede en otros países. Estoy muy estimulado y espero que las cosas vayan por su propio camino."

Cipe Lincovsky: "Voy a seguir luchando por todo lo que hace falta para trasladar la ley desde el papel hasta el teatro, la gente, el país. La parte más difícil de este sueño ya la logramos. Me alegro mucho de que Lito me ofreciera ser jurado del comité de selección del INT. Recorrer el país, y con alguien de tanto empuje como Lito, que no es un funcionario, es un hombre de teatro en la función. Para mí es una pequeña medalla que me dan para participar en el teatro del país."

Roberto Cossa: "Ahora viene lo que en estrategia es clave: formar el INT, porque de la sensatez, honestidad y coherencia del Consejo de Dirección depende todo. El instrumento está, ellos son los que tocan. Si ellos desafinan, sonamos. Hay un muy buen director, un irreprochable, y supongo que las provincias van a elegir bien. La gente de teatro es más artesanal, está más cerca de las cosas. Se sabe quién trabaja bien y quién se roba tornillos. Hay que vigilar al INT y apoyarlo."

Recoger los frutos

El proyecto de la ley de teatro se movilizó en la Secretaría de Cultura de la Nación durante la gestión de Pacho O´Donnell. Ahora, lejos de toda función, el ex secretario se muestra satisfecho con los resultados.

"Se cierra un círculo que se inició en el despacho de la Secretaría de Cultura, con mucha gente que participó, como Lito Cruz, el diputado Ramón Giménez, el senador Carlos de la Rosa, diputados y senadores que han apoyado este tema, gente de teatro. Creo que es un logro y un hallazgo haber tomado de la ley del cine la posibilidad de contar con un aporte del Comfer, y de la Comisión de Bibliotecas Populares la idea de obtener una financiación de los juegos de azar. De esta manera, se independiza el INT de todos los vaivenes políticos y del mayor o menor entusiasmo de los funcionarios, y le da recursos propios. Creo que es una gran iniciativa y el teatro va a tener otras posibilidades, entre ellas, enfrentar la crisis que se traduce en cierres de teatros y estimular propuestas de riesgos, la investigación teatral, la difusión en las escuelas. Estoy muy entusiasmado y agradecido a la gente de teatro que respondió a las convocatorias. La gente de teatro aprendió que ya no bastaba con sentarse frente al Teatro San Martín, sino que había que ir a pelear al lugar donde se deciden las cosas." Quedaba una pregunta que guarda relación con la posibilidad de ser designado al frente de ATC.

"No he tenido ningún ofrecimiento. Sé que mi candidatura circula en forma independiente."

_Pero... ¿le interesaría?

_Depende... Depende en qué circunstancias.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=77837

sábado, 27 de septiembre de 1997

Apoyo económico a los grupos de teatro independiente

RECURSOS PARA CRECER: REGLAMENTARON LA LEY DEL TEATRO Y YA ESTA EN VIGENCIA

Habrá 10 millones anuales para elencos de todo el país que trabajen en salas de hasta 300 butacas La ley sancionada hace cinco meses estableció que los fondos provendrán del COMFER y de Lotería Nacional.

Un decreto del Gobierno reglamentó la Ley Nacional de Teatro Nø 24.800, luego de cinco meses de espera desde que fue sancionada por el Congreso el 20 de abril pasado. Con el decreto 991/97 firmado el 24 de setiembre por el presidente Carlos Menem, entró en vigencia esta ley que apoyará la actividad de más de 2.000 elencos independientes argentinos que trabajen en salas de hasta 300 butacas. El Instituto Nacional de Teatro (INT), que dirige el actor Lito Cruz y fue creado con esta ley, manejará un presupuesto estimado en 10 millones de pesos anuales. No es una cifra tan grande, si se compara con los 53 millones anuales que maneja el Instituto Nacional de Cinematografía. Pero mientras una película promedio cuesta 500.000 pesos, una producción teatral independiente puede hacerse por menos de 30.000 pesos.El decreto establece un plazo de 120 días para elegir por concurso público a los 14 miembros del directorio del INT, donde estarán representadas todas las regiones del país. Aún no existe una sede oficial para el INT, que por ahora funcionará en las oficinas de la Dirección Nacional de Teatro, dependiente de la Secretaría de Cultura de la Nación.El INT creará un registro nacional de elencos independientes y tendrá amplios poderes para dar créditos y subsidios a estos grupos, privilegiando las obras de autor nacional. También podrá subsidiar a determinados espectáculos que considere de interés cultural y a los dueños de pequeñas salas que quieran reequiparse. El presupuesto de 10 millones de pesos anuales para el INT se formará con el 8 por ciento de la recaudación anual del COMFER y el 1 por ciento de los impuestos a los juegos de azar que recauda Lotería Nacional.En su artículo 17, el decreto establece que la distribución de los fondos asignados a los grupos teatrales se publicará en el Boletín Oficial.La puesta en marcha del Instituto va a crear muchas fuentes de trabajo para los actores, sobre todo en el interior del país, estimó la secretaria de Cultura de la Nación, Beatriz Gutiérrez Walker.La funcionaria agregó que los diez millones pueden parecer una cifra modesta, pero es solamente el principio para poder articular una política teatral que llegue realmente a todo el país. Si hay más teatro puede haber televisación de espectáculos y eso generará más público, es como una bola de nieve que empieza a crecer.Tradicionalmente, en la Argentina la actividad teatral se organizó alrededor de empresarios privados que son dueños o alquilan salas y contratan elencos de primeras figuras. Existen también los teatros estatales, que dependen de los gobiernos provinciales o de la Nación. Pero el teatro independiente, que tiene más de medio siglo de historia en nuestro país, fue siempre un sector culturalmente desprotegido.El apoyo del INT llegará en la forma de un régimen de concertación con grupos de teatro, con determinados espectáculos o con personas físicas que sean dueñas de salas experimentales. El apoyo económico será para el montaje y también para el mantenimiento del espectáculo. La cifra se estimará en función de los costos de producción y el interés cultural de la obra. Por eso la nueva ley establece que el INT determinará cuáles son las creaciones de interés cultural, definiendo también a quiénes se considera trabajadores del teatro. Con esa finalidad se crea el Registro Nacional del Teatro Independiente.Los grupos que aspiren a lograr apoyo del INT deberán presentar un plan de trabajo a desarrollar durante un año, que incluya la producción y estreno de una o más obras, preferentemente de autor argentino. El grupo tendrá que acreditar al menos dos años de trayectoria estable. La reglamentación establece que un espectáculo concertado es el que reúne a un elenco para un único espectáculo en una sala independiente. Recibirá una ayuda del INT sólo para ese espectáculo.La concertación con dueños de salas independientes se hará con el compromiso de que en estos teatros no se podrá cobrar nada a los elencos que allí actúen. El dueño solamente podrá cobrar un porcentaje sobre la recaudación de boletería. Tendrá que presentar una programación anual de al menos 8 meses de duración con un mínimo de 2 funciones semanales.Los subsidios estatales son comunes en Europa, donde el teatro se considera un derecho público y el apoyo llega a todos -oficiales, privados e independientes- en distintas escalas. Estos subsidios se discuten habitualmente en las legislaturas, donde siempre se reafirma la antigua política cultural que apoya al teatro.En Alemania, el gobierno federal gasta 2.600 millones de dólares anuales sólo en las 587 salas estatales y las 178 privadas. Además hay subsidios municipales.En Francia, el gobierno subvenciona con 1.000 millones de dólares anuales a los 5 teatros nacionales, 43 centros dramáticos regionales y 400 compañías teatrales que convocan a 3 millones de espectadores por año. Estos subsidios no cubren el total de los gastos en el caso de los privados, pero pueden asociar sponsors.Italia subvenciona a 14 teatros nacionales, 13 entes líricos y 450 elencos teatrales en gira con cifras que no bajan de los 200 millones de dólares anuales. Inglaterra destina 50 millones de dólares anuales a sus dos grandes elencos estatales, la Royal Shakespeare Company y el National Theater, además de apoyar a 600 elencos independientes sólo en Londres.

Fuente: http://edant.clarin.com/diario/1997/09/27/e-05001d.htm